martes, 18 de noviembre de 2014

CAMPAÑAS DE OSCURAS INTENCIONES



Las campañas de ayuda al Tercer Mundo, ¿obedecen a un fin altruísta o responden a un negocio de la filantropía orquestado por cuatro espabilados? El siguiente artículo, escrito por Pedro Pozas Terrados, evidencia que -al menos, en ocasiones- no existe una voluntad real de dar solución a los problemas sanitarios asociados a la pobreza, sino un sospechoso afán por recaudar fondos bajo el paraguas de una solidaridad que, la mayor parte de las veces, juega con la baza de la culpabilidad inculcada.

Hace menos de un año, UNICEF lanzó una campaña anunciando que tres millones y medio de niños morían de infecciones en el mundo por no poder lavarse las manos.

Sanjay Wijesekera
Más recientemente, Sanjay Wijesekera Director, de los programas mundiales de agua, saneamiento e higiene de UNICEF, declaraba que:

“El lavado de manos con jabón es una de las ‘vacunas’ más baratas y eficaces contra las enfermedades virales, desde la gripe estacional al resfriado común. Nuestros equipos sobre el terreno en Sierra Leona, Liberia y Guinea están destacando la importancia del lavado de manos como de una serie de medidas que son necesarias para detener la propagación del ébola. No es una panacea, Pero es un medio adicional de defensa que resulta barato y es fácil de conseguir”

En estas campañas se pide dinero al ciudadano para que colabore y así poder llevar equipos para potabilizar agua y de esta forma combatir las enfermedades.

Pues bien, yo me puse en contacto con la Presidenta de UNICEF en España y le propuse que porqué no se plantean en utilizar simplemente agua de mar para lavarse las manos que recogida en camiones cisternas pudieran llevarse a los campos de refugiados.

Un coste mínimo y muy fácil de poner en práctica.

El agua de mar es de por si desinfectante.

La contestación recibida es que ellos siguen las directrices de la Organización Mundial de la Salud, que era buena idea pero que no se podía poner en práctica.

De nuevo la contesté que millones de personas que se bañan en los mares de la Tierra en verano no tienen que pedir permiso de la OMS para hacerlo.

¿Porqué se debería pedir permiso para usar el agua de mar para lavarse las manos sin con ellos se salvaba millones de vidas?

No he recibido contestación.

Cruz Roja, Cooperación Internacional y Cruz Roja Internacional, también callan. Sólo les interesa el dinero que puedan recibir de la gente buena, pero no les interesa soluciones factibles, baratas y muy fáciles de aplicar.

Que el lector saque sus propias conclusiones.

Ante esta situación me pregunto ... ¿Qué es lo que interesa a las grandes organizaciones que dicen luchar contra el hambre y la desnutrición? ¿Dinero o soluciones?

Llevo años escribiendo artículos, hablando con Instituciones, con Asociaciones … que el agua de mar evita la desnutrición y es preventiva de numerosas enfermedades si se toma tres vasos diarios recogida directamente de la playa, en zonas limpias y transparentes.

Pero parece que las soluciones sencillas, casi gratuitas y que no tienen ningún beneficios económico; es mejor olvidarlas, enterrarlas y tachar de loco a quien las propone.

René Quinton
Pero la única locura es no aprovechar estas ideas que vienen de Rene Quinton, un sabio francés que abrió decenas de dispensarios en París donde curaba con agua de mar a los niños desnutridos y que en 1912 detuvo el cólera en Egipto.

Es mejor olvidar que con algo tan sencillo y que es abundante y gratuito se pueden curar enfermedades y alentar por contrario, que los fármacos y sus altos costes es la mejor solución para combatir las enfermedades.

Puedo entender este rechazo ante las Instituciones Oficiales de Salud que cabalgan muchas veces sumidas en paradigmas obsoletos y que sólo reaccionan cuando la OMS estornuda, pero no lo puedo entender en Organizaciones No Gubernamentales que están trabajando en campos de refugiados y que se encuentren igualmente sometidas a la ceguera de la OMS, que mantiene contactos con la industria farmacéutica.

Por otro lado, estos mismos organismos internacionales y los propios responsables de los Estados civilizados se echan las manos a la cabeza por uno o dos contagios de Ebola, alarmando a la sociedad, mientras que 825 millones de personas se encuentran desnutridas en el mundo y 25.000 personas mueren de hambre al día.

¿Nadie se echa las manos a la cabeza por este horrible asesinato de miles de personas?

Si, asesinato, porque en la actualidad hay recursos suficientes para que nadie tuviera que morir de esa forma terrible y sin embargo al permitirse la especulación alimentaría, por culpa de los mercados y gobiernos que no gestionan los recursos naturales con eficacia, permitiendo que multinacionales arrasen los recursos, es un asesinato, un genocidio masivo que el mundo occidental consiente y alienta.

¡Hasta donde puede llegar la arrogancia y la falsedad, cuando gobiernos apoyados a veces por ONGs, para declarar Parque Nacional en países de África, Indonesia o Latinoamérica, expulsan por la fuerza a nativos de sus tierras ancestrales para abandonarlos en los límites del parque y después perseguirlos por cazadores furtivos si se les encuentra dentro del Parque cazando como lo han hecho toda la vida!

Tenemos que cambiar de ruta, de tomar todos juntos un cambio de dirección para conquistar un mundo de igualdad y bienestar que nos quieren usurpar.

Las elecciones están por venir, algunos políticos están perdiendo sus papeles, la corrupción y los privilegios acampan en las sociedades mundiales, no solo en España. Nuestra voz, nuestro voto, nuestro grito a la libertad debe de unirse por el bien de nuestros hijos y de las generaciones futuras.

Tú decides.

(Visto en El Robot Pescador)

No hay comentarios:

Publicar un comentario