lunes, 12 de enero de 2015

ATAQUE A "CHARLIE HEBDO", OTRA OPERACIÓN DE BANDERA FALSA



El doctor Kevin Barret, experto en el Islam y co-fundador de la Alianza entre musulmanes y cristianos y judíos nos recuerda en este artículo cómo la investigación sobre supuestos atentados islamistas suele presentar algún tipo de increíble y rocambolesca aparición de "pruebas" que determinan la autoría de los mismos por parte de chivos expiatorios fichados y controlados por los servicios de inteligencia. Ocurrió el 11-M con la mochila de Vallecas, un señuelo obviamente falso, con la maleta de Atta en el 11-S y ha ocurrido con el documento de identidad "olvidado" por Cherif Kouachi en el asiento de un Citroen robado poco antes. Algo tan sospechoso como esos fotogramas únicos (11-S, 7-J, etc.) que en la era de las cámaras de vigilancia -que deberían proporcionar vídeos, no una imagen, mucho más fácil de falsificar- vinculan a los "terroristas" con el escenario de los atentados. 


El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve dice que los terroristas que atacaron Charlie Hebdo nunca habrían sido capturados si no hubieran cometido un error fatal: Muy convenientemente, ellos dejaron una tarjeta de identidad en el coche que habían usado para huir de la escena del crimen.

¿Desde cuándo los delincuentes dejan sus tarjetas de identidad en coches que han usado para escapar?

Un ciudadano normal, sí puede olvidar accidentalmente su cartera o bolso en su coche aparcado. He conducido aproximadamente 50.000 veces en mi vida, y creo que mi billetera habrá salido de mi bolsillo y caído en la grieta entre el asiento del conductor y la puerta … una vez.

¿Cuáles son las probabilidades de que un terrorista experto que haya llevada a cabo un ataque ultraprofesional al estilo de las fuerzas especiales hace un segundo, deje accidentalmente su tarjeta de identidad en el coche que ha usado para escapar? Respuesta: Efectivamente cero.

Así que, ¿por qué la policía informa sobre un evento que no puede haber ocurrido?

Suponiendo que la Policía francesa realmente haya encontrado el documento de identidad del “sospechoso de terrorismo”, Said Kouachi en el mencionado coche, la tarjeta de identidad debe haber sido colocada ahí por alguien que deseara incriminar a Kouachi. Incluso el legendario detective francés idiota, el inspector Clouseau, no podía descartar esta obvia teoría.

El descubrimiento de tarjeta de identidad de Kouachi no le implica; le exonera. Esto demuestra que es un chivo expiatorio inocente que está siendo señalado por los verdaderos autores del ataque.

La Policía y las agencias de inteligencia rutinariamente presentan pruebas para apoyar las falsas narrativas, condenar a personas inocentes, y exonerar a sí mismos. Cuando los policías estadounidenses matan a un ciudadano desarmado, a menudo ponen un arma al lado del cadáver para presentar el caso como un caso de asesinato en defensa propia. Dichas pistolas, que la Policía les llama “Bocadillos de jamón”, son guardadas en los vestuarios de la Policía y trasladadas en vehículos de la Policía cuando sea necesario.

Del mismo modo, las tarjetas de identidad y otros documentos “comprometedores” para dejar en escena del crimen, se usan de forma rutinaria por los militares, los agentes de inteligencia y los profesionales de las fuerzas especiales que dirigen las operaciones de bandera falsa. Recuerde la evidencia ridículamente obvia utilizada en la madre de todas las operaciones de bandera falsa: el trabajo interno de 11 de septiembre de 2001.

Agentes de inteligencia presentaron no sólo una, sino dos “maletas mágicas” diseñadas para incriminar a Mohamad Atta, el chivo expiatorio culpado por los crímenes del 11 de septiembre. Según el libro de Der Spiegel titulado “Dentro de 09.11: lo que realmente sucedió”, la primera maleta de Atta fue entregada a la Policía alemán por un desconocido que se describió como un ladrón que era también buen samaritano. El supuesto ladrón afirmó haber robado la maleta de Atta de su casa y encontrado la información relacionada con el terrorismo en ella. Como ciudadano honorable, este ladrón de buen corazón se sintió obligado a entregar la maleta a las autoridades.

Según Der Spiegel, la Policía alemana, que no era tonta, supo que el autodenominado ladrón no era en absoluto un ladrón sino un agente de inteligencia encargado de presentar pruebas falsas contra Atta. Der Spiegel cita a la Policía alemana diciendo: “¿La única pregunta es, para qué agencia de inteligencia está trabajando?” (“La CIA y Mossad” respondió el exministro alemán de Inteligencia, Andreas Von Bülow, en su libro “La CIA y el 11 de septiembre”).

A pesar de su origen absurdo, esta maleta llena de documentos fabricados era prácticamente la única evidencia para apoyar la historia oficial sobre las actividades relacionadas con el terrorismo de Atta en Alemania. Aparte de la maleta presentada por el buen samaritano y amigo de lo ajeno, parece que Atta, de origen egipcio, el verdadero que vivía en Alemania, era un tímido y sensible estudiante de arquitectura, de voz suave, sin conexiones con el terrorismo de cualquier tipo. Sin embargo, el “Atta” que montó vergonzosos espectáculos en Florida antes de 11S, mientras llevaba una cinta con las palabras “Yo soy un terrorista Al-Qaeda” alrededor del cuello, era un tosco, obsceno, fanfarrón y violento que salía con strippers, destripaba gatitos, y hablaba el hebreo con fluidez.

La segunda y más conocida “maleta mágica” de este Atta que hablaba hebreo, fue la que supuestamente facturó a primeras horas de la mañana de 11 de septiembre de 2001 para su vuelo desde Portland, Maine, a Boston. De acuerdo con el informe de la Comisión de investigación de 11S, la maleta fue entregada a las autoridades sin sufrir daño alguno, ya que no fue enviada a bordo del vuelo nacional de Portland a Boston, que Atta supuestamente hizo estallar contra la torre norte del World Trade Center. De haber sido trasladada como debería, habría sido destruida en el incendio del World Trade Center.

Esta maleta mágica constituyó la única prueba a base de la cual las autoridades consiguieron identificar a los presuntos 19 secuestradores durante las 24 horas que siguieron a los atentados. Ninguna de las listas de pasajeros de los vuelos contenían nombres árabes; no hay empleados de la aerolínea que recuerden haber facturado maleta o emitido tarjeta de embarque a nombre de algunos de los supuestos secuestradores y ninguno de los cientos de cámaras de seguridad en el aeropuerto Logan de Boston, el aeropuerto Dulles de Washington DC, o el aeropuerto de Newark, cerca de Nueva York registró un solo fotograma de cualquiera de los 19 árabes causantes del 11S.

Esta maleta, no sólo contenía una lista de los 19 chivos expiatorios, sino que también el testamento de Atta. (¿Por qué un secuestrador kamikaze pone su testamento en la maleta que lleva a un avión condenado a estrellar?). El maestro británico del periodismo de Oriente Medio, Robert Fisk, ha ridiculizado el supuesto testamento de Atta, señalando que comienza con una frase absurda: “En el nombre de Dios, yo, y mi familia”… Ningún musulmán jamás escribiría algo así. Como sugiere Fisk, el documento que pretende ser la última voluntad de Atta debe haber sido escrito por un incompetente agente de inteligencia. La maleta era obviamente una falsa prueba.

Y esto no es sólo la opinión de Robert Fisk. Seymour Hersh, el maestro del periodismo de investigación estadounidense, cita una fuente de alto rango de inteligencia estadounidense en relación con la maleta mágica de Atta: “Todos los rastros que quedaban, habían sido colocados ahí deliberadamente para que el FBI las persiguiera”.

Las dos maletas mágicas de Atta no son los únicos ejemplos de los errores cometidos en la colocación de pruebas falsas relacionadas con el 11S. Otro error es el “pasaporte mágico” del presunto secuestrador del 11S, Satam al-Suqami. Este pasaporte, parecía tan limpio como la “bala mágica” que asesinó a JFK. Fue supuestamente hallado por una persona anónima, fuera de la cadena de custodia, cerca de los dos puntos negros que antes eran torres de 110 pisos, y de alguna manera se habían convertido en un polvo muy fino que todavía humeaba.

Pero las maletas mágicas de Atta y el pasaporte mágico no son nada al lado de la prueba más patética de todas: “La cinta de video de la confesión de Bin Laden” supuestamente descubierta en diciembre de 2001 por un soldado anónimo de Estados Unidos en Yalalabad y usada por la administración de Bush como supuesta prueba de la culpabilidad de Bin Laden.

El profesor Bruce Lawrence, un respetado experto en asunto, ha afirmado categóricamente que este video: “es falso”. Lawrence añade que sus muchos conocidos en unidades de inteligencia de Estados Unidos que trabajaron sobre el asunto de Bin Laden, saben que el video es falso – pero tienen miedo de decirlo explícitamente, porque tienen miedo de las consecuencias que les trae la implicación en un tema tan polémico como la inocencia de Bin Laden.

Estos y otros ejemplos muestran que los agentes de inteligencia que orquestan operaciones terroristas de bandera falsa, a menudo ni siquiera se molestan en disimular la naturaleza descaradamente fabricada de las falsas evidencias que usan para implicar a los chivos expiatorios.

Así que no debemos ser muy sorprendidos cuando la policía francesa nos dice –con una cara muy seria– que un experto terrorista, ha dejado su tarjeta de identidad en coche que ha usado para escapar de la escena del crimen.

Kevin Barrett
(Visto en: Hispan TV)

Por otro lado, el portal VeteransToday que agrupa a un plantel de voces críticas con la política exterior U.S.A. también ha dejado claro que no se traga la cantinela que nos están contando acerca de los atentados de París:





En espera de que se traduzcan ambos vídeos, adelanto las muy serias acusaciones que realiza Gordon Duff, un ex-militar de impecable reputación, al periodista Stew Webb.

Dice que el video del asesinato del policía (un actor que, según sus palabras, "ha sido visto bien vivo" después del atentado) es un montaje que ni siquiera se hizo en París. Dicen que tienen el Google Earth Premium y que miraron todos los alrededores en una milla y que fue en otro lugar que no es París, puesto que allí no hay aceras como esas que aparecen el vídeo famoso.

Que el sonido de la AK47 no es ese, que debería haber hecho un boquete en la acera del tamaño de una pelota de beisbol, que no hay retroceso en un arma de ese calibre y que no hay sangre en la acera, etc …

Y este tio es un veterano de Vietnam, experto en armamento, con amplia experiencia de rescate de rehenes. Su evaluación del video es una denuncia absoluta del mismo que va mucho más lejos de lo que otros medios hemos sugerido: un "cuento de hadas" afirma, y, en otro momento, "the most ridiculous false flag I´ve ever seen!"

(Fuente: http://www.veteranstoday.com/, visto en http://javifiesta.blogspot.com.es/)

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Yo mismo he acudido a Google Earth y también he localizado ese escenario. Pero al hacerlo se me han planteado otras dudas: ¿Cómo es posible que desde un único emplazamiento de cámara se pueda captar tanto la entrada de Charlie Hebdo como el flanco del parque donde se produce el aparente asesinato? Existe una gran distancia entre ambos. ¿Y por qué se alejan tanto los asesinos del coche que les facilitará la huida? No tienen necesidad de hacerlo. Ciertamente, es algo muy extraño.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, que uno de los elementos que llama la atención cuando uno activa el modo "calle" en Google Earth es que justo en la puerta de la redacción está el coche patrulla que protegía la entrada de la revista desde el atentado previo con cócteles molotov (sin víctimas). Esa protección fue retirada justo unas horas antes del ataque del dia 7 ¿para facilitar la acción de los asesinos?

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar