miércoles, 19 de agosto de 2015

TODO UN SÍNTOMA: DJIBOUTI PASA DE LA ÓRBITA DE LOS E.E.U.U. A LA DE CHINA


El estado de Djibouti, situado en el llamado "cuerno de Africa", ha tomado la decisión de ordenar al contingente norteamericano (4000 soldados y una flota de drones) instalado en la base de Obock desalojar las instalaciones para cederlas al ejército chino.

Se trata de la mayor base norteamericana en suelo africano, situada en el Golfo de Adén, en la embocadura del Mar Rojo, por lo que su importancia estratégica es más que evidente.

La decisión del presidente, Ismaïl Omar Guelleh, es consecuencia de su alianza comercial con el gigante asiático, que ha hecho de su país -así como de la vecina Etiopía- el escenario de numerosas inversiones económicas, como la realización de un proyecto ferroviario presupuestado en tres millones de dólares desde la capital etíope, Addis Abeba, a Djibouti, o la modernización de los puertos marítimos del país.

E.E.U.U. sigue conservando la base de Camp Lemonnier, la mayor instalación militar de que dispone en Africa, pero la inteligencia norteamericana teme próximas restricciones a su personal como consecuencia de la presión de su rival chino. Como consecuencia, se especula con la posibilidad de que los intereses norteamericanos fuercen un relevo en la presidencia del país, si no un cambio de régimen, todo ello con el fin de imponer un mandatario más afín a los intereses geoestratégicos del Pentágono.

Habrá que estar atento a la posibilidad de un golpe de estado, una nueva "revolución de colores" tan "espontánea" como las del norte de Africa o algún otro tipo de iniciativa caliente en un país que acoge en este momento a 10.000 soldados chinos. El país es un hervidero de intereses cruzados, pues con menos de 900.000 habitantes acoge bases de E.E.U.U., Francia e Italia, y en él Alemania tiene una presencia naval permanente.

(posesodegerasa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada