domingo, 16 de agosto de 2015

LA (NADA ACCIDENTAL) EXPLOSIÓN DE TIANJIN




El pasado miércoles dos gigantescas explosiones paralizaron uno de los más importantes puertos industriales del mundo, además de causar al menos 104 víctimas mortales y más de 700 heridos. Su situación, a 120 kms. de Pekín, y la compleja partida de ajedrez que venían jugando las autoridades chinas en el tablero de las finanzas internacionales, donde el yuan está tomando posiciones para desbancar al dólar como principal divisa internacional, hacen pensar en un "aviso" por parte de aquellos cuyos intereses se verían perjudicados por dicho relevo.

Si nos remontamos a los movimientos previos de esta partida, debemos recordar el precipitado anuncio informal efectuado por dirigentes del FMI de que la moneda china sería aceptada como moneda de reserva para transacciones internacionales (en 40 bancos centrales del mundo ya funciona así), rompiendo el monopolio del dólar establecido por los tratados de Bretton-Woods al final de la última guerra mundial. Tras este anuncio, el FMI se volvió atrás en lo que parecía un hecho consumado, algo que enfureció a las autoridades chinas, que respaldaron la pujanza de su moneda con una devaluación que la hace aún más competitiva. La medida supuso la desaparición de cientos de miles de millones de dólares, mera "riqueza de papel", y una bofetada a la Reserva Federal U.S.A. que ciertos poderes parecen no haber encajado muy bien.

Según la fuente conocida como "Sorcha Faal", el origen de las explosiones de Tianjin sería un satélite de la US Air Force puesto en órbita el pasado 20 de Mayo, y en el que también cabe buscar el origen de al menos otros cuatro atentados contra la Federación Rusa y China, incluyendo la explosión de la planta química de Rizhao el pasado 16 de julio.

La más rotunda de las explosiones de Tianjin provocó un hongo gigante de 100 metros de altura, y cuya onda expansiva se hizo sentir a 10 kms., en lo que parece la detonación de un artefacto nuclear, si bien también puede pensarse en algún arma de pulso magnético o incluso en un sabotaje a alguna fábrica o almacén de armas de la zona. En Houston y en Brest, en 1947, tuvieron lugar explosiones de nitrato de amonio de parecidas características, así como más recientemente en Tolouse.

La tradicional opacidad de las autoridades chinas no ayuda a aclarar las causas de este suceso, si bien el carácter de centro financiero de Tianjin refuerza la hipótesis de una represalia por la devaluación del yen.

(posesodegerasa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada