sábado, 21 de marzo de 2015

¿SOMOS EL ALIMENTO DE LOS DIOSES? (4ª parte)


"Estamos a merced de esas entidades (voladores). Nos comen como nosotros comemos pollos, los cuidamos y luego nos los comemos." (Carlos Castaneda)



En las tres entradas precedentes, he presentado la teoría de que seres ancestrales se alimentan energéticamente de los seres humanos. Dicha teoría fue expuesta abiertamente por Castaneda en sus conferencias y talleres, así como en su libro "El lado activo del inifinito", si bien coincide con creencias arraigadas en muy diversas culturas de la antigüedad. Curiosamente, el aspecto de peces que atribuía don Juan a estas entidades también parece coincidir con las divinidades acuáticas de cosmogonías diversas, como el sumerio Oannes, de quien nos habla J.L. en el siguiente video:



Si, conocidos abiertamente en otro tiempo, los hombres se sabían a merced de estas entidades es lógico concebirlos como dioses y aplacarlos mediante aquello de lo que se alimentaban: el sufrimiento humano. De ahí los sacrificios realizados para obtener el "favor" de estos dioses, como lo hacían los mayas y otras culturas a través de rituales. Ahora, los sacrificios humanos ya no son selectivos, ahora son de masas, con las guerras, crisis socioeconómicas, religiosas, etc. El sufrimiento es programado mediante ingeniería social por una Élite que ha victimizado a la gran mayoría de la población de la Tierra, posiblemente en connivencia con estos seres interdimensionales, los cuales para esa mayoría solo podrían ser caracterizados como "demonios".



(Entrada publicada originalmente el 30 de julio de 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario