martes, 18 de agosto de 2015

LA GUERRA SUCIA DE LA O.T.A.N.



Ayer me contaban desde Libia un hecho que ya había olvidado pero que desorientó muchísimo a algunos libios.

En Junio del 2011 en pleno bombardeo de la OTAN sobre Libia. Cuando los aviones de la OTAN entraban cada día dentro de Libia a la madrugada bombardeando la capital, Trípoli y luego iban bombardeando ciudad tras ciudad. Luego a la mañana temprano volvían a repetir la misma agresión.

Los aviones de la OTAN lanzaban octavillas a los libios para desorientar y asustar más, si cabe, a la población diciéndoles que Ghadafi había huido y que era un asesino, que ellos venían a liberar el país. Por esto Ghadafi se veía obligado a salir a hablar al pueblo libio para decir que estaba en Libia y no se marcharía. Dijo que no deseaba morir pero si debía hacerlo por su país que lo haría.

No se si podéis haceros una idea de lo que significa que durante 8 meses caigan bombas sobre la ciudad en pleno sueño sobre las 2 o las 3 de la madrugada y luego a primera hora de la mañana, además del susto de la población, viene el agotamiento por la tensión y falta de sueño, luego está la destrucción, los muertos, los heridos, los edificios que caían o quedaban afectados por la honda expansiva, los heridos como efectos secundarios de las bombas, las consecuencias del asedio y destrucción de todos los almacenes de alimentos, cultivos, granjas, hasta que llegó un momento que los libios solo podían vivir para sobrevivir bajo un agotamiento infinito.

Es decir la destrucción de la vida y sentimiento de seguridad de un pueblo entero.

Por si fuera poco lanzaban las octavillas que desorientaban más al pueblo.

Mandaban mensajes a los walki talki de los soldados libios para decirles que abandonaran el ejército porque iban a bombardear todas las posiciones militares.

Mataban a sangre fría a los negros con la excusa de que eran soldados de Gadafi. En Libia había muchísimos africanos que intentaban emigrar a Europa, pero en Libia les daban alimentos, medicina gratis, trabajo y la gran mayoría se quedaban. Como advirtió Ghadafi a occidente, si dejaban Libia sin gobierno les llegaría una avalancha de migración desde África porque Libia la estaba parando. Italia sabía lo que iba a ocurrir, la ONU sabía lo que iba a ocurrir, EEUU y todos los gobiernos del mundo sabían que si eliminaban la barrera que paraba la migración de los africanos a Europa, se crearía una situación complicada. Sin embargo dejaron que ocurriera y luego los medios de comunicación hablan como si fuera un fenómenos sorpresa imposible de resolver, hablan de llevar al ejército y de más y más barbaridades.

Estamos frente a una gran obra de teatro que nos cuentan, mientras hay una élite que funciona solo para sus intereses por encima de todas las leyes y de todos los derechos humanos.

He vivido día a día las atrocidades contra Libia y he podido comprobar cómo funcionan los agresores occidentales y los grandes medios de comunicación y por esto comprendo que hay tantos pueblos que están sufriendo lo mismo y el resto del mundo ni se quiere enterar.

Leonor Massanet Arbona
(Fuente: https://plataformaglobalcontralasguerras.wordpress.com/)

2 comentarios:

  1. Cuando las desgracias son negocio vamos mal

    ResponderEliminar
  2. RT
    > Los hijos de la "Bestia/Gran Ramera"
    > y sus víctimas (refugiados empobrecidos del mundo)
    > http://www.quedalapalabra.com/2015/08/los-hijos-de-la-bestiagran-ramera.html

    ResponderEliminar