miércoles, 4 de febrero de 2015

EL NUEVO PARLAMENTO GRIEGO VETARÁ EL TTIP


El gobierno elegido por los ciudadanos griegos ha dejado clara su intención de usar su derecho al veto respecto al tratado comercial TTIP por el que Europa se convertiría en una mera sucursal comercial de los E.E.U.U. La mayoría parlamentaria que surge de la alianza de Syriza, enormemente crítica con el tratado negociado en secreto por la U.E., con el partido anti-austeridad de derechas Griegos Independientes tiene en su mano hundir el acuerdo, con el que también se ha mostrado reticente Francia.

Georgios Katrougkalos, una de las cabezas visibles de Syriza, quien renunció a su escaño del Parlamento Europeo para convertirse en ministro de la reforma administrativa en el gobierno griego de izquierda, dijo que la nueva mayoría de Atenas utilizará su veto para anular el acuerdo comercial propuesto: "Puedo asegurarle que un Parlamento donde Syriza tiene la mayoría nunca se ratificará el acuerdo. Y esto será un gran regalo no sólo para el pueblo griego, sino para todos los pueblos de Europa".

El TTIP, cuya negociación podría durar aún más de un año, se someterá a un voto unánime en el Consejo Europeo, donde cada uno de los 28 gobiernos nacionales de la UE estén representados.

Esto significa que un país puede usar su poder de veto para influir en las negociaciones o bloquear el acuerdo comercial en su conjunto, una oportunidad Syriza utilizará sin duda. E incluso si el pacto lo hace más allá de esta primera etapa, luego será sometido a la ratificación de todos los Parlamentos de los 28 Estados miembros de la UE, que ofrece oponentes una segunda oportunidad para ejercer un derecho de veto, veto al que incluso podría sumarse España si las elecciones de noviembre dan la mayoría a "Podemos".

Recordamos que el TTIP prevé que el comercio entre Europa y los E.E.U.U. se rija por las normas del gigante norteamericano, que podría imponer la absoluta desregulación de los organismos genéticamente modificados (ningún etiquetado los identificaría), la ausencia de protección de datos y la privatización de los sistemas nacionales de salud, la opacidad de bancos y casas de bolsa y otras medidas que en la práctica supondrían la venta del estado del bienestar al capital especulativo. Tal como afirma Marina Chrysoveloni, portavoz de Griegos Independientes, "Se supone que es un acuerdo que impulsará la economía real, pero sus principales seguidores son los banqueros y los lobbies internacionales".

(Fuente: http://www.euractiv.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario