miércoles, 5 de agosto de 2015

EL EXTRAÑO "ACCIDENTE" QUE HA SILENCIADO A LA HERMANA DE BIN LADEN



El pasado viernes un jet privado proveniente de Italia que se disponía a aterrizar en el Aeropuerto de Blackbushe, Hampshire (Inglaterra), cayó a tierra tras una extraña maniobra del piloto antes de tocar siquiera la pista de aterrizaje. Según los analistas, dicha maniobra solo sería explicable si el aparato hubiese querido evitar la colisión con un cuerpo extraño en su trayectoria, ya se tratase de otro avión o de un misil de seguimiento.

Descartada la primera posibilidad por la torre de control, parece que nos hallamos ante el derribo intencional del aparato, eventualidad que se ve reforzada por las declaraciones de varios testigos, quienes dijeron haber escuchado una fuerte explosión antes de que el aparato cayese sobre el aparcamiento del aeropuerto, aparcamiento que había sido previamente evacuado debido a un aviso por megafonía.

Lo singular de este caso, y que convierte el extraño accidente en algo muy conveniente para ciertos poderes, es el "incómodo" pasaje que la aeronave transportaba, puesto que se trataba de la madrastra, la hermana y el cuñado de Osama Bin Laden.

La llegada a suelo británico de Sana Bin Laden, hermana del líder de Al Qaeda, se explica debido a que anteayer, lunes, estaba convocada para declarar ante una comisión parlamentaria, presidida por Sir John Chilcot, acerca del papel británico en la Guerra de Iraq.

Dicha comisión había recabado ya su testimonio previo respecto a la situación en que se hallaba Bin Laden al producirse los atentados del 11 de septiembre de 2001.

John Chilcot presidiendo la comisión que investiga la partici-
pación británica en la invasión de Irak
En dicho testimonio, respaldado por pruebas documentadas proporcionadas por fuentes de inteligencia francesas, Sana había confirmado que a comienzos de septiembre de 2001 su hermano, Osama bin Laden, estuvo internado, gravemente enfermo, en el hospital militar estadounidense de Dubai, donde fue visitado por dos funcionarios de la CIA -este blog ya informó de la identidad de uno de ellos, Larry Mitchell- para convercerle de ser transferido a Pakistán, donde, le aseguraron, obtendría un mejor tratamiento.

La transferencia, bajo control de la CIA, de Osama bin Laden a un hospital militar paquistaní en Rawalpindi, se produjo el 10 de septiembre de 2001, un dia antes de la fatídica jornada de los atentados contra el World Trade Center y el Pentágono, tal como confirmó el periodista Dan Rather en el último noticiario nocturno de la cadena CBS que presentó, dado que la Administración Bush se encargó de enviarle al paro como castigo a su "indiscreción".

El aparcamiento sobre el que cayó la avioneta que transportaba a los familiares de Osama bin Laden

Aún más impactante fue la revelación efectuada por la hermana de Bin Laden de que los ataques del 9/11 fueron financiados por los príncipes saudíes Fahd bin Salman y Ahmed bin Salman utilizando como tapadera las opacas cuentas bancarias de la reina Isabel II controladas por el gigante suizo de contabilidad KPMG. Poco después de ser informada en E.E.U.U. de los monstruosos atentados que se preparaban, el príncipe Ahmed fue asesinado (exactamente un año después el príncipe Fahd correría igual suerte, quedando así ambos silenciados. Sultan bin Faisal, colaborador del príncipe, sería a su vez asesinado durante el funeral de éste).

La reina Isabel II visita a los gestores de la fortuna que guarda en Suiza.

Temiendo por su vida, Sana bin Laden se refugió en el rancho del sudafricano John Chandler, criador de caballos de pura raza tanto para la reina Isabel como para el príncipe Ahmed, en Kentucky, de donde pudo salir de territorio estadounidense en un vuelo autorizado expresamente por el presidente Bush en un momento -dos días después del 11-S- en que el espacio aéreo norteamericano estaba absolutamente cerrado.

Marcie Thomason, contable de KPMG
asesinada por orden de Isabel II
Informes de la inteligencia rusa sostienen que el asesinato de Sana bin Laden no es el único que ha servido para encubrir la complicidad de la reina Isabel II en la financiación del 11-S. El 27 de agosto de 2006 la contable de KPMG Marcie Thomason murió en un "accidente" aéreo en Lexington (E.E.U.U.) debido a su conocimiento de cómo se financiaron dichos atentados.

Sana bin Laden podría haber demostrado con su testimonio que su hermano Osama fue usado como tapadera del extraordinario negocio bélico (más de dos billones de dólares) "bendecido" por la jefa de estado de la Commonwealth y dirigido por la familia Bush a través del Carlyle Group, empresa beneficiaria de las guerras emprendidas por los E.E.U.U. en lo que va de siglo, un negocio que necesita excusas patrióticas como aquél "nuevo Pearl Harbour" que tan lucrativo resultó a la mafia petrolera tejana aupada a la Casa Blanca.

(posesodegerasa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada