domingo, 1 de febrero de 2015

RUSIA: UNA GATA CALLEJERA SALVÓ A UN BEBÉ DE MORIR CONGELADO



El niño fué abandonado en una caja en un pasillo de apartamentos mientras las temperaturas caían bajo cero, cosa habitual en Rusia. Marsha, una gata callejera, salvó al bebé -de unos tres meses de edad- de morir congelado al colocarse sobre el niño y mantenerlo caliente durante varias horas hasta que algunos vecinos de los apartamentos escucharon llorar al niño y salieron a ver de que se trataba.

La gata se comportó como una autentica madre y no se separó del niño incluso cuando llegaron los paramédicos, los cuales subieron al niño y a la gata a la ambulancia para llevar al bebé al hospital.

(Visto en El blog de Skiper)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada