lunes, 11 de mayo de 2015

LA ORDEN EJECUTIVA 11110, SENTENCIA DE MUERTE PARA J.F.K.


El 4 de junio de 1963, John Fitzgerald Kennedy intentó quitarle a la Reserva Federal de EE.UU. su poder de prestar dinero con interés al gobierno. El entonces presidente firmó la Orden Ejecutiva Nº 11110 que devolvió al gobierno de los EE.UU. la facultad de emitir moneda, sin tener que pedirlo prestado a la Reserva Federal. Kennedy dió a la Tesorería la facultad “para expedir certificados de plata respaldados por reservas de plata metal en el Tesoro”. Esto significa que por cada onza de plata en poder del Tesoro el gobierno podría poner nuevo dinero en circulación. En total, cerca de 4,3 millones de estos “dólares Kennedy” fueron puestos en circulación por este mandato de Kennedy. Las ramificaciones de este proyecto de ley eran (y siguen siendo) enormes.

Con un golpe de pluma, Kennedy dió la sentencia de muerte a la Reserva Federal. Si una cantidad suficiente de estos billetes respaldados en plata hubieran sido puestos en circulación se hubiera eliminado la demanda para billetes de la Reserva Federal porque los “Billetes de Plata de Kennedy” estaban respaldados por metales preciosos y los de la Reserva Federal por nada. La Orden Ejecutiva 11110 hubiera impedido que la deuda nacional llegase a su nivel actual, debido a que hubiera dado al gobierno la capacidad de reembolso de la deuda sin tener que acudir a la Reserva Federal y el subsiguiente pago de intereses a fin de crear el nuevo dinero. La orden Ejecutiva 11110 dio al Congreso de los EE.UU. la posibilidad de crear su propio dinero respaldado por plata y libre de deuda e interés.

Sólo cinco meses después de que fuera asesinado Kennedy, dejaron de imprimirse más “Billetes de plata”. El decreto 11110 nunca fue derogado por ningún Presidente después por Orden Ejecutiva y legalmente sigue siendo válido hoy día. ¿Por qué entonces no lo ha utilizado ningún presidente después? Prácticamente la totalidad de los casi 6 billones de dólares de la deuda federal ha sido creada desde 1963, y si un presidente hubiese utilizado la Orden Ejecutiva 11110, la deuda sería muy diferente de los niveles actuales. Quizás el asesinato de JFK fue una advertencia a futuros presidentes que piensen eliminar la deuda federal revocando el control que tiene sobre la creación de dinero la Reserva Federal.

Kennedy desafió a los gobernadores del dinero retando a los dos vehículos más eficaces jamás utilizados para provocar el aumento de la deuda – la guerra y la creación de dinero por un Banco Central privado-. Sus esfuerzos por replegar todas las tropas de Vietnam en el 64, y por la Orden Ejecutiva 11110 hubieran cortado severamente a los beneficios y el control del establecimiento bancario de Nueva York. Ahora que EE.UU. se arrastra por el fango en el Suroeste Asiático y alcanza una deuda más que insostenible nos hace preguntar: ¿algún candidato de estas campañas presidenciales tiene el valor de considerar la utilización de la Orden Ejecutiva 11110 y está dispuesto a pagar el supremo precio por hacerlo?

(Fuente: http://tonyfdez.blogspot.com.es/)

10 comentarios:

  1. Hola... hace tiempo vi un reportaje de Kennedy, en el salía (un discurso suyo) diciendo algo de no llevarse mal con los asiáticos, y mencionaba algo sobre el Vietnam.
    Me Dije a mí mismo "eureka", quizás el porque se du muerte.

    Después de unos meses, hace un par de días, busque por casualidad si encontraba algo al respecto. Me tope con esto, que ya es bastante viejo.

    http://edant.clarin.com/diario/1997/12/23/i-04401d.htm

    Hay que recordar, que EE.UU. precisaba de una guerra (después de combatir en Corea). El presupuesto militar se estaba recortando, se iban a cancelar montones de proyectos militares, porque ejemplo, los famosos helicópteros Bell H. No podían dejar escapar una contienda. Con El Vietnam se movió muchísima inversión en armas y en experimentación, como la guerra química, que luego se usaría en la fumigación de los campos agrícolas. Y todo tipo de narcotráfico durante casi una década.
    La guerra para un gran empresario o multinacionales es algo sagrado.

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia, el obsceno tráfico de armas y fármacos (tanto medicamentos como drogas) mueve el mundo. Y en Vietnam confluyeron ambos intereses. Allí, por ejemplo, nació el actual poder de Monsanto. El matadero humano es un negocio redondo para seres sin alma.

    Gracias por comentar, y por estar con asiduidad al otro lado de la pantalla.

    ResponderEliminar
  3. Es tan grande el poder de esta gente que apenas veo esperanza , estoi desolado , nos están llevando al abismo . Cada vez que alguien aporta algo en beneficio de humanidad se le ignora , se le ridiculiza o se le elimina . Por favor que alguien me diga que podemos hacer . gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Cada vez que alguien aporta algo en beneficio de humanidad se le ignora , se le ridiculiza o se le elimina"
      Muy buena frase o reflexión, lastima que alude a algo oscuro.

      Eliminar
  4. Busca la verdad con corazon sincero.

    ResponderEliminar
  5. Muchos compartimos la impotencia de no poder hace nada en contra de este sistema que día a día nos tiene más pobres...lastima que personas vivan de explotar a otras personas.. la pregunta es esa ¿que hacer? Yo creo que para combatir todo ese enorme monstruo corporativo donde sólo se ve el dinero y nada más que el dinero es rescatar los tantos valores que la sociedad ha perdido...por que no unimos? Por que todo debe ser dinero?? Por que el egoísmo entre hermanos? El día que podamos sentir la necesitad de nuestros hermanos y hagamos lo que esta a nuestro alcance por ayudarnos los unos a los otros ese dia dejaremos de depender de este reducido grupo de personas que nos dominan.

    ResponderEliminar
  6. Hitler 21 de Agosto de 1937: es mas sencillo para los banqueros y medios judíos engañar a la gente, que para nosotros demostrarles que han sido engañados.

    ResponderEliminar
  7. El maldito sionismo.
    Ratas asesinas.

    ResponderEliminar
  8. SIONISTA O NO, TUVO Y SIGUE TENIENDO LA RAZON EL SR HITLER

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo de pegarse un tiro, sin duda alguna.

      Eliminar