domingo, 8 de marzo de 2015

"SEÑOR BANCO, DESE USTED POR JODIDO"


Reblogueo un artículo del blog del periodista, escritor y editor Josep Manuel Novoa Novoa "Ataque al poder", nacido poco después que éste y que lleva todo este tiempo desnudando las vergüenzas de la banca y la clase política aliada con ella bajo el lema "Todo lo que debes saber sobre los bancos y el dinero y no te explican". Si bien su declaración parece una bravata, no lo es tanto si tenemos en cuenta que se trata del analista que ha revelado cómo los bancos españoles no sólo engañan a los jueces cuando se hacen pasar por los legítimos dueños de la deuda que reclaman en los juzgados, si no que engañan a los inversores bonistas al transferirles el riesgo y apropiarse de la garantía, un arriesgado doble juego que podría acabar con la cúpula de todos los grandes bancos sentada en el banquillo.


El titular de este post podría ser más comedido teniendo en cuenta ser vos quien sois: el nuevo dios del dinero. No obstante, sin que importe si es sacrilegio, reitero: señor Banco dese usted por jodido. Ahora nos toca mover ficha a nosotros, usted ya ha movido la suya y bien jodidos que nos ha dejado. En números redondos nos ha dejado endeudados por varias generaciones: 1 billón de euros de deuda pública, 1,3 billones de deuda empresarial, sobre todo de las grandes empresas y 0,7 deuda de los particulares, total 3 billones de euros. Esto es una cara de la moneda, usted señor banco es acreedor de esta morterada de dinero, pero como todas las monedas tienen otra cara, resulta que usted es deudor de la mayor parte de ese dinero. La mayor parte (el 60 o 65%) de la deuda pública del reino de España esta en sus manos, así como el 100% de la deuda empresarial de sus colegas oligarcas y también la de los particulares la debe usted, señor banco, a terceros que le prestaron el dinero. Ya puede usted sacar pecho y presentar unos bonitos balances contables que son de broma. Sí España y los españoles tenemos una deuda impagable usted también la tiene y es igualmente impagable. Para el lío que se ha metido su Logo AHAcapital social no sirve para nada, usted se ha arruinado por su mala cabeza, por su ambición desmedida, y por su egoísmo congénito. No ha parado de sobornar a nuestros representantes políticos, en promover la corrupción y ofrecer crédito a los partidos políticos para condonarlos en contrapartida de favores. Se legisla al son de la música que usted toca y así nos ha ido al populacho.

Mariano se vanagloria que por su exquisita gestión España no tuvo que ser rescatada, nos lo hecha por la cara en cuanto tiene la más mínima ocasión. Reconstruyamos los hechos: la prima de riesgo está a punto de salirse del mapa, los vencimientos de la deuda parece imposible que se puedan atender, suenan tambores de intervención y el rescate es inminente. El dinero huye de España pero de pronto, en el último momento, los guardianes de las esencias en Bruselas deciden que no habrá intervención, que solo habrá ajustes presupuestarios. ¿Qué pasó para tan drástico cambio? Más o menos algo así: usted hizo una llamada en un tono indignado: ¡Mariano, ves y diles que no se les ocurra lo del rescate! ¿Lo has entendido Mariano? ¡Date cuenta que si nos rescatan va aparejado con una quita de deuda y además de recortes del gasto público! ¿Te das cuenta Mariano lo que esto significa para nosotros? Pues, sí, Mariano se dio cuenta, que la quita de la deuda pública iba a beneficiar al populacho y por el contrario iba a perjudicar a la banca acreedora al verse forzada a dejar de cobrar, por incobrable, una parte de esa deuda. Claro que Mariano lo entendió, vamos que si lo entendió ya que la mayor parte de la deuda pública está en manos de usted señor Banco. Tradicionalmente las quitas se han aplicado acompañadas de fuertes medidas correctoras del gasto social, pero el patriota de Mariano, para hacerle un favor a usted, se olvidó de la quita y nos aplicó las medidas correctoras elevadas al cuadrado. A usted señor Banco y al Mariano les ha salido el negocio redondo: sin quita es usted más feliz y él puede fardar de la mentira que nos ha sacado del agujero. Como siempre, nos ha tocado pagar los platos rotos aunque la vajilla fuera de usted.

Superado ese escollo de la quita en la deuda pública y aplicados los recortes sociales, sabe usted señor Banco, que es cuestión de tiempo, generaciones enteras, para cobrar esa deuda con sus correspondientes intereses. ¿Dónde está ahora el problema? Está en la astronómica deuda de las grandes empresas que se reparten el negocio de España, si fuerzan el cobro de los préstamos y créditos que tienen comprometidos igual se va usted al carajo, vamos que no hay capital social que pueda aguantar una morosidad a esta escala. ¿Qué solución ha encontrado usted señor Banco a este problemon? Pues el mismo de la vajilla ¡Que el populacho vuelva a pagar los platos rotos y por el mismo método! Aparentando una cosa y bajo mano haciendo otra. Despejemos la incógnita. El Banco Central Europeo, como lobby de la banca, emitirá 1,1 billones de euros de la nada bajo el pretexto que sirva para impulsar el crédito, pero bajo esta obra caritativa, humanitaria e inclusive piadosa actitud con el populacho, se esconde, como siempre, la mentira y el engaño. El tinglado que montan, con la complicidad de nuestros representantes en el Congreso de los Diputados, me voy a permitir el lujo de explicarlo con el detalle que se merece en un próximo artículo. De momento afrentarle señor Banco que la maniobra consiste en derivar unos 80.000 millones de euros de sus cuentas pendientes de cobro de las grandes empresas al déficit de la deuda pública. Le prometo señor Banco que le haré la cuenta y le descubriré como pretende colar deuda privada en publica con todo el lujo de detalles. Además, señor Banco, dese usted por jodido ya que el populacho se va a enterar como se ha financiado los últimos siete años, del 2007 al 2014, cuando el mercado financiero le cerró la puerta. Se lo adelanto, para que no vaya a creer que voy de farol, son miles de millones que ha tenido que colocar en el BCE con la garantía del Estado.

Todos estos miles de millones que usted mueve, el tráfico por paraísos fiscales y los activos que pueda poseer y todo lo desconocido e imaginable no es nada sin los depositantes y clientes a los que usted machaca sin piedad. No solo repercute en los que “ejecuta” si no que los demás ven como se las gasta. Qué lastima que sea usted tan torpe y no se percate que su mayor activo son sus clientes. Usted se ha creído que con sus sobornos a nuestros representantes políticos tiene bastante, se equivoca, estamos hartos de sus privilegios y que imponga dispensas y condiciones como la férrea oposición a que el populacho pueda disponer de una segunda oportunidad que libere de las deudas a aquel que se ha quedado sin casa y con una mano delante y otra detrás. Flaco favor hace a la sociedad cuando exige que la deuda sea perpetua, lo que nos sitúa fuera de Europa. Todos los países de nuestro entorno tienen una ley de Segunda Oportunidad ¿Sabe señor Banco que sin una segunda oportunidad se beneficia usted pero genera la marginación y exclusión social de miles de personas trabajando en negro? Cada día que pasa se incrementa el número de personas que no les queda más remedio que subsistir ocultando sus ingresos ya que su potente brazo armado le obliga a trabajar en régimen de esclavitud bajo la continua amenaza del embargo. Tiene a su disposición un poderoso ejército de funcionarios de justicia que trabajan al servicio de su departamento de cobros. Menudo tinglado tiene usted montado señor Banco; todo a su disposición y sin pagar un triste euro, ya que las exenciones fiscales le eximen del pago de impuestos. El populacho ya se ha percatado, tarde, pero más vale tarde que nunca, que los políticos no nos representan, no defienden nuestros intereses, no se preocupan de nuestros problemas. Y ve igual de claro lo bien que se lleva el poder político con usted. Juran, en arameo si es preciso, que todo lo hacen por nuestro bien, pero en la práctica lo blanco es negro y arriba es abajo.

Hay que reconocer que han tenido mala suerte al elegir su estrategia al comprar el silencio de los grandes medios de comunicación colocándoles deuda a la espera de que no la puedan pagar y así poder cambiarla por acciones y ejercer el control societario. El tiro les ha salido por la culata, los grandes medios están en caída libre, el populacho se ha percatado de que lado están. La red cada día es más potente y el control de lo que se dice cada vez es más difícil de llevar a cabo. Para su información está usted en fase de despido, no se si se ha enterado pero somos su jefe. De momento lo mantenemos en su puesto con la intención de socavar su posición y disminuir su confianza pero con la idea fija de tirarlo escaleras abajo por no hacer bien su trabajo. Nos tomará un tiempo, pero se ira a la “puta calle” y sus días de vino y rosas se acabaron. De momento vaya cerrando oficinas, le sobran más de la mitad, y puede ir ampliando la asesoría jurídica pues le vamos a indigestar con reclamaciones en los juzgados de que usted no es el dueño de la deuda que reclama y se apropia de la garantía que soporta el préstamo hipotecario. Engañan a los jueces y lo mismo pasa con los avales que usted ejecuta, que se han extinguido al titulizar la hipoteca. También le reclamaremos las prestaciones accesorias que usted se adjudica y que corresponden al bonista. Hablando del bonista ¿Qué pasará cuando los inversores internacionales se percaten de la escabechina que le hacen al Fondo de Titulización de Activos? Dicho de otra forma: ¡Menudo robo le están practicando al infeliz inversor! Engaña y roba a todo el mundo que se cruza en su camino. Todavía queda por anunciarle otro perdigonazo, pero lo dejaremos para que le caiga como sorpresa.

Le puede parecer, señor Banco, que soy muy pretencioso en anunciarle la peste bubónica que le viene encima, le puede parecer una actitud pendenciera y chulesca pero no se trata de ninguna amenaza camorrista, se trata de una promesa de un infatigable batallador reconvertido en virus que ha podido reunir a un fantástico equipo con los conocimientos necesarios para debilitarle antes de cuadrarlo, meterle la estocada y dejarlo listo para el arrastre. Tiempo al tiempo.

(Fuente: Ataque al poder)



No hay comentarios:

Publicar un comentario