miércoles, 24 de diciembre de 2014

EL ORIGEN OCULTO DE LA NAVIDAD



El mes de diciembre concluye con la apoteosis capitalista asociada a la celebración de la Navidad. Millones de personas conjeturan de que Jesús nació el 25 de diciembre, y que esta fecha merece ser celebrada erigiendo un árbol e intercambiando regalos. La mayoría de la población acepta, de un modo absolutamente acrítico, la naturaleza cristiana de estas festividades. Sin embargo, sus raíces distan mucho de hallarse en el mundo judeocristiano, encontrándose en el paganismo, la mitología celta, la astrología e incluso el ocultismo.

Las celebraciones del solsticio de invierno se refiere a la adoración al sol

El sol ha estado alejándose desde el hemisferio norte hasta el solsticio de invierno, que marca el día más corto del año. Durante los tres días que median entre el 21 y el 25 de diciembre no se añaden minutos a la salida del sol. En el 25 de diciembre, la salida del Sol se incrementa en un minuto y los días comenzarán a ser más largo hasta el solsticio de verano. Así, la celebración de culto al predominante Sol para el solsticio de invierno se produce el 25 de diciembre.

El calendario oculto está conformado por cuatro periodos de 13 semanas relacionadas con el solsticio y equinoccio del sol

El período del solsticio de invierno se extiende durante 13 semanas, salpicadas de antiguas celebraciones rituales que luego el cristianismo adoptará:

El 21 de diciembre: Yule

21-22 De diciembre: Solsticio de Invierno/Yule. Uno de las noches de sacrificio humano de los rituales paganos heredados por los Illuminati

El 25 de diciembre: Navidad del Sacro Imperio Romano

1 Y 2 de febrero: Candelaria e Imbolg, también conocido como el "Día de la Marmota".

El 14 de febrero: Día de San Valentín

A su vez, los símbolos populares de la Navidad también tienen raíces paganas:

El Árbol de Navidad representa al árbol sagrado del Dios del invierno. Los druidas creían que el espíritu de sus dioses residía en los árboles. Los paganos más antiguos sabían que el árbol (símbolo fálico) representa a Nimrod reencarnado en Tammuz.

La estrella es el símbolo sagrado de Nimrod y nada tiene que ver con el cristianismo. De hecho, la estrella de seis puntas o sello de David es un símbolo judío, mientras que el pentagrama o estrella de cinco puntas es un poderoso símbolo satánico. Apuntando hacia abajo -hacia el mundo inferior, el "inferus" o infierno- compone una figura en la que la imaginación popular ha querido ver la cabeza de una cabra, el animal demoníaco por excelencia, o, si se prefiere, el rostro de Baphomet.

Las velas representan el fuego de los recién nacido dioses solares. Los paganos de todo el mundo usan velas en sus rituales y ceremonias. Ciertos colores también se piensa que representan poderes específicos. El uso de velas suele ser una muy buena indicación de que el oficio religioso es pagano, no importa que apariencias exteriores podría tener.

El muérdago es la planta sagrada de los druidas, que simboliza las bendiciones de la fertilidad; por lo tanto, besarse bajo el muérdago es el primer paso en el ciclo reproductivo.

Las coronas de flores se asocian también a la fertilidad y al "círculo de la vida".

Santa Claus, ajeno por completo a la tradición del nacimiento de Jesús tal como se relata en los Evangelios, es una figura inquietante. Expertos en satanismo afirman que "Santa" es un anagrama de "Satán". Tal vez sea rizar el rizo demasiado, pero su incorporación a las tradiciones navideñas es una clarísima incrustación pagana.

Los renos son animales que representan al "Dios con Cuernos" o el "Dios Ciervo" del culto a los espíritus elementales.

El número tradicional de renos de Santa en su equipo es de ocho 8; en la gematría satánica, ocho es el número de "nuevos comienzos", o el ciclo de la reencarnación.

El 25 de diciembre es conocido como el "nacimiento" del sol. Esta fecha es el cumpleaños de Tammuz, el hijo, la reencarnación del Dios Sol. Tradicionalmente, el 21 de diciembre se conocía como "Yule", celebración del solsticio de invierno. Ese día el eje de la tierra se inclina lejos del sol en el hemisferio norte, y el Sol llega a su mayor distancia desde el plano ecuatorial. Como en el festival del sol, la parte más importante de cualquier celebración de Yule es la luz: las velas, las antorchas, las fogatas, etc.

La Iglesia Católica trasladó la celebración al 25 de diciembre, haciéndolo coincidir con la "Saturnalia" romana, un tiempo de embriaguez y libertinaje. Esta fiesta de una semana de duración se celebra en honor del dios Saturno y involucra sacrificios, privilegios especiales, regalos para los esclavos y un gran banquete. Aunque esta fiesta fue parcialmentre acerca de dar regalos, fue mas importante rendir honores al Dios de la agrícultura.

También el judaísmo celebraba al sol en la festividad de la Janucá, en la que se encendían las velas de las menorás.


Todavía en el siglo IV un Padre de la Iglesia como San Agustín exhortaba a no adorar al sol, sino a Jesús en estas fechas. Fechas en las que nada permite suponer aquél nació, como recientemente reconocía Juan Pablo II.

(Fuente: http://illuminatifactory.blogspot.com.es/)

1 comentario:

  1. Interesante. Si desean saber mas sobre el origen de la Navidad pueden visitar el blog:
    http://kristosluz.blogspot.com
    Saludos.

    ResponderEliminar