sábado, 23 de mayo de 2015

JORNADA DE REFLEXIÓN



Hay una tradición que se aplica a un dia como hoy, y que supone que al votante, aturdido, saturado y totalmente "grogui" tras una avalancha de propaganda imposible de digerir se le debe conceder un tiempo para la reflexión, poner en orden sus ideas y ejercer un voto maduro, sensato y coherente. Claro que, tal vez, lo maduro, sensato y coherente sería mandar a tomar viento al sistema que pretende seducirnos con la ilusión de que realmente estamos decidiendo algo que no sea la identidad del mamarracho que aparecerá en televisión anunciando las medidas que otros, a quienes no hemos elegido, han decidido aplicarnos, realidad oculta que convierte a la octogenaria senil que vota al candidato "más guapo" en la votante más coherente con la naturaleza del invento.

La verdad, a estas alturas uno solo puede dar la razón a un "provocateur" como Michel Houllebeq cuando proclama: "Soy demócrata, solo voto en los referendum", puesto que delegar la propia capacidad decisoria en un perfecto desconocido que se nos ha metido por los ojos en una campaña publicitaria en nada diferente a la que nos presentaría las bondades de un embutido, un proveedor de fibra óptica o un laxante no significa más que un éxito de la mercadotecnia y un fracaso de la responsabilidad individual. Si no somos capaces de decidir lo importante, ¿lo somos para decidir quién puede decidirlo? Inversamente, si somos capaces de decidir quién está capacitado para gobernar, ¿no es en virtud de una responsabilidad personal que bien pudiera ejercerse directamente, sin intermediarios?

El principio a considerar es el mismo que lleva a rechazar quienes filtran nuestro acceso a un producto que podemos adquirir en origen. El producto aquí se llama "capacidad decisoria", esa de la que hacemos dejación al confiársela a "profesionales",  a veces mucho menos formados que nosotros y, desde luego, con unos intereses creados que convierten su mera existencia en una forma de parasitismo. El sistema ha generado una ilusión que hace tiempo podía hacer a sus partícipes sospechosos de ingenuidad, pero que a día de hoy los convierte, directamente, en víctimas del más lamentable infantilismo.

Suponer que la soberanía se ejerce un día cada cuatro años es una burla y una desfachatez. Por eso participar en esa burla es un ejercicio de indignidad en la que el autor de estas lineas invita a no participar.

... porque el que vota no tiene derecho alguno a quejarse.

(posesodegerasa)

15 comentarios:

  1. Muy buen artículo. Desde luego votar al más guapo es lo más coherente con el sistema!
    Enlazo aquí otro artículo publicado en BlackBlog y que hace una analogía muy interesante. Y el argumento me parece bueno.

    http://www.blackblog.es/la-religion-del-voto/

    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente artículo el que enlazas. Gracias.

      Eliminar
  2. El ppsoe obtiene la mayoria de votos de la gente mayor. No me extraña que sus campañas esten dedicadas a este sector de la poblacion (Mira que calle mas bonita han dejado, que bien habla y que guapo es). Me acuerdo de pedro sanchez en la sexta que solo alababan lo alto que era y sus biceps justo despues salio una mujer mayor llamandolo "tio bueno" en el congreso. Es un voto muy valioso para los partidos "consolidados" y van a muerte a por ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siendo el voto secreto no dejan de ser suposiciones.
      Cualquier voto es muy valioso para un partido que tiene representación; en las Europeas 1,2 millones (2) valieron por 3 millones (5)
      Lo acepto pero no entiendo a la gente que decide participar por omisión incluso sospechando que los otros votan al guapo.

      Eliminar
  3. Pues Michel Houllebeq se equivoca porque vota siempre, cuando no es por acción es por omisión.
    Los representantes de los que no han ido a las urnas, más los que han votado en blanco, mśs los nulos más los que han votado a opciones que no han salido se acumulan a los que han tenido representación.
    Los defensores del voto por omisión lo que favorecen es que se puedan ganar elecciones con 5 de cada 36 o que un partido con 1.200.000 votos reciba representantes como si hubiese tenido 3.000.000
    Tampoco no se de donde sacan que con el voto entregas tus derechos... para empezar el voto es secreto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los escaños vacios que se ven en las fotos no son los que corresponden a los que no han ido a votar

      Eliminar
    2. La cesión de derechos se produce al presentar una identificación (DNI) en la que no constas como ente natural, sino como persona jurídica, como corporación nominada en letras mayúsculas. Formalmente, se trata de un acto jurídico por el que confirmas tu carácter de propiedad del estado. Es algo que nunca te contarán los que se benefician de esta trampa, pero a lo que he dedicado numerosas entradas en el blog, por ejemplo: http://astillasderealidad.blogspot.com.es/2012/07/la-ley-maritima-y-su-aplicacion-los.html

      Eliminar
    3. Identificación natural o jurídica, es algo en lo que no había pensado.
      Al grano, en la manera que sea puedo votar o quedarme en casa. De momento es más facil ir a votar que ir a una manifestación, dificil no es. Si voy a votar al menos tendrán que espabilarse a engañarme... mientras que si me quedo en casa les estoy diciendo "me conformo con lo que voten los partidarios" "me conformo que ganeis las elecciones con 5 y tengais mayoría absoluta con 7 millones de un censo de 36

      Eliminar
  4. Necesito votar. Estoy en la obligación ética y moral de intentar tomar a priori la decisión de elegir entre todos los gorrinos del redil, el que más sabrosos jamones nos vá a reportar de antemano, sin disponer de un solo dato acerca de la cantidad de mierda que va a generar durante cuatro años, ni el nivel de gruñidos que vamos a tener que soportarle.
    Pero muchos de nuestros predecesores se dejaron la vida en ese empeño, para que ahora esta panda de miserables que toman decisiones a nuestra costa nos lo restrieguen por la cara durante cuatro años de sorpresas democráticas.
    No me supone ningún esfuerzo asistir a la función.
    Lo que me molesta es ignorar el modo con el que expresar mi absoluta disconformidad de cara al hipnotizante camino en que se nos burocratiza cada vez más hacia su sistema de valores (económicos).
    Considero repugnante hasta el punto más positivo que hayan podido parir desde alguna de las todas corruptas oficinas de cualquiera que sea el partido que lo pusiese en marcha para nuestro bien común (cada cual que use su imaginación) desde que se instauró (el sistema) poco antes de la coronación del anterior monarca.
    Llevo varios comicios sin comprar ningún gorrino.
    Pero asisto al mercao.
    Este año intentaré expresar mi disconformidad del mismo modo. Voto nulo.
    Ignoro el ánimo con el que me levantaré esa mañana. Algo curioso encontraré para ensobrar. Me actualizaré en tiempo real de la gilipollez absoluta que nos rodea, mientras que me descojono por dentro imaginándome el careto del que abra mi sobre con su correspondiente propuesta de compra para el gorrino.
    De corazón, y no es vacile, me estoy planteando limpiarme el culo esa mañana y meter en el sobre las evidencias de mi disconformidad hacia absolutamente toda la ristra de sugerentes mentiras que en todas las convocatorias se les ocurren a costa de nuestra perenne ingenuidad.
    Desde Don Presidente del Gobienno hasta el engañao que abra mi sobre (porque ni siquiera debería estar ahí para dar datos acerca de votos de pobres incautos con pueriles esperanzas, a posteriori todas ellas incumplidas).
    Pero prometo asistir en memoria de aquellos que en el fondo tenían la creencia que de este modo nos acercamos un poquito más a la utopía de aportar nuestra opinión y que cuente para algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Votar nulo, votar en blanco, votar opciones que no salen, lo mismo que no votar, es apoyar a las opciones que salen.
      Estamos de rebajas, les decimos "paga dos y te llevas cinco"; así fue en las Europeas.

      Eliminar
  5. A los que repiten la propaganda gubernamental en sus argumentos, les recuerdo lo que ya publiqué respecto a las pasadas elecciones generales:

    "Nos siguen contando cuentos sobre la importancia de nuestra participación, los deberes cívicos y el arrimar el hombro para salir de la crisis. Se siguen callando lo que es obvio: las leyes y la Constitución ya no existen. Los tratados estan por sobre las leyes. Esto es lo que se esta ejecutando y aplicando sistematicamente. Lo que decidamos como ciudadanos es irrelevante. Nuestra opinión no cuenta. ¿Te consultaron la apresurada reforma de la Constitución de agosto de hace cuatro años? Para nada, pero como lo exigía la Unión Europea se hizo. Ahí no hubo discrepancia ni resistencia de NINGÚN partido.

    Votes a quien votes, seguirán gobernando la banca y los mercados. ¿Puedes cambiar eso con tu voto? Si la respuesta es negativa, es que hay que ir pensando en otros medios de acción ..."

    Apuntalar el sistema con tu voto no contribuye a cambiarlo, sino a fortalecerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el voto solo puedo cambiar lo que puedo cambiar con el voto, no debo pretender más. Y no creo que el tiempo de ir a votar impida ir pensando lo que cada uno considere.
      Y si a mi ya me va bien con lo que hay debo estar agradecido a los abstencionistas, a los votos nulos, a los votos en blanco y a los que votan a opciones que no salen, porque ellos hacen que mi voto valga por 2,5 votos (en las Europeas)

      Eliminar
  6. Jeje... la frase esa de Rugir la vi hace unos días, está a 5 minutos de donde vivo. Excelente.

    ResponderEliminar
  7. Votes o no votes, el sistema te engulle de igual manera, seguiran chupando la sangre de los que se dejan la piel en la vida.Votes o no votes, seguiran existiendo multinacionales que exploten a sus trabajadores,seguiremos contaminando el planeta,nos seguiran mintiendo, engañando, estafando, porque el sistema esta dominado por la codicia humana y otras variantes de la imperfeccion echa vanidad, la vanidad del humano no tiene limites, el egocentrismo, la codicia,la envidia..., habria que cambiar todos los patrones aprendidos durante miles de años, Algun meteorito lo hara por nosotros, quien sabe.

    ResponderEliminar
  8. Hay lo que hay, lo que no hagas no lo hará nadie.
    Si votas se habrán tenido que espabilar para que el agua vaya a su molino.
    Si no votas, harina molida.

    ResponderEliminar