jueves, 2 de abril de 2015

EL MESÍAS DEL CÉSAR (3ª parte)




El exhaustivo trabajo de Joseph Atwill demuestra que, sin lugar a dudas, Josefo manipulo las fechas de los eventos para crear la impresión de que las profecías de Daniel se cumplieron en el siglo I dC. De este modo, Josefo, accidentalmente o no, siempre desde un contexto histórico ficticio establece que Jesús, es el Mesías que Daniel había profetizado.

Los autores de los Evangelios también insertan numerosos paralelismos con la vida de Moisés en la historia de Jesús con el fin de hacer que parezca que él era, al igual que Moisés, el fundador de una nueva religión, divinamente inspirada. Josefo ligada su historia a este tema al establecer el fin de la guerra con los Judíos cuarenta años después de la resurrección de Jesús. Al hacerlo, creó la impresión que las profecías del cristianismo se habían cumplido cuarenta años después, del mismo modo como los judíos vagaron por el de cierto luego de la pascua original. Sólo mediante la conclusión de la guerra en esa fecha, el quince de Nisán, 73 CE, Josefo podría hacer "cumplir" tanto el ciclo de siete años de tribulación imaginado por Daniel y la duración precisa de la guerra y completado la creación de reflejo de la cristiandad de los acontecimientos posteriores a la Pascua original. El doble enlace entre los Evangelios y la Guerra de los judíos demuestra que los paralelos se crearon deliberadamente porque dos autores independientes no podrían haber registrado una combinación de profecías y fechas tan precisas por casualidad.



La reveladora lectura combinada de la guerra de los judíos de Flavio Josefo con los evangelios de Jesús es quizás la prueba más clara del origen del cristianismo Flaviano. Esto se debe a que la historia fue diseñada para ser una manera de probar más allá de toda duda que la creación de los Evangelios como una sátira, y esta sátira fue la verdadera intención de sus autores. Esta prueba también tiene la ventaja de ser, si es incorrecta, tan fácil de refutar. Este trabajo queda abierto a la evaluación y examen de otras disciplinas. Los expertos en probabilidad pueden confirmar o negar las conclusiones de este trabajo y la verdad saldrá a la luz.

Según Joseph Atwill, el propósito de su trabajo no fue una crítica a la fe de los cristianos contemporáneos. Sino presentar sus hallazgos a fin de entregar luz sobre el origen del antisemitismo y la base de estructura moral de las sociedades occidentales.



Es evidente que algunos encontrarán las conclusiones de este devastadoras o controversiales. Al mostrarnos como los símbolos que se pensaron por tanto tiempo basados en el amor cristiano puede en realidad ser imágenes de la conquista romana. Incluso la creencia de que nuestra cultura es judeocristiana puede ser incorrecta, ya que en realidad puede ser completamente influenciada por la filosofía y religión romana.

También es difícil aceptar que tantos estudiosos hayan ignorado las evidencias dejadas por los creadores de la cristiandad para informarnos del verdadero origen de la religión. Si bien muchos de los puzzles son difíciles de ver y resolver, es simplemente increíble que nadie se ha dado cuenta hasta ahora como la campaña de Tito tenía un esquema conceptual paralelo al ministerio de Jesús. Esto no es una cosa tan difícil de ver y debería haber sido descubierta hace siglos.

Aunque el cristianismo puede haber comenzado como una broma cruel, se ha convertido en la base de gran parte del progreso moral de la humanidad. Joseph Atwill presenta su trabajo con gran ambivalencia, pero la verdad es un todo, y ninguna parte debe quedar oculta. Durante la agitación que está a punto de descender, todos debemos recordar las palabras de Jesús: "Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."

(Fuente: Leonardinsky)

No hay comentarios:

Publicar un comentario