miércoles, 6 de mayo de 2015

INGENIERÍA SOCIAL Y 15-M, LA ESPITA QUE ALIVIA LA PRESIÓN



Se cumple en breve el cuarto aniversario de uno de los más sofisticados experimentos de control social emprendidos en Occidente: la llamada "Spanish Revolution" o movimiento 15-M, una protesta aparentemente espontánea pero que fue permitida para aliviar la oleada de descontento social que recorría el país. Conducida por discretos expertos en gestión social, sirvió para desactivar un espíritu de cambio y renovación que se sentía en el aire, y para devolver al redil a los descontentos, ya fuera abocándolos a la resignación o hechizándolos con partidos de nuevo diseño que lo que no cuestionan ni por asomo es la estructura del sistema partitocrático.

En su libro, Tipping Point , Malcolm Gladwell reconoce que el cambio social requiere el trabajo de sólo unas pocas personas que pueden motivar a otros a la acción. Él los describe de la siguiente manera:

Conectores, son las personas en una comunidad que conocen un gran número de personas y que están en el hábito de hacer las presentaciones. Un conector es esencialmente el equivalente social de un centro de la red informático. Por lo general, tienen todo un arsenal de círculos sociales, culturales, profesionales y económicos, y tienen la costumbre de inerconectar a las personas que trabajan o viven en diferentes círculos. Son personas que "nos vinculan con el mundo ... la gente con un regalo especial para unir al mundo." Ellos son "un puñado de personas con un don verdaderamente extraordinario [... para] hacer amigos y conocidos". Gladwell caracteriza a estos individuos como los que en sus redes sociales tienen más de cien personas. Gladwell atribuye el éxito social de los conectores con el hecho de que "su capacidad para abarcar muchos mundos diferentes es una función intrínseca a su personalidad, una combinación de curiosidad, confianza en sí mismo, la sociabilidad y la energía.

Genios son "especialistas en información", o "personas que confían en que nos conectan con la nueva información." Se acumulan los conocimientos, especialmente sobre el mercado, y saber cómo compartirla con los demás. De acuerdo con Gladwell, los Genios Inician la epidemia "boca-a-boca " debido a sus conocimientos, las habilidades sociales y la capacidad de comunicarse. Como dice Gladwell, "los Genios son realmente agentes de información, intercambiando y comercializando todo lo que saben”.

Los vendedores son los "persuasores", gente carismática con poderosas habilidades de negociación. Tienden a tener un rasgo indefinible que va más allá de lo que dicen, lo que hace que los demás quieren estar de acuerdo con ellos. Ejemplos de Gladwell incluyen al empresario de California Tom Gau y al presentador de noticias Peter Jennings, y cita varios estudios sobre las implicaciones de persuasión de las señales no verbales.

Conclusión: La Ingeniería Social es una ciencia a caballo entre la psicología de masas, sociología, antropología, semiótica y los medios de comunicación, cuyo objetivo es generar tendencias que cambien la Opinión Pública sobre un determinado tema. Y el método queda expuesto arriba y como ejemplo está el 15M y las primaveras árabes.

Como con Rebelión en la granja de Orwell (un éxito fabricado por la CIA, ver Stonor Saunders, (2001) la Cia y la guerra fría cultural), en el 2010, una inmensa cobertura mediática en periódicos, radios y televisión, literalmente fabricó el éxito del caótico e impresentable panfleto ¡Indignados! de Stefane Hessel. Sin que nada lo pueda justificar, dicho panfleto desestructurado, ideológicamente confuso y sin ninguna verdadera propuesta se convirtió en unos meses, de manera incompresible, en un best-seller en todas las librerías de Europa. Este texto sin pies ni cabeza será referido por toda la prensa oficial, nacional e internacional, como “la principal fuente ideológica” del movimiento de los indignados(RTVE, Informe Semanal 4 junio 2011) . Y pedía, como solución a la crisis, un Gobierno Mundial con sede en la ONU.

Poco tiempo después de la gran campaña publicitaria de Hessel, un movimiento ciudadano español, cuyo núcleo no se conoce, tomó el nombre de Indignados. Pero no era un único núcleo sino que aparecía como atomizado bajo varios nombres: “Democracia Real Ya”, “No les votes” “15M” e “Indignados”. Una semana antes de las elecciones del 22 de mayo, surgió una acampada supuestamente espontánea que no cesó de repetir ¡No les votes!, es decir apoyar el voto nulo o la abstención.

Desde el primer momento, el fenómeno fue denominado Spanish Revolution por los medios americanos, cuando en España todavía nadie tenía muy claro qué querían aquellos jóvenes de la Puerta del Sol. Era como si los periodistas estadounidenses estuvieran mejor informados que los españoles.

Pero, con una atenta observación de lo que acontecía en la Puerta del Sol, varios investigadores, constataron una asombrosa estructura organizativa, casi militar, en la Acampada de Sol; unos medios técnicos y materiales sorprendentes, cuya procedencia nadie en la acampada conocía (generadores eléctricos, antena parabólica y de Internet, suministro constante de gasoil, una radio instalada en un piso cedido por una amable asociación) y, sobre todo, la extraña presencia de un equipo de jóvenes coordinadores que dirigían con mucha autoridad las comisiones de Comunicación, Coordinación Interna y Dirección de Asambleas, unos treintañeros que más parecían salidos de ICADE que de una casa okupa de Lavapiés. Uno de ellos era Tomasz Szabelewski que se presentaba como portavoz del 15M,y que resultó ser uno de los cachorros al servicio de la Fundación Everis, presidida por el siniestro Eduardo Serra.

¿Quién eligió a este "yuppie" como portavoz del 15-M?
Estos jóvenes, que no tenían ningún aspecto de ser antisistema, durante los quince días dirigieron todas las asambleas generales, alterando las votaciones, censurando las intervenciones de algunos participantes críticos y encauzando la reflexión hacia temas completamente intrascendentes. Otro investigador, Daniel Estulin, logró localizar un piso volante en la Calle del Pez, en el que una treintena de jóvenes con gran número de equipos informáticos trabajaban en las redes sociales bajo la experta dirección de Martin Varsavsky, el que según Estulin, fue el que proveyó las principales acampadas de routers de WIFI:

Muchos voluntarios, verdaderamente espontáneos de la Acampada y que trabajaban en Comunicación, se quejaron que desaparecía de la Web de la Acampada información que ellos acababan de colgar, cuando en principio sólo ellos eran los que estaban al mando de dicha Web en ese momento. Existía pues un equipo que trabaja desde la sombra en el control de lo que se colgaba en la web de la Acampadasol.

El movimiento 15M fue un proyecto de ingeniería social para controlar y canalizar la disidencia: consiguió desorientar y dividir el voto de izquierdas, mientras el voto conservador, siempre más disciplinado, le dio la victoria a la derecha y el PP arrasó, en las autonómicas primero, y después en las generales.

Tras las elecciones, la cobertura mediática a los indignados despareció como por arte de magia.

Este es un ejemplo reciente de lo fácil que resulta a los expertos en control mental manipular a la población y cambiar el resultado de unas elecciones libres en una democracia.

(Fuente: http://tonyfdez.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario