viernes, 14 de noviembre de 2014

EL SUPUESTO "RENOVADOR" DEL P.S.O.E. ES UN PEÓN DEL FMI Y DEL BANCO MUNDIAL


El falso futuro haciendo manitas con ... ¿el pasado? Más bien con el pesado.

Pedro Sánchez fue nombrado Secretario General del PSOE el pasado mes de Julio, con la intención de relanzar al Partido Socialista tras los malos resultados en las elecciones europeas. Con la intención de ilusionar a votantes desencantados, se intentó atraerlos bajo la premisa de poner como líder a un joven militante desconocido. Sin embargo, todo el mundo tiene una biografía, y la de este sujeto más que una trayectoria de izquierda, es una meramente siniestra: en los años 90 trabajó para el FMI y el BM en el desmembramiento de Yugoslavia.

Si repasamos los antecedentes políticos de Pedro Sánchez vemos que su ascenso fulgurante no ha sido provocado por casualidad, sino mas bien porque su partido ha recompensado a un tecnócrata que ha tenido responsabilidades políticas en Bosnia, donde la medicina económica neoliberal aplicada por la OTAN ayudó a destruir Yugoslavia, provocando una fractura económica y política en el país.

Carlos Westendorp, demócrata,
"de toda la vida", desde 1975.

Con 26 años trabajó en el Parlamento Europeo con la socialista Bárbara Duhrkrop y más tarde fue jefe de gabinete del Alto Representante de las Naciones Unidas en Bosnia, Carlos Westendorp, antiguo funcionario del régimen de Franco (cónsul adjunto en Sao Paulo en 1966 y diversos cargos en los Ministerios de Industria y Asuntos Exteriores hasta 1975)que, tras la muerte del dictador, ocupó diversos cargos para el gobierno socialista, siendo nombrado en 1995 Ministro de Asuntos Exteriores (posteriormente fue Alto Representante en Bosnia, embajador en EEUU y en la actualidad trabaja como asesor de Felipe González y en un Grupo de Reflexión del Parlamento Europeo).

Sin lugar a dudas el paso de Pedro Sánchez por Bosnia, le permitió abrirse muchas puertas, ya que como indica en su biografía en la web del PSOE, trabajó como consultor asesorando a empresas extranjeras, aplicando sin lugar a dudas un nuevo socialismo muy diferente al que intenta vender al electorado.

Para llegar a entender que podría realizar Pedro Sánchez si llegase al gobierno de nuestro país, habría que analizar su labor durante su estancia en el país balcánico, una vez finalizada la guerra en Yugoslavia. Para ello será de especial valor las reflexiones realizadas por Michel Chossudovsky; este famoso analistas internacional comenta en su libro “La Globalización de la Pobreza”, un análisis contra la globalización y el Nuevo Orden Mundial surgidas a partir del cambio de los ochenta, realizadas por el FMI y el BM al tercer mundo y a Europa del Este desde 1989, provocando que el nuevo orden financiero aumentase la pobreza, la destrucción del medio ambiente, apartheid social, etc ...

¿Votamos a los guaperas o ejercemos
de alfabetizados? That´s the question
Uno de los capítulos lo dedica a Bosnia bajo el título “El desmantelamiento de la antigua Yugoslavia.: La recolonización de Bosnia–Herzegovina”. Mientras EEUU y la OTAN imponía la paz en Bosnia, la prensa y los políticos occidentales afirmaban que se había logrado parar las masacres étnicas y las violaciones a los derechos humanos, bajo la firma de los Acuerdos de Dayton en 1995, logrando la desintegración de Yugoslavia, con el despliegue un programa de “reconstrucción” que despojaba al país de su soberanía, instalando una administración colonial bajo el mando del Alto Representante Carl Bildt, posteriormente sustituido por Carlos Westendorp y una constitución que dejaba las riendas de la política económica a las instituciones de Bretton Woods y al Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo.

El poder político real en el país quedó en manos de acreedores internacionales que redactaron una constitución en su propio beneficio, sin consultar a la ciudadanía bosnia e imponer el dictado del libre mercado. Afectando a su soberanía nacional, debido a que el gobierno neocolonial impuesto por los Acuerdos de Dayton y apoyado por las armas de la OTAN, se aseguraron de que el futuro del país se determinase en Washington, Bonn y Bruselas y no en Sarajevo.

Las medidas de austeridad sentaron las bases para la recolonización de los Balcanes, la deuda exterior fue dividida y asignada a las repúblicas sucesoras, que quedaron estranguladas con los convenios independientes de reestructuración de deuda y programas de ajuste estructural.

La llegada de Westendorp a Bosnia fue en 1997, dos años antes de los bombardeos de Belgrado de 1999, durante dicha ofensiva occidental, el Banco Mundial y la Comisión Europea se encargaron de coordinar la asistencia económica y financiera de los donantes en los Balcanes, enviando a Kósovo abogados y consultores que permitiesen crear un ambiente propicio para el capital extranjero.

Pues espabilado sí que es ... para lo
que le conviene. Sabe más trucos que
un cargamento de monos. 
Desde entonces, Pedro Sánchez ha sido aupado en el PSOE hasta llegar al más alto cargo. En el año 2000, fue delegado del congreso en el que Rodríguez Zapatero fue aupado como Secretario General. Posteriormente se presentó en el puesto en las listas electorales de su partido en las elecciones municipales de 2003 en Madrid, años durante los cuales, como es sabido, fue miembro de la Asamblea General de Caja Madrid. Siguió ascendiendo y respectivamente fue elegido diputado en las elecciones generales de 2008 y 2011, aunque por su puesto en las respectivas listas electorales, no llegó a ser elegido para el parlamento; sucesivas renuncias de Pedro Solbes y Cristina Narbona, le permitieron ocupar sus vacantes.

Podemos establecer un claro paralelismo entre Bosnia y España. En el primer caso hubo una guerra declarada por parte de las potencias occidentales para dividir a los países balcánicos y poder aplicar duros ajustes a la población. Mientras en España, sufrimos una guerra contra los ciudadanos en que la clase trabajadora sufre los recortes en servicios sociales, sanidad y educación frente a una élite política y económica sumida por la corrupción.

No parece, por lo tanto, que el actual Secretario General del PSOE, sea capaz de revertir esa tendencia, sino mas bien de repetir los dictados económicos que se llevaron a cabo durante su estancia en Bosnia, continuarlos y profundizarlos en nuestro país.

Además, no parece inocente que justo cuando intereses financieros ajenos buscan la secesión de una comunidad rica en recursos como Cataluña (víctima, eso sí, del despilfarro, la corrupción y el irredentismo victimista) sea aupado a un partido con voluntad de gobernar alguien que se graduó en la antigua Yugoslavia en la trapacera función de desmembrar naciones.

(Fuente: http://iniciativadebate.org/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario