domingo, 31 de mayo de 2015

EL MAL PERDER


Manifestante sobremedicado arremte un periodista probablemente de la ETA
(aclaración, para ciertas mentes ETA es todo lo que no sea afín al PP)

Empiezo aclarando que no voté en las elecciones autonómicas y municipales del pasado domingo. No pretendo restregarle a nadie nada que para mi represente un triunfo de mi cuerda, más que nada porque nunca me proyecto en éxito alguno en el que mi participación personal sea inexistente. Ni simpatizo con ningún equipo de fútbol (no soy "del" Club que sea, entiendo el "ser de ..." como una disminución de la propia entidad y nunca he comprendido el "ayer os ganamos" del seguidor de un equipo al de otro) ni milito en partido, secta o asociación que me convierta en sujeto pasivo o espectador de lances ajenos, lo que hace de mi un "civil" en sentido pleno (no milito, luego no soy "militar").

"No podéis", clama la plebe.
Aclarado esto, confieso mi estupor por el mal perder de quienes han visto retroceder a "su" partido de toda la vida -ese que siguen por razones emocionales, luego irracionales- en la última cita con las urnas ante el ascenso de opciones novedosas que les resultan inaceptables. Y no hablo tanto de "zombies" políticos como esa Esperanza Aguirre que cada mañana idea un enjuague distinto (frente anti-Carmena, gobierno de concentración, jugarse la alcaldía de la capital a los chinos, ...) que no la deje al margen de un poder del que se ha convertido en adicta, sino de los votantes de a pie que actúan como niños enrrabietados que, como ven que van perdiendo en un juego cuyas reglas, esta vez, les son adversas, amenazan con romper el tablero. Votantes que, además, son los que aceptan la corrupción como un mal inevitable y cuya triste motivación es "Que me roben los míos". Patéticos nostálgicos de un bipartidismo que ya va para recuerdo, cuando no de regímenes pretéritos en los que decían estar mejor (nos ha fastidiado, es que eran más jóvenes), como los que ayer domingo se concentraron en la Plaza de Colón brazo en alto (¿los patrocinaría alguna marca de desodorantes?, me temo que no, lo suyo olía muy mal) para clamar que no quieren soviets en su municipio -¿alguien ha promovido su constitución?-, que Manuela Carmena es el mal sin paliativos y que no quieren otra Venezuela, un país donde, según ellos y el diaro ABC, no existe la prensa libre, una carencia contra la que se posicionaron ... agrediendo a los periodistas presentes.

Esperanza Aguirre -alias "el carril bus es mío"- intentando evadirse de sus decepciones.
¿Lo superará esta mujer algún día?

Además de anti-estético, ese mal perder les descalifica, evidenciando que su ser "demócratas" solo vale cuando ganan.

Menos crispado, pero igual de ridículo, es el proceder de quienes imprimen muñequeras con el lema "No podéis" como réplica al partido de Pablo -el "coletas"- Iglesias, reeditando el optimismo irreal de aquél "No pasarán" de signo contrario que tan poco eficaz resultó (algo que hermanará al final a estos dos lemas irredentos). Dado que el despreciativo eslogan parece querer ser un talismán contra toda la renovación política promovida a rebufo del 15-M, lo suyo sería contestar con otras pulseras que dijeran "Pues en Barcelona ya os la hemos COLAU" o algo así.

Pulsera "you can´t" en versión pobretona, y en esclava, modelo "Vivan las
caenas" de Tiffany´s 

Los que empezaron diciendo que la protesta en las calles -lo único que, desde el 2 de mayo hasta los sucesos de Gamonal, ha funcionado de verdad en este país, que esa es otra- no era el camino y que si los "perroflautas" querían influir en los derroteros de la nación tenían que formar un partido y presentarse a las elecciones, presumiendo maliciosamente que serían incapaces de hacerlo, se arrepienten ahora de haber dado ideas que tan útiles han resultado a sus adversarios.

Los fans de "El Señor de los Anillos"
entenderán el chiste.
Y quienes, como Intereconomía y otras cavernas mediáticas han paseado como curiosidad zoológica a los portavoces de la renovación política en aras de un afán secreto por devolver a los descontentos al redil del voto, se encuentran ahora con que han constuído líderes ("líder" es "redil" leído del revés) que pueden no resultar tan efímeros como esperaban.

Y es que, si convocas al Balrog, ¿cómo evitas que entre hasta la cocina?

(posesodegerasa)

3 comentarios:

  1. EL PERIODISTA ERA DE LA SEXTA, MEJOR QUE LO ACLARES Y SI NO LO SABES LO PREGUNTAS O LO MIRAS EN LA SEXTA

    ResponderEliminar
  2. Agradezco la precisión, pero 1º) ya sabía que el periodista era de la Sexta y 2º) me ha parecido irrelevante el especificarlo cuando no he pretendido realizar una crónica de sucesos, sino una sátira de la actitud cavernaria de los que van de "demócratas" cuando las urnas les favorecen.

    Lo relevante aquí es que se impida a un profesional ejercer su trabajo por divergencias ideológicas, algo solo evitable si los periodistas se identifican solo como PRENSA, tal como se hace en la guerra, que es lo que escenifican los agresores.

    Especificar las empresas, lealtades o banderías es hacerles el juego a los energúmenos que solo distinguen entre los "míos" y los "otros". El respeto al adversario es un valor que necesitamos afianzar. O eso, o convertir la "Riña a garrotazos" de Goya en escudo nacional.

    ResponderEliminar
  3. SI lo he entendido, perfectamente, pero hay mucha gente que no lo acaba de entender y siguen empecinados en lo mismo

    Un saludo

    ResponderEliminar