lunes, 1 de diciembre de 2014

ROBIN WILLIAMS, HACIENDO INESPERADOS AMIGOS


Definitivamente, el añorado Robin Williams no solo era capaz de transmitir simpatía y calidez a los seres humanos. Cuando, en el año 2001, el actor visitó la Fundación Gorila en California, dedicada a la comunicación con los simios mediante el lenguaje de señas, empatizó desde el primer momento con Koko, una gorila de espalda plateada que es el símbolo de la institución. Koko puede comunicarse mediante el lenguaje de los sordomudos, y entiende dos mil palabras. El siguiente video da cuenta de la profunda complicidad que se estableció entre ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario