jueves, 8 de enero de 2015

EL ATAQUE A "CHARLIE HEBDO" Y LA SINIESTRA MANO DEL NUEVO "GLADIO"



Varias voces, que van desde la alerta de los servicios secretos rusos a los temerarios "tweets" atribuidos a miembros de la dirección de "Charlie Hebdo", advertían de la inminencia de un atentado en París. Materializado éste, los beneficiarios de la ola de indignación contra los supuestos autores y de solidaridad con las víctimas son obvios:

- en primer lugar, el ejecutivo francés, cuya intención de enviar el portaaviones "Charles de Gaulle" al Golfo Pérsico "para combatir al ISIS" queda justificada "a posteriori", por más que el envío de fuerzas a la zona sea en realidad un estrechamiento del cerco contra Irán y Siria.

- en sentido más amplio, el juego geo-estratégico de la OTAN, cuya presentación del "fundamentalismo islámico" como enemigo de Occidente -sin entrar en si sunnita o chiíta, ni en ninguna sutileza- viene a ocultar que ese enemigo ha sido creado, sostenido y financiado por intereses occidentales para que le hiciera el trabajo sucio en los Balcanes, Libia, Iraq, Siria, y cuantos escenarios ha desestabilizado en guerras neocoloniales.

Se nos ha dicho que los autores del ataque de ayer contra el semanario satírico "Charlie Hebdo" son dos "yihadistas" entrenados en campos de Irak y Siria, es decir, insurgentes de los que la OTAN ha movilizado contra el gobierno legítimo de Bashar al-Assad. Hermanos, como los Tsarnaev a los que se atribuyó el auto-atentado de la maratón de Boston, y beneficiarios de los programas secretos de insurgencia terrorista que Occidente moviliza cuando las "revoluciones de color" fallan.

Sin embargo, las imágenes del ataque hacen pensar en mercenarios, cuya sangre fría sorprende. La secuencia de los hechos es escalofriante: la publicación de un "tweet" en la página web de la revista (el aviso "desde dentro" de que la redacción está reunida, cuando muchos de los integrantes del semanario trabajan habitualmente desde su domicilio) les pone en marcha. Llegan al escenario del crimen encapuchados, con chalecos antibalas, en un Citroen negro impoluto, como si de agentes de los servicios secretos se tratara, preguntan en perfecto francés por el director editorial, disparan a mansalva sus kalashnikov rematando a alguno de los heridos, y se van sin prisa.

El atentado se produce en un momento en que el gobierno francés necesita apoyos a su participación en la "guerra anti-terrorista" en Oriente Medio. Tan oportunamente como cuando Merah fue abatido gritando su inocencia respecto a los atentados de Toulouse o cuando ISIS publicó el video con la supuesta decapitación de un rehén francés, empujando a Francia a apoyar la intervención del país en Irak, como antes había sucedido con otras decapitaciones que invitaban a los países concernidos a implicarse en el conflicto.

Si es cierta la versión oficial, es la propia Francia la que ha puesto las armas en manos de estos terroristas. Y si no lo es, nos encontramos de nuevo con que se está culpando a unos "cabezas de turco" para encubrir una acción de los servicios secretos. Como en otras acciones que siguen el mismo patrón, los sospechosos estaban siendo vigilados por los servicios de inteligencia. ¿Cómo pudieron entonces perpetrar la matanza del dia 7? ¿Fue esta "permitida", o fue sencillamente "dirigida"?

Si los autores materiales del ataque a la revista "Charlie Hebdo" son quienes nos dicen (otra cuestión es quiénes organizaron y dieron cobertura a ese ataque), nos encontramos con terroristas adiestrados y entrenados por Occidente para desestabilizar gobiernos, que pueden haber estado luchando en Siria con armas que les proporcionó el propio Gobierno francés. Vigilados y controlados por el contraespionaje, ¿no estarían con su acción del miércoles siendo utilizados por estos mismos controladores? La pregunta es difícil de admitir por muchos, pero en modo alguno es inverosímil. De hecho, desde que se descubrió la implicación de los servicios secretos italianos en el atentado contra la estación de Bolonia en 1980 la sospecha de que gobiernos formalmente "democráticos" han atentado contra sus propios ciudadanos deja de ser tal para convertirse en una evidencia.

Quienes estamos familiarizados con el "modus operandi" de la Red Gladio hemos de dar la razón a Sibel Edmonds cuando afirma que la OTAN ha sustituido su secreta relación previa con los neo-fascistas y nacionalistas acérrimos para reemplazarlos por los islamistas.

Hasta el más escéptico sabe que la creación de Al Qaeda fue obra de la CIA -como reconoció en su momento Hillary Clinton-, en un momento en que la organización terrorista era útil a los intereses de la política exterior de los USA como fuerza de choque contra los invasores soviéticos en Afganistán. Luego (11-S) se nos dijo que el monstruo se había rebelado contra sus amos y mordía la mano que la modeló, pero cuando se necesitó un agente desestabilizador en Libia y Siria el supuesto enemigo volvía a colaborar con sus creadores, convenientemente camuflado de esa Al Qaeda 2.0 que es el ISIS, auténtico "Frankenstein" fabricado y financiado por los servicios secretos sionistas y las teocracias de la península árabe.

Ahora la guerra sucia vuelve al escenario europeo, movilizando el apoyo a la lucha contra el islamismo. La única pregunta que puede arrancar su máscara a estas marionetas sin alma es el "Cui prodest" que revela como beneficiarios de sus crímenes a aquellos que, sin ensuciarse las manos personalmente, recogen desde sus fríos despachos los beneficios del horror.

(posesodegerasa)

2 comentarios:

  1. Buen análisis de situación.

    ResponderEliminar
  2. Ya me parecía raro que encontrasen tan rápidamente a los terroristas y luego los liquidaran a todos.

    ResponderEliminar