miércoles, 26 de noviembre de 2014

AEROSOLES EN NUESTROS CIELOS



El siguiente documento es uno de esos análisis de la Realidad cuya importancia escapará a todo el que vive en un universo informativo virtual (ya deba su hipnosis a la prensa, la televisión o a las interesadas consignas del Poder). Sin embargo, para cualquiera que mire al cielo y sepa qué es normal y qué es una anomalía -y la gente del campo nos lleva ventaja en ello por razones obvias- se trata de una llamada de atención sobre el monstruoso experimento global que se está realizando con toda la humanidad como conejillo de indias, y a rebufo de una voluntad de dirigir el clima que no puede sino resultar catastrófica. Esta vez no se trata de ficción: la Élite está jugando a ser Dios y las consecuencias vamos a pagarlas todos. Y los "chemtrails" son un hecho tan evidente como que el sol brilla cada vez menos sobre este castigado planeta.





Estas cuatro imágenes resumen de forma gráfica las operaciones de Modificación Climática (conocido como “Solar Radiation Management“) del espacio aéreo terrestre español desde hace años y en especial los últimos 52 meses.

España forma parte de los Organismos Internacionales clave que promueven esta campaña global de GeoIngeniería/Control Climático (OTAN, ONU, UE, Panel Internacional del Cambio Climático). Cedida nuestra soberanía sobre el espacio aéreo (por lo tanto atmosférico) no le queda a España otra elección que aceptar este tipo de iniciativas de tremendo impacto social, medioambiental y económico. Sin debate científico ni consulta ciudadana.

Estas operaciones son negadas desde el ámbito gubernamental, si bien en países con mayor conciencia social, con democracias más maduras (Alemania, Holanda y Bélgica), se ha iniciado una protesta pública (que los medios pretenden ahogar) y que empieza a llegar a “oídos políticos”. En U.K. han empezado las primeras regulaciones de estas prácticas (desde 2.009), primera manifestación o reconocimiento público oficial de esta práctica conocida como “GeoIngeniería”.



Reflexiones para los años por delante

Nubarrones en el horizonte. La Élite Globalista (ellos se consideran “élite”, el resto algo de culpa con nuestra insidia habremos tenido) ha puesto descaradamente las cartas sobre la mesa desde 9/11 de 2.001, cartas visibles para el que quiere mirar el “tapete”. Si consigues dejar de lado la “programación cognitiva” impuesta por el entorno y no tachar de “conspiranoica” esta reflexión, avanza, si no, plantéate los cimientos de tu visión del mundo. Ahí, poco puedo hacer.

El “Cambio Climático” es un fraude. ¿Existe el Cambio Climático? Sí. ¿Se debe a niveles de CO2 fuera de registro? No. La justificación científica en torno al CO2 como causa del “Cambio Climático” es el corazón de esta “religión fraudulenta”, “pseudociencia”, “ecolojética” del siglo XXI insertada en la mente del ciudadano medio a base de repetición en los canales de “programación cognitiva” (Hollywood, medios de “comunicación” controlados, “think-tanks” y fundaciones con intereses corporativos, políticos “gurús” con intereses de negocio, etc.) Una buena mezcla de autoculpamiento (por tu voraz consumo) y de miedo al desastre y escasez de recursos son los dos paradigmas base que insertarán en tu “sistema operativo”. No olvides, “SOSTENIBILIDAD” es el sello de los nuevos tiempos. El despliegue mediático no tiene precedentes, ya que es de escala global. Recuerda, estás en una “matriz de control” donde la realidad que percibes es aquella creada por otros. Afortunadamente, en un mundo creado desde la MENTE, nada nos hace distintos a unos de otros (a pesar de las limitaciones materiales: dinero, poder, bienes, etc.), solo las limitaciones que nos autoimponemos barren nuestras posibilidades.

Hegel es francamente apreciado entre la élite globalista. De hecho, es conocido que aquellos que la integran, por ejemplo en plena visita de Estado entre mandatarios, suelen hacer una emotiva visita a su sepulcro en el cementerio Dorotheenstädtischer de Berlín (donde le acompañan otras joyas de la intelectualidad alemana: H.Mann, J.G.Ficthe, A. Zweig, etc.)

Él, Hegel, llevó a plétora la necesidad de colocar al Estado (hoy mejor entendido como Estado-Corporación) en el punto más elevado de la Sociedad en una relación muy particular con el individuo/ciudadano quien jugaría, desde su visión, un papel de sumisión, adaptativo, dócil ante la tutela y dirección del Estado-Corporación. 

En particular propuso el enfoque “Tésis-Antítesis-Síntesis” como el apropiado para materializar esta visión. En dicho acercamiento, la “tésis” representa el escenario de partida, la “antítesis” el escenario de cambio (“estado original” modificado), y, por último, la “síntesis”, el escenario final que reconcilia los dos escenarios previos (tésis y antítesis).

Este enfoque filosófico ha sido y es hoy base de filosofías de Estado y de Gestión Empresarial, en definitiva, de gobernanza colectiva.

¿Un ejemplo gráfico? La Unión Europea:

Tésis (“Escenario de Partida”): una Europa unida, la UNIÓN EUROPEA. Recorrido histórico: “Tratado de Roma” (1.957, Tratado de Funcionamiento de la Unión), “Tratado de Maastrich” o “Tratado de la U.E.” (1.992) y “Tratado de Lisboa” o “Constitución Europea“.

Antítesis (“Escenario de Cambio”): “Crack de 2.008“. Crisis hipotecaria, financiera y de deuda soberana. Diagnóstico: necesidad de una mayor unidad, convergencia y armonización.

Síntesis (“reconciliación” de tésis/antítesis): Unión Fiscal y Bancaria. La “soberanía nacional” (ya ante mermada en la “tésis”) completamente diluída en el gobierno centralizado de la Unión Europea.

Este es el esquema básico, siempre matizable y enriquecible. Es frecuente que la síntesis, una vez madurada y consolidada, sea la tésis del siguiente ciclo (histórico, político, económico, social); y que los tres escenarios sean propiciados o promovidos por el mismo agente interesado (aquel que sustenta el control, para Hegel, el Estado; hoy Estado-Corporación).

¿Teoría del Caos?, ¿comportamiento cíclico?, ¿orden dentro del desorden?, ¿sistemas complejos? Quizás muchas veces infravaloremos el poder del intelecto humano. Y quizás la élite demande hoy más que nunca una muestra de atención y reconocimiento a su “brillante” despliegue intelectual. Pero eso sería caer en su misma “psicopatía”/”sociopatía”, que no esconden, y que parece estar enraizada ya en nuestra ADN psicológico como especie humana.

La aplicación del modelo “Tésis”, “Antítesis” y “Síntesis” en el ámbito de la Ecología vinculada al Cambio Climático, es el siguiente:

Tésis (“Escenario de Partida”): una ecología limpia, saludable, el Hombre en equilibrio con la Naturaleza (antes de 1.900)

Antítesis (“Escenario de Cambio”): Desequilibrio de los patrones climáticos naturales. Acción voraz, contaminadora del Hombre (culpa). Por acción-reacción el ecosistema se vuelve un entorno hostil para el Hombre (“doctrina del shock” centrado en el desastre, miedo a la escasez o incertidumbre entorno a la supervivencia en el futuro inmediato).

Síntesis (“reconciliación” de tésis/antítesis): Cultura de la “Sostenibilidad” como un elemento guía de una Gobernanza Global, con implicaciones en todas las áreas restantes (economía, política, educación, etc.)

Es fácil entender la “tésis”. Antes de 1.900, aproximadamente, los registros históricos de los últimos 2.000 años hablan de un correcto balance de las variables claves involucradas en los tres ecosistemas (aéreo, terrestre y sub-suelo), estando muy bien identificados los ciclos naturales dependientes, principalmente, de la actividad solar.

Dichos registros nunca hablan de una correlación directa entre “EFECTO INVERNADERO” y niveles excesivos de CO2. Tenemos calentamientos previos del planeta no lejanos en el tiempo con niveles normales de dióxido de carbono atmosférico, y lo paleoclimatólogos, que rastrean épocas mucho más lejanas en el tiempo, confirman la invalidez de que el aumento de niveles de CO2 sea el motor de períodos de calentamiento. Recuerda que en el Panel de Científicos vinculados al Cambio Climático hay muchas, muchas voces discordantes con el discurso oficial que sirve de soporte científico para justificar las acciones correctivas o mitigadoras propuestas. Lógicamente esto es obviado por los canales de información. En GEOCONTRA analizaremos en el futuro algún que otro “paper” de estos especialistas que no se adhieren a este diagnóstico científico dirigido.

La antítesis es obvia. Desde hace unos 15/20 años hay un escalado en el número y niveles de devastación tanto de los desastres ecológicos provocados por el hombre ( Exxon Valdez, Prestige, BP Oil, ect.) como los desastres atribuídos a la Naturaleza (terremotos, maremotos y tsunamis, erupciones volcánicas, etc.), muchos de ellos con “sello humano” (¿geoterrorismo?, las tecnologías están ahí).

Si los niveles de CO2 no son el motor del “Efecto Invernadero”, ¿a qué debemos atribuir el Cambio Climático existente? La respuesta es como “el elefante en la habitación”: la GEOINGENIERÍA. 

¿Cómo es posible, cuando los gurús hoy de esta disciplina, David Keith (Univerdidad de Calgary, Alberta) y Ken Caldeira (Standfors University, Carnegie Foundation) la proponen como solución al Cambio Climático?, ¿no se supone entonces que si proponen a la GeoIngeniería como medida correctiva o mitigadora es que no ha estado o no está en práctica hasta ahora?

Bueno, pues aquí está la operación de control mental encubierta por parte de la comunidad científica y del think-tank asociado que trabaja para la consecución del escenario de “síntesis” perseguido o deseado por la Élite Globalista.

La GeoIngeniería empieza como disciplina asentada, como práctica formal, ya con unos ciertos fundamentos científicos (los “rainmakers” ya operaban en el siglo XIX, pero con poco fundamento), después de la segunda guerra mundial. Durante estas séis décadas se han desarrollado al máximo (Unión Soviética, USA, Israel y China fundamentalmente) tecnología, equipos, materiales, compuestos químicos, procesos y procedimientos, etc.; que han permitido al Hombre alterar los patrones naturales del ecosistema natural. Por lo que, en paralelo a su acción calamitosa y contaminadora, ha intervenido en los procesos naturales (desde el mero “efecto mariposa” hasta operaciones de gran escala), generando además ya un “efecto respuesta” de alto impacto por el propio ecosistema natural; una consecuencia perseguida y alineada con la “doctrina del shock” que debe CONCIENCIAR al conjunto de la población sobre la necesidad de avanzar hacia una SOLUCIÓN GLOBAL.



La “Solución Global” permitirá implantar en el futuro próximo (horizontes habituales: 2.020, 2.025, 2.050, etc; según evolucionen las operaciones) el escenario de síntesis, ese decir, un Nuevo Orden Mundial con una Gobernanza Planetaria Integrada en términos de ecología (sostenibilidad).

No pierdas de vista que los mismos que provocan el escenario de cambio o conflicto (antítesis: Cambio Climático) son los que sustentarán el control de dicha gobernanza en el estadio posterior de reconciliación o síntesis. En definitiva, la Civilización es conducida dócilmente de etapa en etapa, siempre en línea con la visión estratégica y al servicio de los intereses de un reducido porcentaje de la población mundial (¿2%?) que sustenta el recurso financiero y la llave tecnológica.



¿Unas pinceladas del escenario de síntesis basado en la Sostenibilidad? Aquí en España por ejemplo, tienes una muestra muy evidente con la implantación (exigida por Brusela, U.E.) del “sello verde” o “calificación energética” a cualquier inmueble residencial (entre otros) construído antes de 2.007. Se trata ni más ni menos que de una impuesto o tasa, cuyo importe viene determinado por el grado o calidad de tu adaptación (como individuo o empresario) al nuevo paradigma impuesto desde lo alto de la pirámide, y en cuya configuración no has participado (lógicamente la U.E. está lo más lejos posible de ser un organismo de índole democrática, ya que la Comisión y el Consejo no son representativos o elegidos y el Parlamento Europeo tiene nulas atribuciones).

¿Mi visión para este escenario? En términos de negocio, eliminar la “libre competencia” en beneficio de las grandes corporaciones en cada rama industrial. La Élite no cree, ni quiere, la libre competencia de mercado; su obsesión patológica por el control les lleva a políticas de concentración empresarial/corporativa (monopolio u oligopolio). Las tasas e impuestos verdes que ya se diseñan e implementan pretenden emprobecer y eliminar la dinámica empresarial de la clase media (generadora de empleo, creativa y emprendedora, librepensadora, humanista, etc.)



¿Mi percepción integral? Hoy asistimos a una convergencia globalizadora insana en tres áreas clave: económica (consolidación o unión fiscal, bancaria; política económica única), científico-tecnológica-ambiental (tecnología de última generación fuera del circuito público/civil/comercial, con una ciencia no al servicio del Ciudadano; y una cultura popular del “soft ecology” o “sostenibilidad blanda”) y político-religiosa (unidad de todos los credos -¿bajo Roma?-, con un evento catalizador deseado por parte de la Oligarquía: probablemente un conflicto militar global involucrando a todos los países divididos en dos bloques: USA, CAN, UE, AUS, NZ, Arabia Saudí, Emiratos, etc. y RUS, CHINA, INDIA, PAK, BRA, etc.)

El único fin de este post es alumbrar luz sobre el estado real de los asuntos clave que nos deben importar, no el caso del pequeño Nicolás, ni la sucesión de Rajoy o los brotes verdes que ya no vendrán (todos ellos cortinas de humo sabiamente interpuestas entre nosotros y la realidad). España empezó a perder su soberanía como país con su entrada (indiscutida e indiscutible) en uno de los canales de globalización de los tres ideados por la Élite (centrales a la filosofía de la Trillateral Commission): la Unión Europea. Hemos modificado nuestra Constitución para atender la demanda de nuestros “lores”/acreedores (aquellos que nos otorgan crédito, no sólo financiero). Una vez dentro de la “red” es francamente difícil salir, mejor “mal acompañado que solo” saben los líderes que nos gobiernan (por eso “Europa y solo Europa”). Pero en esa “red multicapa” está la OTAN, y está Naciones Unidas, y muchas otras más a la que entregamos nuestro mejor trabajo reciente: la Transición Democrática. En este marco, no parece quedar otra opción que conformarse con asistir pasmado ante el despliegue de las operaciones de GeoIngeniería o Control Climático sobre nuestro país, que ya están teniendo un impacto directo en nuestro patrimonio ecológico y en la salud de la población.

Aún así, cuento con el carácter indomable y combativo que caracterizó a las poblaciones de Iberia en su lucha contra la “élite globalizadora” de hace 2.000 años: el Imperio Romano. Hoy el “aglomerante” globalizador tiene mucho más empuje y medios, y es más ambicioso. ¿Quizás se trate del mismo ente 2.000 años después? Sé que sí. Saludos.

(Fuente: http://geocontra.wordpress.com/)


No hay comentarios:

Publicar un comentario