domingo, 16 de noviembre de 2014

BIN LADEN, LA EJECUCIÓN DE UN CADÁVER NADA FRESCO



Es una de tantas historias prefabricadas por el poderoso aparato publicitario del Pentágono, como lo fue la falsa liberación de la soldado Lynch o el autoatentado del 11-S mediante un misil Patriot del que se nos dijo que era un vuelo comercial secuestrado ... al que ningún familiar esperaba en aeropuerto alguno. Por imaginación que no quede.

La presunta desaparición de Bin Laden a manos de un equipo SEAL fue una orquestada propaganda, cuyo propósito fue dar a Obama laureles de un héroe para auparle a un segundo mandato. La productora "Patrañas patrióticas, S.L." (nombre ficticio, pero que cuadra muy bien con los hechos) nos ofreció un relato heroico y ejemplarizante en que la tenacidad, el valor norteamericano y la justiciera caza al forajido se fundían en un "cómic" barato muy del gusto del espectador medio, poco exigente ... y bastante ignorante.

Aquí lo dice todo bien clarito.
Porque el caso es que Osama bin Laden murió en diciembre de 2001 de insuficiencia renal y otros problemas de salud (Ver la entrada LAS TRES MUERTES DE OSAMA BIN LADEN), después de haber negado en su último vídeo grabado tener responsabilidad alguna en los atentados contra el Pentágono y las Torres Gemelas, e instando a los estadounidenses que dirigieran su mirada hacia su propio gobierno. El propio FBI ha declarado que no hay pruebas de que Osama bin Laden fuera responsable del 11/09. El obituario de Bin Laden apareció en numerosa prensa extranjera y árabe, y también en Fox News. Nadie puede sobrevivir a la insuficiencia renal durante una década, y no había máquina de diálisis en la supuesta guarida en Abbottabad de Bin Laden, quien fue presuntamente asesinado una década después de su necrológica.

Así, el diario egipcio Al-Wafd, daba la noticia de la muerte de Bin Laden el Miércoles, 26 de diciembre de 2001 en los siguientes términos:

Un prominente funcionario del movimiento afgano Talibán anunció ayer la muerte de Osama bin Laden, el jefe de la organización al-Qa'da, afirmando que Bin Laden sufrió complicaciones pulmonares graves y murió de muerte natural y tranquila. El funcionario, que pidió permanecer en el anonimato, dijo a El Observador de Pakistán que él mismo había asistido al funeral de bin Laden y que confirmó su identidad antes del entierro en Tora Bora hace 10 días. Mencionó que al entierro asistieron combatientes de Al-Qa´da, así como los miembros de su familia y algunos amigos de los talibanes. (...) El funcionario afirmó que es difícil precisar el lugar de entierro de Bin Laden porque de acuerdo a la tradición wahabí nunca se deja ninguna marca junto a la tumba. Hizo hincapié en que es poco probable que las fuerzas estadounidenses puedan nunca descubrir cualquier rastro de bin Laden.

Fotografía del cadáver, tan fiable al menos como el Photoshop
difundido en 2011 y retirado en cuanto la gente se pispó.
Ningún tripulante del destructor desde el cual supuestamente se arrojó el cuerpo de Bin Laden al mar vio la ceremonia, algo bastante singular tratándose de un barco en que la tripulación estaba en estado de alerta a todas horas.

De forma harto sospechosa, la historia de la Casa Blanca de la supuesta muerte de Bin Laden cambió dos veces en las primeras 24 horas. La afirmación de que Obama y su gobierno observaban la acción transmitida en vivo fue abandonada rápidamente, a pesar de la publicación de una foto del régimen de Obama observando con atención una televisión que supuestamente estaba viendo la acción en vivo. No hay videos sobre ello. Hasta la fecha no hay evidencia alguna en favor de la afirmación del régimen de Obama.

Además, los testigos entrevistados por la televisión de Pakistán informaron que sólo un helicóptero aterrizó en Abbottabad, y que cuando los ocupantes del helicóptero abandonaron la supuesta casa de Bin Laden, el helicóptero explotó en el despegue y no hubo sobrevivientes. En otras palabras, no había ningún cadáver Bin Laden para entregar, nadie presenció un entierro y ningún héroe SEAL de los que presuntamente asesinó a un desarmado Bin Laden pudo volver. Por otra parte, la BBC entrevistó a los residentes en Abbottabad, incluidos los de al lado de la supuesta casa de Bin Laden, y todos dicen que sabían que la persona que vivía allí no era Bin Laden.

Lo de Abbottabad fue un fiasco de los gordos. Sin
supervivientes, nadie pudo llevarse el cadáver.
Del mismo modo que no hay testigo en la nave en donde Bin Laden supuestamente fue enterrado, la unidad SEAL, cuyos miembros fueron supuestamente enviados a por un cerebro terrorista para ser interrogado, murió misteriosamente en un accidente de helicóptero cuando, violando los procedimientos, fueron cargados en un viejo helicóptero de la década de 1960 sin protección y enviados a una zona de combate en Afganistán poco después de la supuesta incursión en la casa de Bin Laden.

Por un tiempo hubo noticias informando de que las familias de estos muertos no creían una palabra del gobierno. Por otra parte, las familias reportaron haber recibido mensajes de los SEAL que de repente se sintieron amenazados y no sabía por qué. Los SEALs habían estado preguntándose unos a otros: "¿Estuviste en la misión bin Laden?" Al parecer, no estuvo ninguno. Y para mantener esto en secreto, los SEALs fueron enviados a la muerte.

(Fuente: http://tonyfdez.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario