domingo, 11 de enero de 2015

ATENTADO EN PARÍS: MANIPULACIÓN E ISLAMOFOBIA



Traigo al blog el más sensato análisis de cuantos he leído sobre el atentado del miércoles en París. Su autor es un periodista y analista internacional experto en cuestiones de geoestrategia, y su reflexión nos recuerda cuestiones que el desbordamiento emocional de estos días parece hacernos olvidar. Como me comentaba hace unos dias Rafapal, la simplificación es el arma de los fanáticos. Si nuestra toma de postura es contra ellos, no caigamos en adoptar sus mismos recursos.

Nada justifica la barbarie cometida en París. Ni las caricaturas burlonas de Mahoma publicadas por la revista Charlie Hebdo, ni las misiones de ocupación y bombardeo que realiza Francia actualmente en tres países musulmanes. El asesinato de civiles no tiene explicación racional.

Pero, el trato que le dieron los medios formadores de opinión revela un prejuicio social y una manipulación de las ideas de lo que significa el mundo musulmán, el terrorismo en todas sus formas y hasta del rol de Occidente en el mundo.

En primer lugar, la enorme mayoría de las victimas del terrorismo islámico son musulmanas. Eso no suele ser publicado ni conocido por el común de la gente, que sometida al manejo de la información sostiene que el mundo musulmán está en contra de la Europa libre y cristiana.

Los musulmanes de Medio Oriente suelen morir a causa del extremismo, cuyo origen es diverso. Uno claro es la tergiversación de la religión por parte de grupos que intentan dominar a las masas, con ayuda de algunos gobiernos –principalmente las monarquías árabes- y sus aliados occidentales, entre ellos Francia.

Que haya atentados terroristas no significa que el mundo musulmán y Occidente estén enfrentados. Esa es una simplificación falaz y etnocentrista, que sitúa a la Europa Cristiana y a Estados Unidos en el papel de fiscal y juez universal.

Por otro lado, pone a los musulmanes en una posición de incivilizados y que en su mayoría apoyan ataques como el cometido ayer en París. Nada más lejos de la realidad, dado que diariamente en Libia, Irak, Siria y Yemen sufren las consecuencias del integrismo.

Asimismo, la opinión pública occidental se escandalizó con el atroz atentado del miércoles, pero hace oídos sordos a la matanza de musulmanes en Medio Oriente, muchas veces perpetrada por grupos armados y entrenados por la OTAN.

Es decir que si el atentado se produce en Yemen –el mismo día 7 hubo 30 muertos en este país en un ataque islamista- no sucede nada porque “los musulmanes son bárbaros y les gusta matarse entre sí”. En cambio, cuando el ataque sucede en París, el odio hacia todo lo extranjero florece como en la década del treinta en los países del Eje. Si a esto se le suma una Europa en crisis, la combinación suele ser calamitosa.

¿Quiénes se benefician del atentado?

Para entender lo que ocurrió habría que analizar quiénes salen ganando con semejante matanza de civiles.

La ultraderecha lleva agua para su molino, dado que la islamofobia está creciendo en Francia, Alemania, Suecia y Gran Bretaña y sus postulados se ven legitimados con los asesinatos.

El Frente Nacional de los Le Pen, que ganó las elecciones del año pasado en el Parlamento Europeo, superando al resto de los partidos franceses, se ve altamente beneficiado.

Pero, tampoco hay que descartar una operación "false flag" o  de falsa bandera, que busque apoyar las acciones bélicas de Francia en tres países musulmanes: Malí, República Centroafricana e Irak.

Francia mantiene más de tres mil soldados en estos tres países en lucha contra los islamistas en estos tres países. En Irak, Francia combate al Estado Islámico, apoyando al Kurdistán iraquí para que logre una mayor autonomía de Bagdad y pueda ser un proveedor de gas y petróleo, hacia Europa, alternativo a Rusia.

Sin embargo, el gobierno no combate sino que apoya al Estado Islámico del otro lado de la frontera, en Siria, junto con Turquía y Qatar.

Esta doble estrategia no es popular entre los ciudadanos franceses que perciben que los musulmanes “invaden” sus ciudades, cuando en realidad las mujeres que profesan esa fe son agredidas sólo por hacerlo. Así, la comunidad entera se ve estigmatizada.

Pero, dejando de lado la supuesta "falsa bandera", el ataque en París va a ser aprovechado por el gobierno de Hollande, por el Frente Nacional y hasta por Nicolás Sarkozy, que en 2011 ayudó a llegar al poder a los islamistas radicales que derrocaron a Gadafi en Libia.

En consecuencia, en Europa entera va a crecer el etnocentrismo, la xenofobia y la simplificación.

El terrorismo islámico es una realidad, más cruda en Medio Oriente que en Europa, pero no es la única forma de terrorismo. La financiación de grupos armados, la intervención directa en países extranjeros por parte de Francia, y la expoliación de recursos en Irak y en las ex colonias francesas africanas también son terrorismo, que con estos atentados como el del miércoles en París, parece estar cada vez más justificado por la opinión pública y los grandes medios de manipulación social.

Maximiliano Sbarbi Osuna
(Fuente: RT)

8 comentarios:

  1. http://infovaticana.com/blog/firma-invitada/2015/01/10/yo-no-soy-charlie-hebdo-por-juan-manuel-de-prada/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído el artículo del señor de Prada al que remite tu comentario, y salvo la penúltima frase, una verdad como un puño que suscribo al 100 %, el resto me parece una manera un tanto gazmoña de guardar distancias con el modo civilizado en que "Charlie Hebdo" ejercía el papel de ridiculizar lo solemne, a veces de un modo soez, pero coherente con la tradición de un país que hizo del término "libertinaje" un valor.

      Particularmente discutible me parece su afirmación de que "las religiones fundan las civilizaciones", sobredimensionando el papel de aquéllas y obviando tantos ejemplos históricos de lo contrario.

      En todo caso, ojalá el debate sobre la revista se situase en los límites de la libertad de expresión, y no, con los cadáveres de su plantilla aún calientes, en la necesidad de protegernos del fundamentalismo, como cuando Charb y su tropa nos suministraban una dosis de provocación semanal.

      Eliminar
  2. Gracias por la respuesta. No sé como hacer para no aparecer anónimo. Mi nombre es Diego Ibarra de Argentina. "La tradición de ese país" no es esa. La verdadera tradición de Francia es Clodoveo, son las Catedrales y lo que ellas representan, es San Luis, son las Cruzadas, las Canciones de Gesta, y la pléyade de santos y héroes que hicieron de Francia una gran Nación anterior a la Revolución. De ahí en más... la decadencia. Gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
  3. ...dicho sea de paso, interesantísma tu publicación "¿Coincidencias?" y las que le continúan.

    ResponderEliminar
  4. Triples gracias a tí por comentar, por identificarte y por el elogio..

    ResponderEliminar
  5. Gracias por por tu labor "Astillas". Destapar estas farsas atroces, enfermizas.
    La clave fue cuando EE.UU. se quedaba sin enemigo, la URSS. En los 70 es cuando planificaron el siguiente paso a la URSS y era el "terrorismo".

    Censura a la información y al acceso de la energía libre, y rienda suelta al petroleo y las armas.

    Yo lo llamo: Mucha ciencia/tecnología y poca educación/ética.

    ResponderEliminar
  6. Me parec un artículo 100 x 100 real. Los medios de manipulación manipulan nuestras mentes para que pensemos que las personas de Oriente son todas unas fanáticas de su religion, que están locas y así les tengamos miedo. Pero los medio no dicen que países como Francia y muchos más matan a miles de civiles con su materiales militares muchos mas potentes que los de sus países víctimas como Siria, Pakistán... etc y de eso no hablan.

    ResponderEliminar