domingo, 22 de febrero de 2015

HISTORIA NACIONAL DE LA INFAMIA (II): EL CASO DE LAS NIÑAS DE ALCÀSSER (2ª parte)



Retrocedamos de nuevo al momento en que el ministerio del Interior se encuentra con la “patata caliente” (pido perdón una vez más por no expresarme del modo más delicado, habida cuenta de la gravedad de los hechos) de tener en su poder los cadáveres de las niñas, pero no tener -más que nada por no querer tener- a los asesinos, depravados de ilimitado poder que saben que nunca van a verse en la tesitura de responder ante los tribunales. La fuente (A) que informa a Fernando García, padre de Miriam, transcribe en su conversación con su antiguo jefe (B) la solución que los responsables de Interior ponen en marcha:

-B. A partir de encontrar la "mercancia", como tú dices, es cuando se crea un gabinete interministerial que codirigen Corcuera y Serra, pero que en la práctica dirige Vera con Roldán y Manglano de jefes operativos. La instrucción del Presidente es diáfana: el caso Alcàsser es una prioridad de Seguridad Nacional. Ni podemos ocultar indefinidamente los cuerpos -algo peligroso que acabaría sabiéndose y volviéndose contra el Estado-, ni podemos detener a los asesinos (…), ni podemos obviar la inmensa presión mediática de la opinión publicada y la presión moral de los padres para que hagamos algo y ofrezcamos resultados -si no "movemos ficha" se nos va la legislatura al garete-. Estamos ante un dilema o trilema que sólo puede resolverse desde una perspectiva de Estado. (…)

- A. Resultado: busquemos a unos robaperas que hagan de cabezas de turco.

- B. Si, pero unos cabeza de turco que reúnan algunas condiciones. Que sean vecinos de Valencia o su provincia, que tengan antecedentes delicitivos, que estén desarraigados, que hayan colaborado en alguna ocasión... y lo más importante: que estén dispuestos a cobrar dinero por aceptar el papel de falso culpable de por vida.

- A. Perdona, ¿has dicho "colaborando" en alguna ocasión...?

- B. Sí, "colaboradores" o "confidentes". Antonio lo era. Y tanto Antonio como Ricart eran conocidos habituales de la Guardia Civil.... ya sabes como funciona esto: hoy por ti, mañana por mí. ¿Por que crees que Antonio estuvo tanto tiempo en busca y captura y los guardias ni siquiera se molestaron en visitar su vivienda habitual, harto conocida por otra parte?

- A. Y la maravillosa idea se le ocurrió a Rafael Vera...

- B. Exacto. La experiencia y la práctica de pagar a los acusados del GAL -Amedo y Domínguez- por asumir calladamente toda la culpabilidad les hacía sentirse omnipotentes e impunes: al fin y al cabo todo el mundo tiene un precio... el dinero es el medio más seguro para comprar voluntades.
(http://josedoniscatala.blogspot.com/)

Como puede comprobarse, el manido recurso de “A ver a quién de entre nuestros confidentes habituales podemos cargarles este mochuelo” que pondrían en práctica los expertos en cloacas de la seguridad nacional en marzo de 2004 para dar por “resueltos” los atentados del 11M tiene su tradición (aunque en el caso de la improvisada “trama islámica” se recurriera al más expeditivo método del “suicidio” -recordemos que los cabezas de turco se “inmolaron” en Leganés-, en vez del dinero a cambio de silencio).

Dado que los tristes sucesos del 11M tendrán también su hueco en este blog, centremonos ahora en la cortina de humo “coreografiada” para el caso Alcasser. Los fondos reservados que con tanta prodigalidad repartía el ministerio del Interior fluyeron con más ímpetu que nunca para comprar voluntades y complicidades: los colmeneros que “descubrieron” los cuerpos semi-enterrados, los forenses valencianos, los cabezas de turco a los que el guión de la función concedió un papel estelar -y muy generosamente pagado, lo que permitió a la madre de Anglés pasar de la pobreza a comprarse una casa nueva en Catarroja-, …

Para dar cuenta de esta “mise en scene” ya están las hemerotecas. No falta en la “coreografía” ni la acusación de Ricart de haber sido golpeado por la Guardia Civil en los interrogatorios (como dice la fuente “B”, “un culpable a "golpes" sí, pero a "golpes" … de talonario”).

Llega el juicio en la audiencia de Valencia y la paga a las familias de los acusados se dobla. Probablemente, aún sigan cobrando a fecha de hoy. Eso sí, a quien se acusa en los medios de lucrarse con el caso es a Fernando García, padre de Miriam e infatigable luchador porque la verdad prevalezca.

Ricart ya ha salido de prisión. Desde la perspectiva jurídica, ha pagado su culpa. En realidad, ha cobrado su silencio. Anglés vive en Brasil bajo una identidad ficticia protegido por los de siempre. Los sucesivos gobiernos que ha tenido el país han asumido (“hoy por ti, mañana por mí”) los vergonzosos pagos que posibilitan un encubrimiento que aún a fecha de hoy, casi veinte años después de los terribles hechos, no presenta ninguna fisura: dinero que calla bocas y conciencias, y compra autoinculpaciones y “desapariciones” pactadas, dinero que deja una pista (los pagos se hacen parte en España y parte en Suiza), pero que nadie osa investigar.

Bastaría que un juez ordenara auditar el origen del ingente patrimonio de la familia Anglés para poder empezar a devanar el ovillo que condujera al público conocimiento de la verdad. Pero, como suele ocurrir, … ¿A quién le interesa la verdad?

posesodegerasa
(Entrada publicada originariamente el 18 de septiembre de 2011)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada