sábado, 13 de diciembre de 2014

LA HUELLA DE LOS TEMPLARIOS EN EL DEVENIR DE LA HISTORIA (4ª parte)



En la Hermandad Babilónica saben que la energía femenina es la fuerza creativa, que produjo incluso el Sol, tal como los egipcios atribuían a Isis. De aquí el simbolismo femenino constante en la Hermandad. Es la expresión equilibrada y positiva de la energía femenina la que han tratado de suprimir, no la energía femenina misma. Las catedrales góticas y las iglesias cristianas están llenas de simbolismo del Sol y de Isis. Las grandes entradas góticas y sus arcos son las representaciones de la vulva y muchas incluso tienen un símbolo del clítoris en la cima del arco. Lo mismo podemos decir de las ventanas de rosa de las catedrales góticas que miran hacia el oeste, la dirección sagrada de las deidades femeninas. Se han hallado en iglesias medievales escultura que retratan monjes teniendo relaciones sexuales con niñas jóvenes y utilizando cabezas de animales. Las Sheela na Gigs son tallas figurativas de mujeres desnudas mostrando una vulva exagerada. Se encuentran en iglesias, castillos y otros edificios, especialmente en Irlanda y Gran Bretaña, a veces junto a figuras masculinas. Un ejemplo muy conocido se halla en Kilpeck (Herefordshire, Inglaterra). Irlanda cuenta con el mayor número de tallas Sheela na Gig conocidas. En su obra The Sheela-na-Gigs of Ireland and Britain: The Divine Hag of the Christian Celts, Jack Roberts y Joanne McMahon cítan 101 ejemplos en Irlanda frente a 45 en Gran Bretaña. Se dice que estas tallas guardan de la muerte y el mal.

Otras figuras grotescas como gárgolas se hallan frecuentemente en iglesias de toda Europa, siendo común decir que su presencia aleja los espíritus malvados. A menudo se ubican sobre puertas y ventanas, presumiblemente para proteger estas aberturas.

Existe cierta controversia respecto al origen de estas figuras. Un punto de vista, sostenido por Anthony Weir y James Jerman, es que lasSheela na Gigs fueron talladas por primera vez en Francia y España en el siglo XI, y el motivo terminó llegando a Gran Bretaña e Irlanda en el siglo XII. La obra de Weir y Jerman fue una continuación de la investigación iniciada por Jørgen Andersen, quien escribió The witch on the wall (1977). Eamonn Kelly, Conservador de Antigüedades Irlandesas del Museo Nacional de Irlanda, en Dublín, llama la atención, en su libro Sheela-na-gigs: origins and functions, sobre la distribución de las Sheelas en Irlanda para apoyar la teoría de Weir y Jerman: casi todas las Sheelas conservadas in situ se hallan en regiones conquistadas por los anglonormandos durante el siglo XII, mientras en las zonas que permanecieron «irlandesas nativas» aparecen sólo unas pocas. Weir y Jerman también argumentan en Images of lust que su ubicación en las iglesias y su fealdad respecto a los estándares medievales sugieren que fueron usadas para representar la lujuria femenina como horrible y pecaminosamente corruptora.

Otra teoría, expuesta por Jack Roberts y Joanne McMahon, es que las tallas son vestigios de un culto precristiano de fertilidad o a la Diosa Madre. El término Sheela na Gig fue publicado por primera vez en la revista Proceedings of the Royal Irish Academy (1840–44), como un nombre local para un talla presente en un gablete del muro de una iglesia en Rochestown (Condado de Tipperary, Irlanda). El nombre también fue registrado en 1840 por John O’Donovan, un oficial de la Ordnance Survey de Irlanda, en alusión a una figura de una iglesia de Kiltinane (Condado de Tipperary). Hay controversia sobre el origen y significado de este nombre, pues no es directamente traducible al irlandés. También se ha dicho que la expresión sheela na gig es un término para una bruja o mujer vieja. El nombre más antiguo registrado para una de las figuras es «El Ídolo», en relación con la figura de Binstead en la Isla de Wight. Este nombre fue mencionado en 1781 por R. Worsley en The History of the Isle of Wight, y de nuevo en 1795 por J. Albin en A New, Correct and Much-improved History of the Isle of Wight. El nombre de «El Ídolo» también fue aplicado a una figura hoy perdida de Lusk (Irlanda), y registrado como en uso sobre 1783.

Gran parte de la controversia en torno a las figuras se debe a determinar exactamente qué se supone que representan. Las teorías al respecto, ninguna de las cuales abarca todas las figuras. La diosa en cuestión suele ser identificada como celta, concretamente una vieja bruja Cailleach de la mitología irlandesa y escocesa. Esta teoría fue originalmente propuesta por Margaret Murray y Anne Ross, quien, en su ensayo titulado The Divine Hag of the Pagan Celts, escribió: «me gustaría sugerir que en su forma iconográfica primitiva retratan de hecho a la diosa territorial o de la guerra en su aspecto de vieja bruja». Más recientemente, la teoría de la diosa ha sido expuesta en el libro The Sacred Whore: Sheela Goddess of the Celts, por Maureen Concannon, quien relaciona las figuras con la «Diosa Madre».

The Encyclopedia of Religion establece paralelos entre la Sheela na gig y el antiguo mito irlandés de la diosa que concedía el reinado. Aparecería como una vieja bruja lujuriosa, y la mayoría de los hombres la rechazaría, excepto uno, que aceptaría. Cuando se acostase con ella, ésta se transformaría en una hermosa doncella que le otorgaría la corona y bendeciría su reinado. En The Witch on the Wall, Andersen dedica un capítulo titulado «Pagana o medieval» a esta teoría. Y aunque sugiere posibles influencias paganas en las sheelas irlandesas, las ubica firmemente en un contexto medieval. Freitag explora los posibles orígenes paganos celtas, pero de nuevo encuentra poco que sugiera un vínculo, «…en particular la noción de la vieja bruja divina siendo un retrato de Ur-Sheela debe ser firmemente rechazada como caprichosa conjetura».

A pesar del rechazo académico de un origen pagano, esta teoría sigue siendo ampliamente aceptada en otros ámbitos y es firmemente defendida por sus partidarios. En apoyo de esta teoría se puede citar el descubrimiento de una Sheela na Gig en un santuario rupestre del siglo I en el Concelho de Coirós (Galicia).

Tal como hemos indicado, los símbolos de Sheela na gig en iglesias antiguas, particularmente habitual en Irlanda, representan a mujeres desnudas con piernas abiertas. Asimismo, dentro los altares de iglesias han sido encontrados símbolos fálicos de piedra. Son un simbolismo de la diosa Isis y las iglesias fueron construidas en realidad como un útero simbólico. Las decoraciones de telaraña y laberinto de las catedrales e iglesias góticas se refieren a la energía de la diosa femenina, la fuerza instintiva y creativa, que teje el destino del mundo. Esto es también el simbolismo de las leyendas de la Mujer Araña de las tradiciones nativas americanas y los nombres de lugares sagrados como Spider Rock, en Arizona.

Un libro de Fred Gettings, titulado El Zodíaco Secreto, presenta el mosaico del zodíaco en el piso de mármol de la iglesia gótica de San Miniato, en Florencia, Italia, que data de 1207. Gettings sugiere que la iglesia fue construida para alinearse con una conjunción infrecuente de Mercurio, Venus y Saturno en el signo de Tauro al final de mayo de 1207. La astrología, que puede ser rastreada hasta el origen de la Historia conocida, era un arte muy importante para los templarios y era enseñado en la escuela de Chartres. Cuando los cristianos van a la iglesia no tienen ninguna idea de que están entrando en un santuario de origen pagano.

(Fuente: http://oldcivilizations.wordpress.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario