viernes, 26 de diciembre de 2014

UNA COARTADA PATRIÓTICA NUNCA REDIME A UN ASESINO




Están pendientes de estreno dos largometrajes que son las dos caras de una misma moneda: la necesidad del Imperio de servirse de asesinos eficaces, a los que glorifica como héroes. Pero mientras uno es pura propaganda, el otro indaga en la devastación moral a la que el oficio de las armas conduce a quienes lo ejercen.

El primero es "American Sniper", de Clint Eastwood, basado en la vida de Chris Kyle, el más letal francotirador con que contó el ejército de E.E.U.U. en suelo iraquí: se jactaba de haber abatido a 250 seres humanos. Finalmente fue asesinado en Tejas por otro ex-veterano en unas circunstancias que nunca han quedado del todo claras. Que el director que cuenta la trayectoria de este asesino en serie -con licencia del estado- sea el mismo que reflexionaba en voz alta en la memorable "Sin perdón" (1992) que "cuando matas a alguien no solo le quitas todo lo que tiene, sino también todo aquello que hubiera podido llegar a tener" no deja de ser una paradoja. Parece que el patriotero Eastwood se ha radicalizado en su vejez, pero hacia el fascismo más rancio.



La segunda película es el documental noruego "Drone", que da voz a quienes operan esos ingenios teledirigidos que tan eficaces resultan a la hora de arrancar la vida a seres distantes que caen como los enemigos en un video-juego.



Brandon Bryant tiene 29 años, pero se siente como si tuviera 40 más. Ha dado muerte a 13 personas. Fríamente, con un simple botón y a miles de kilómetros de distancia. Bryant es piloto de drones de la CIA y, con su escuadrón secreto, ha contribuido a matar a más de 1.600 personas en países como Irak, Afganistán, Yemen, Somalia o Pakistán sin moverse de Estados Unidos. Se considera a sí mismo un criminal de guerra y, para restablecer, según sus palabras, el equilibrio del universo se dedica a denunciar la guerra sucia que lleva a cabo su país. La noruega Tonje Hessen le ha dado voz en su documental ' Drone', recién presentado en el Festival Internacional de Documentales de Ámsterdam (IDFA), donde tuvo lugar la entrevista de la que están tomadas estas declaraciones:

Brandon Bryant, operador de drones del programa secreto de la CIA.  El propio
presidente Obama -Nobel de la Paz en 2008- aprueba cada martes los objetivos
que él y otros como él se encargan de asesinar en acciones "selectivas".

Creo que tiene una manera especial de llamar al modo de matar con un dron.

Point-klick-kill. (Apuntar, presionar y matar. Chasquea la lengua mientras presiona un botón imaginario). Eso es todo lo que sientes, lo único que ocurre. Apuntas el láser, disparas y matas. Eso es todo.

¿Matar con un arma de fuego es más real?

Para mí era real mental y espiritualmente. Yo veía lo que ocurría antes y después de los ataques. Veía los resultados. Es muy difícil seguir viviendo con una carga así.

Es decir, veía después los cuerpos.

Sí.

¿Me puede describir cómo era su trabajo?

Eran unas jornadas de trabajo muy largas, doce horas seis días a la semana. En condiciones de trabajo realmente miserables, hacías la misma mierda un día tras otro. En una caja de 2,5 metros de ancho por 2,5 de alto y 6 de largo. Era un sitio muy pequeño.

¿Por qué?

Era una unidad móvil para poder llevarla de un lado a otro. Pero trabajábamos siempre desde Estados Unidos.

¿Por qué su exposición pública constante?

Es una penitencia, algo que tengo que hacer para pagar por mis pecados. Es lo que merezco: es el destino, es karma.

Luego, se define como un asesino …

Sí, soy un criminal de guerra. Después de haberme informado y leído mucho, esa es la conclusión a la que he llegado.

¿Deberían procesarle como criminal de guerra?

La verdad es que hay mucha gente a la que le encantaría. Pero yo sólo soy una pequeña parte del engranaje, así que habría que llevar a muchos a juicio. En cualquier caso, yo no me opondría a que me llevaran ante un tribunal internacional.

¿Por qué es más injusto matar con un dron que con un avión?

No hay diferencia, en los dos casos estás matando personas. Hay quien pone excusas y dice que es mejor matar con un dron que con un caza, pero la verdad es que sólo justifican el asesinato de personas al decir que matar a alguien está bien si lo haces con tecnología avanzada.

Deshumanizar al enemigo era fundamental, ¿de qué manera se llevaba a cabo?

Los llamábamos 'los tipos malos', los enemigos, los islamistas … lo importante era marcar la diferencia entre nosotros y ellos. Se hacía mucho hincapié en el aspecto religioso: nosotros somos cristianos, los islámicos odian a los cristianos y por eso tenemos que luchar contra ellos. Usaban su religión para combatir otra religión.

¿Está diciendo que Estados Unidos está llevando a cabo una cruzada religiosa?

Sí, en buena medida así es. Es muy fácil justificarlo así, cuando tu gente comparte un mismo sistema de creencias.

¿Por qué decidió entrar en el ejército americano, donde es tan probable que tengas que participar en una guerra?

No entré en una fuerza especial, donde se supone que tienes que matar a gente, no era esa mi intención. Sin embargo, cuando empecé en el programa de drones, confiaba en que estábamos haciendo lo correcto. Pero esa confianza se vino abajo.

¿Por qué?

Mis jefes acabaron con ella cuando yo necesitaba ayuda y no me la brindaron. Me hirieron gravemente y me tuvieron que hospitalizar. Fue ya fuera del programa de drones. Estaba haciendo maniobras con las fuerzas aéreas y me cayeron encima 70 kilos de peso, y ellos lo único que hicieron fue echarme de una patada, prácticamente me dejaron morir. Pensé que era un castigo del universo por haber participado en el programa de drones y haber contribuido a la muerte de tantas personas, así que creí que era el momento de hacer lo correcto y compartir mi experiencia con los demás. Eso es lo que estoy haciendo.

¿Cómo reacciona la gente cuando le cuenta todo esto?

A la gente le suele chocar mucho lo que cuento, es inusual contar con este tipo de información y que lo haga alguien que ha estado ahí. En cualquier caso, muchos tratan de apoyarme; desde Europa, incluso en Oriente Medio hay gente del entorno talibán que dice que me apoya.

¿Se siente odiado?

Para muchos me he convertido en un traidor. Pero la cuestión es que yo no estaría haciendo esto si yo no amara mi país. Se supone que representamos la libertad, la justicia y la democracia. Que somos gente que ayudamos a otros. Y no lo estamos haciendo, llevamos más de 15 años sin hacerlo … y yo lo que quiero es que mi país luche precisamente por eso. Lo estoy haciendo porque quiero que nosotros volvamos a ser buenos y que reconozcamos que lo hemos estado haciendo mal.

¿En términos legales le pueden considerar un traidor?

No, no estoy vendiendo secretos. Sólo estoy hablando de mis experiencias, de lo que he hecho mal. Intento construir, no destruir nada. No me pueden hacer nada, excepto… bueno, en Estados Unidos vivo en un coche. Soy pobre, no tengo dinero.

¿El Gobierno no le apoyó después de su accidente?

Me dan 1.000 dólares al mes, pero eso, básicamente, solo me sirve para pagar mis facturas. No puedo vivir de eso. Soy un veterano inválido y estoy luchando contra ellos para conseguir algún tipo de ayuda, pero me lo impiden a cada paso, es su manera de hacerme daño.

¿Recibe llamadas de las autoridades?

No, nunca me han llamado ni contactado de ninguna manera. Lo que hacen, por ejemplo, es que cada vez que vengo a Europa me bloquean la cuenta de débito. Se dedican a hacerme la vida imposible. 

¿Por qué decidió entrar en el ejército?

Me enrolé porque me iban a pagar mis estudios universitarios.

¿Quería ser un héroe?

Cuando era más pequeño quería ser un héroe, quería ser el bueno de la película, como Spiderman o el Capitán América, alguien que defendiera la justicia.

¿Ser soldado era una manera de convertirse en un héroe?

Para los ignorantes o los desinformados, un soldado es un héroe, pero la realidad es que los militares deberían el eslabón más bajo de la sociedad. Hacen falta, son necesarios, pero no debería considerarse heroico matar a alguien, no se debería celebrar algo así.

¿Es cierto que cada vez que mataban lo celebraban?

Yo no lo hacía, nunca celebré matar a otra persona, pero conozco a gente que sí lo hacía. Se chocaban las manos, se daban palmadas en la espalda, decían "hemos matado a los malos" o "estamos ganando esta guerra contra los terroristas", ya sabe, ese tipo de estupideces.

¿Y cómo se sentía usted?

Fatal, no entendía que acabáramos de matar a alguien y estuviéramos celebrándolo. Pensaba que las cosas nunca deberían ser así.

¿Ese es el origen de su estrés postraumático?

Sí, la culpa ha contribuido. Me siento acechado por los espíritus de las personas que he matado. Literalmente, hay un ejército de fantasmas en esta habitación acechándome hasta la muerte.

¿Por qué no abandonó?

Había dado mi palabra de defender la Constitución de los Estados Unidos contra cualquier enemigo y de obedecer las órdenes de mis superiores. No podía desobedecer.

¿Cómo es ahora su vida?

(Risa irónica). Mi vida es una mierda, pero está bien así, porque es mi penitencia. Nunca volveré a tener una vida feliz. En realidad es probable que mi vida acabe de una manera trágica, pero está bien que sea así. Es una lección para otros, para que aprendan lo que es correcto y lo que no.

(Fuente: http://www.eldiario.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario