martes, 24 de marzo de 2015

ARQUITECTURA Y PAISAJE



Recorrer la llanura de Marha, en Marruecos, depara una de las más extraordinarias sorpresas que un país rico en contrastes ofrece: la visita al conjunto creado por el arquitecto y teórico del "land art" Hannsjörg Voth. A poca distancia entre sí se alzan tres creaciones insólitas que crean un onírico y singular paisaje en pleno desierto: la escalera celeste, la espiral áurea y las torres de la ciudad de Orión, construcciones solitarias y mudas que se alzan en mitad de la nada creando un escenario propio de un cómic de Moebius. 

La Escalera Celeste es un monumental observatorio con forma triangular, a cuya cúspide, cortada en caída vertical, conducen 56 peldaños de ascenso aparentemente a ninguna parte. Su interior se halla acondicionado como estudio, siendo utilizado por su visionario creador un par de meses al año (habitualmente, vive y trabaja en Münich).

La Espiral Áurea es una plataforma de 60 por 97 metros que se abre en forma de espiral logarítmica desde un pozo central, y cuyo diseño sigue la llamada "proporción áurea", propuesta por los geómetras griegos y renacentistas como la más perfecta.

La ciudadela de Orión traslada a un original diseño de torres y muros que las conectan entre sí la forma de la constelación del cazador, una de las más presentes en la más remota astronomía.

Nacido en 1940 en Bad Harzburg (Alemania), Voth plasma en su obra diseños elementales en los que se aúnan matemáticas, astronomía y naturaleza. Busca espacios remotos ("paisajes cero" los llama) en los que alzar sus originales creaciones, tanto las monumentales -como este conjunto de resonancias astrológicas-, como las efímeras (en 1978 hizo descender por el Rhin en una balsa una "momia" gigantesca de madera que finalmente fue quemada en el mar).

Conforta comprobar cómo incluso en nuestro poco imaginativo y materialista tiempo un visionario como él es capaz de materializar sus alocadas fantasías, empresa en la que ha conseguido contagiar a numerosos colaboradores.



(posesodegerasa, entrada publicada originalmente el 1 de mayo de 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario