miércoles, 19 de noviembre de 2014

LAS 15 PELÍCULAS QUE TODO CONSPIRANOICO DEBERÍA VER



El cine no solo ha servido para la difusión de la ideología dominante. Un puñado de películas, producidas dentro del sistema de estudios, ha ido más allá del mero entretenimiento apuntando a que la realidad que se nos presenta como única obedece en realidad al interesado diseño que beneficia a "alguien" o "algo" que se oculta detrás de las apariencias. Este es el listado de las más representativas de esta "filosofía de la sospecha", algunas de las cuales además pueden ser visionadas directamente en el blog. Y un aviso: no son películas para ver comiendo palomitas.


"Están vivos" (John Carpenter, 1988)

"Ellos viven, (y nosotros estamos dormidos)" sería la traducción más adecuada del título. ¿El argumento? John Nada, un trabajador en paro, encuentra por casualidad una caja repleta de gafas de sol que permiten ver la realidad tal cual es: mensajes subliminales llamando a la obediencia, a la resignación y al consumo, alienígenas reptiloides infiltrados en todas las esferas de poder y un lema oculto en los billetes: "Este es tu Dios". La película conspiranoica por antonomasia. Película posteada en el blog.

"La cortina de humo" (Barry Levinson. 1997)

La sobreinformación como modo de anular el sentido crítico de los ciudadanos, la fabricación de la actualidad mediática al ritmo de los intereses del Poder y la profecía de que un presidente de los E.E.U.U. camuflaría un escándalo sexual con una becaria creando de la nada un conflicto bélico. ¿Suena a algo conocido? Inequívocamente, la realidad imita a Hollywood. Película posteada y comentada en el blog.

"Matrix" (Larry y Andy Wachowsky, 1999)

Reformulación hiper-sofisticada del mito platónico de la caverna, con la humanidad esclavizada por las máquinas sobreviviendo en un entorno que no es sino una gigantesca simulación de realidad virtual y un posible Mesías cuya función al final es solo la de perpetuar el sistema, amenazado por un virus autoreplicante -el agente Smith- al que deberá derrotar. Un envoltorio excesivo y ruidoso, prolongado luego en dos secuelas progresivamente decepcionantes, para un mensaje de estéril resignación. Película analizada en el blog.

"Capricornio Uno" (Peter Hyams, 1978)

Ante la imposibilidad de materializar el primer aterrizaje humano en Marte, la NASA opta por simular el acontecimiento en un estudio de televisión. Los astronautas que integraban la misión cooperan hasta el momento en que, como parte del engaño, se hace creer al público que han muerto en un accidente durante el regreso. De pronto, que estén vivos se convierte en un obstáculo para la credibilidad de la historia oficial.

Brillante "thriller" de aroma añejo que funciona como comentario de uno de los temas recurrentes de la conspiranoia: la posibilidad de que el hombre nunca pisara la luna y el hecho fuera filmado y fotografiado en un plató cinematográfico.



"Dark City" (Alex Proyas, 1998)

Claro antecedente de "Matrix", presenta la aparente realidad como el juguete de los Ocultos, seres capaces de alterar no solo el presente, sino también los recuerdos de los habitantes de una ciudad de la que parece imposible salir, y en la que nadie, salvo el protagonista, acusado de unos crímenes que no recuerda, se da cuenta de la contínua deconstrucción-reconstrucción que ocurre mientras todo el mundo duerme. Una pequeña joya ignorada de la ciencia ficción más desasosegante.

"JFK" (Oliver Stone, 1991)

La expresión "teoría de la conspiración" nació para calificar a quienes señalaron en su momento los agujeros de la versión oficial sobre el magnicidio de Kennedy. Oliver Stone reconstruye con pulso y amenidad la investigación del fiscal Jim Garrison en un largometraje que pese a superar las tres horas de duración no llega a cansar en ningún momento. Un film sobresaliente y un poderoso alegato contra las cloacas del poder político.

"Pi" (Darren Aronofsky)

Única "opera prima" de esta lista, el film, de escaso presupuesto pero desbordante imaginación, juega con la idea de que hay conocimientos que no se dan a nivel humano, sazonando su tesis con guiños a la reconstrucción del Tercer Templo y con una trama entre cabalística y pitagórica que podría conducir a su protagonista, Max Klein, a encontrar el nombre secreto de Dios encriptado matemáticamente en una cifra que a su vez, permitiría predecir las fluctuaciones de la Bolsa. Película analizada en el blog.



"Network, un mundo implacable" (Sidney Lumet, 1976)

Otro film "profético", que en fecha tan temprana como mediados de los 70 supo predecir el arrollador poder de la televisión para manipular la realidad, denunciando la dictadura del "share" de audiencia y la búsqueda del éxito a costa de la verdad, la profesionalidad o la mera decencia. El progresivo desmoronamiento moral y deterioro mental de un veterano presentador es servido como espectáculo a un público ansioso de novedades.



"Los tres dias del cóndor" (Sidney Pollack, 1975)

Un analista de la CIA que trabaja buscando mensajes cifrados en novelas de reciente publicación encuentra que todos sus compañeros han sido súbitamente asesinados, y que, si no consigue averiguar la razón, él será el siguiente. No sabe de quién se puede fiar, ni si es su propio gobierno el que le persigue. Una pesadilla kafkiana y una desoladora reflexión acerca de quién nos gobierna realmente, que luego continuaron "El informe pelícano", "Enemigo público" y otras

"El mensajero del miedo" (John Frankenheimer, 1962)

Uno de los filmes más inquetantes respecto a la idea de que quienes detentan puestos del máximo poder pueden ser en realidad marionetas de intereses ocultos. En la película, el candidato a la presidencia de los E.E.U.U., un prestigioso héroe de guerra, ha sido, en realidad, programado por los comunistas por medio de un lavado de cerebro que, paradójicamente, funciona como la manipulación MK-Ultra de la CIA. El "remake" de 2004 no le llega a la suela de los zapatos al original.

"La conversación" (Francis Ford Coppola, 1972)

Una obra aparentemente menor en la abrumadoramente sobresaliente filmografía de Coppola, que justamente ese año rodaba su primer "Padrino", pero que presenta con sobriedad y contención la pérdida de intimidad y, en consecuencia, de humanidad, en que nos ha situado el espionaje generalizado a los ciudadanos. Antes de que Assange y Snowden lo confirmaran, este film ya planteó la terrible sospecha de que la privacidad es una reliquia del pasado.

"Eyes wide shut" (Stanley Kubrick, 1999)

Obra póstuma del director "conspiranoico" por excelencia, el film presenta a una pareja en crisis que se asoma a una realidad que les desborda: la de los rituales esotéricos de la Élite, una aparente mascarada que oculta algo más. Como dice un amigo (por cierto, Pollack, director de la comentada "Los tres días del Cóndor") al protagonista: "Si te dijera quiénes son esta gente, no dormirías". El análisis de todas las claves del film llenaría páginas y páginas (web).

"Ciudadano Bob Roberts" (Tim Robbins, 1992)

Originalísimo falso documental que recrea la campaña electoral al senado de un nuevo rico del sur, más fascista que republicano, populista cantante folk y peón de intereses económicos inconfesables que no duda en fingir ser víctima de un atentado para ganarse al electorado (¿les suena?). De la sátira de lo que tiene la política "made in USA" de gran espectáculo circense vamos pasando al desvelamiento de la falsedad de un sueño americano que se presenta como pura apariencia.

"Siete días de mayo" (John Frankenheimer, 1964)

Segundo largometraje de Frankenheimer en esta lista, presenta a un presidente de los EE.UU. al que su vocación de poner fin a la Guerra Fría enfrenta a una facción del ejército que no duda en planificar un golpe de estado. Pese a la ingenuidad de su desarrollo, articula la sospecha propia de la era post-Kennedy de que quien dirige los hilos de la política USA no es quien la ciudadanía elige, sino el lobby militarista.

Kafka, la verdad oculta (Steven Soderbergh, 1991)

Finalmente,  una marcianada (en el mejor sentido) que convierte a Franz Kafka en protagonista de un juego metaliterario con elementos tomados tanto de "El castillo" como de "El proceso" y que desvela la naturaleza totalitaria e inhumana del Poder. Una imaginativa recreación del espíritu del escritor checo y una notabilísima interpretación del gran Jeremy Irons.



Y no, no me ha parecido digna de aparecer en la lista esa caricatura titulada "Conspiración", de Richard Donner. Quien la haya visto podrá deducir las razones de mi rechazo.

(posesodegerasa)

19 comentarios:

  1. Las 15 películas que todo INVESTIGADOR DE CONSPIRACIONES debería ver.

    ResponderEliminar

  2. Utilizo el término "conspiranoico" desde la absoluta identificación con él, no desde el uso peyorativo que le dan quienes prefieren las mentiras oficiales. Este blog se tiene por conspiranoico, y a mucha honra. Aunque reconozco que el título que propones también le cuadraría a la entrada, y evitaría suspicacias.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. Es que si nos fijamos en el significado de las dos palabras combinadas "conspiración" y "paranoico", eso crea cierta idea en el subconsciente de quien la eschuca sin saber de qué va el tema, como justamente la élite quiere. Por eso yo nunca uso esa palabreja. Y a lo oficial le llamo "Oficialnoico".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, porque a mí lo que me da grima es eso de "Teórico de la conspiración" que empezó a usarse cuando Garrison & cía empezaron a destapar los agujeros del informe Warren a propósito del magnicidio de JFK. La primera vez que me encontré el término "conspiranoico" fue en 1989 al leer "El péndulo de Foucault", de Umberto Eco, con lo que la palabra se asoció en mi memoria a una amena lectura.

      Y lo de "oficialnoico" es todo un hallazgo.

      Eliminar
  4. Por cierto, gracias por tu trabajo en este blog, es muy útil, y comparto casi todo lo que publicas en mi "Facebook"...: https://www.facebook.com/nando.mundomatrix

    ResponderEliminar
  5. "Soylent Green" (titulada aquí inexplicablemente "Cuando el Destino nos Alcance) me parece una película excelente, casi una obra maestra. Y se merece estar en esa lista, en un puesto de honor.
    También entraría en la lista "Star Trek IX Insurrección", pues su argumento trata de una conspiración en toda regla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu reconocimiento.

      "Soylent Green" es ciertamente una de las distopías más inquietantes del cine de la gloriosa década de los 70. Si emprendo una segunda entrega de esta lista la incluiré sin duda junto a títulos como "El dilema", "Food Inc.", "El jardinero fiel" o "The Master".

      En cuanto a "Star Trek Insurrección", reconozco no haberla visto, por lo que no puedo opinar.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gran película, aunque incurre demasiado en la ficción "distópica" para ser considerada "conspiranoica". Siempre me pareció una revisión optimista de "1984", de Orwell.

      Eliminar
  7. Puedes añadir también "La Belle Verte"... más que conspiranoica es una flipada de pelicula, unica en su género... la recomiendo enormemente. Tambien tiene su mensaje "America 3000".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "America 3000" no la conozco. "La Belle Verte" es ciertamente simpatiquísima, quizá un tanto simple, pero las desmesuradas críticas y la censura de que fue objeto en su día apuntan a que "tocó" algo que algunos preferirían que no se tocara.

      Eliminar
  8. Curioso que ninguna película de tu lista sea del siglo XXI. ¿Será que ahora no se atreven a hacer según que películas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! No he sido consciente de ese detalle hasta leer tu comentario. Es más, las únicas referencias que hago a películas del siglo XXI son descalificativas: desde las partes 2 y 3 de MATRIX hasta el "remake" de EL MENSAJERO DEL MIEDO. Creo que tienes razón al sugerir que el cine ha perdido su capacidad para cuestionar la realidad.

      Eliminar
  9. Añade Avatar, pero con seres humanos. Manejados como robots a distancia. Temblad.

    Os recomiendo buscar en internet "Targeted Individuals". Ver vídeo de Magnus Olsson en Russia Today.

    ResponderEliminar
  10. Buena lista, pero yo añadiría dos más: "Saló o los 120 días de Sodoma" y "El Ángel Exterminador."
    En la primera, Pasolini nos habla de la sumisión al poder y de las conspiraciones de la clase dominante en todas sus formas.
    En la segunda, Buñuel habla explícitamente de los masones y los jesuitas. Y, teniendo en cuenta que era buen amigo de Dalí (que solía organizar fiestas para los Rothschild), estoy convencido de que sabía algunas cosas...
    Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena sugerencia. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. Buena sugerencia. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  11. Ustedes creen realmente que hay una conspiración? Qué hay cosas ocultas? Miren, si en serio se meten a investigar estas cosas les quiero decir algo: no hay una conspiracion significativa. Cuenten, si pueden, los astros visibles y den una razon para creer que la tierra es mas importante que todos ellos. No la hay. Las personas crean un mundo para darle sentido a una realidad que se rige por el azar y la probabilidad. Existimos por que habia una posibilidad de existir. Toda idea, todo plan, toda operacion encubierta, toda conspiracion carece de importancia, no podrán hacer más nada de lo que puede hacer un tipo cualquiera. si dominan el mundo, que vivan esa ilusion. De los millones de cuerpos estelares que hay, este es una miserable roca que gira en una estrella comun. en esa roca hay millones de seres vivos, pero uno, ni cerca de ser el superior, hay mas cucarachas que humanos, estan desde antes que nosotros y les apuesto lo que sea a que seguiran despues de nosotros por ende estan mejor adaptadas, son superiores, se cree el mas importante cuando no lo es. No hay conspiracion que valga, no hay conspiracion que merezca importancia. el fin de la vida es mejorar esa cosa que llamamos ADN. Reproducirse, nada mas. mientras se haga eso, que se venga la III, IV guerra si quieren.
    Pero por favor, no metan la basura que ustedes creen en la mente de los ignorantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vd. cree realmente que no hay una conspiración? ¿Qué no hay cosas ocultas?

      Diga si quiere que le son indiferentes, pero entonces no se a qué viene su necesidad de pronunciarse. Dotado, supongo -como la mayoría- de una inteligencia inquisitiva, póngala si quiere en modo OFF y entréguese a la contemplación. Tal vez sea la actitud más sabia. Pero no suelte simplezas como "existimos porque había una posibilidad de existir", porque su misma frase implica que había también posibilidades de no existir, y en nada explica por qué se ha materializado una y no otras.

      A algunos nos parece que determinar las causas de lo que ocurre no es indiferente, como al Demócrito que afirmaba "Preferiría entender una sola causa que ser rey de Persia".

      También a algunos nos parece que dejar vivir su ilusión de dominación a personajes como Hitler, Stalin o Pol Pot no es éticamente defendible (ni conveniente para la salud de millones de semejantes) ¿Por qué razón le reconoce a dictadores y genocidas el derecho a vivir su "ilusión" y no a los buscadores de la verdad el de seguir su impulso (por muy "basuril" que lo considere? ¿No cree que lo que hace Vd. es defender la comodidad del borrego? ¿La ignorancia estéril y autosatisfecha?

      Finalmente, su apuesta sobre que las cucarachas nos sobrevivirán, ¿cómo propone comprobarla?

      Es fácil hacer brindis al sol como los suyos. Y llamadas a la resignación, el borreguismo y la pasividad. Afortunadamente, el espíritu de la especie humana es tal que siempre habrá un Galileo por cada Horacio Grassi. ¿Sabe de quiénes le hablo?

      Y si va a responderme -lo que demostraría su incoherencia, ya que le distraería de su meta de ser un mero eslabón de la cadena del ADN y manifiestaría la importancia que, con todo, se da a sí mismo- hágame Vd. el favor de no insultar a los lectores del blog. Ignorante sin cura es el que no quiere saber, no el que se abre a nuevas posibilidades.

      Que se reproduzca Vd. bien. Saludos a las cucarachas.

      Eliminar