martes, 13 de enero de 2015

¿DE VERDAD NO VES EN ELLOS A UNA CASTA?


Imágenes de la manifestación del domingo en París en repulsa
por el atentado contra el semanario "Charlie Hebdo".

La contraposición de las dos imágenes que acompañan estas líneas habla por sí sola:

Apariencia frente a realidad.

Es un juego que practican continuamente los medios, pero pocas veces ha podido quedar tan claro.

Ahí tienes a los que se llenan la boca hablando de valores, libertad, dignidad y derechos.

También los primeros en pisotearlos.

"Ecce homines"

Se llaman representantes públicos, pero guardan bien la distancia  con sus supuestos representados.

Y no les falta razón al ampararse en la legitimidad con que han sido elegidos.

Solo que existe una legitimidad de origen (cumplir con la extraña formalidad de delegar la propia capacidad decisoria en un extraño cuya cualificación se nos vende en una campaña de imagen como se nos vendería un embutido) y existe una legitimidad de ejercicio, que consiste en gestionar fielmente el proyecto que se les ha confiado.

Y a muchos de los que están en la foto solo han demostrado, a la hora de la verdad, su infinita capacidad para buscar excusas y justificaciones a su incompetencia.

O a su sangrante traición al electorado. Empezando por un Mariano Rajoy para el que el término "embustero" se queda corto.

Además, ¿qué libertad de expresión pretende defender el promotor de una ley tan represiva como la mal llamada "Ley de seguridad ciudadana" (en realidad, la ley que imposibilitará cualquier crítica a la clase política)?.

En breve, esta cohorte de plañideros se reunirá de nuevo para arbitrar medidas encaminadas, teóricamente, a salvaguardar la seguridad de Occidente.

En realidad, solo adoptarán medidas totalitarias para restringir los pocos derechos y libertades que aún se pueden ejercer con meridiana eficacia: reunión, asociación, crítica, ...

Van a amargarnos la existencia convirtiéndonos a todos en potenciales sospechosos.

A militarizar la policía, según el modelo U.S.A. de primero disparar y luego preguntar.

Y todo lo harán "por nuestro bien".

Por el bien de ciudadanos con los que se cuidan mucho de mezclarse.

Porque su realidad es muy distinta.

Ellos son los importantes, los que fijan sus propios sueldos, los que mantienen guerras secretas, imponen formas de austericidio para nosotros mientras disfrutan de lujos insospechados, los que ejecutan las decisiones de empresas que juegan con nuestra salud, nuestro derecho a la información y nuestro derecho al futuro.

Una élite que se finge horrorizada ante sucesos que promueven en secreto.

Unos hipócritas que ordenan atentar contra la población civil en Siria, Libia, Gaza, ... y entre los que bien pudieran estar los que ordenaron atentar en París.

Netanyahu, cuya política en los territorios ocupados constituye un genocidio continuo.

Sarkozy, con quien se reunió en su dia Amedi Coulibary, el secuestrador del supermercado judío en París.

Angela Merkel, que ha decidido que es preferible empujar a los países mediterráneos de la U.E. al abismo que renunciar al menor ápice de la prosperidad alemana.

Y tantos otros que empujan al hambre, a la miseria y a la desesperación a nuestros conciudadanos mientras apoyan guerras neocoloniales en el Tercer Mundo.

¿Ellos también son "Charlie"?

¿Corren algún riesgo en sus despachos blindados, en la seguridad de sus mansiones y palacios?

¿De verdad aún no los percibes como una casta?

(posesodegerasa)

2 comentarios: