lunes, 15 de septiembre de 2014

LA NOBLEZA HOLANDESA, ACUSADA DEL ASESINATO RITUAL DE NIÑOS


Una mujer que dijo ser la esposa de un líder de la mafia en Holanda ha implicado ante la Corte Internacional de Derecho Común a la reina Beatriz y muchos notables holandeses, así como otros personajes extranjeros, incluyendo al millonario George Soros, en el abuso ritual satánico, la violación y el asesinato de niños. Es la primera plasmación a nivel público de lo que se anunciaba en la entrada de ayer en el blog: la inminencia del momento en que los sacrificios humanos practicados por la Élite en el poder saldrían a la luz.

"Mi nombre es Anne Marie van Blijenburgh. He estado casada durante veinticuatro años con Kees van Korlaar. El, junto con sus tres hermanos, forma una organización criminal conocida como el “Pulpo Distribuidor”, que viene actuando desde 1960 hasta hoy. Por orden de la reina Beatriz han organizado el asesinato, la tortura, la violación y muerte de niños en lugares públicos. Tales sucesos se llevan a cabo a través de los centros de detención de jóvenes en los Países Bajos", afirma la denunciante, quien asegura que niños sin parientes ni familiares conocidos eran seleccionados como víctimas de siniestros rituales satánicos que contaban con la asistencia de figuras públicas prominentes de los Países Bajos: ministros, funcionarios de alto rango y todo tipo de personas que los criminales pudieran fotografiar para luego hacerles objeto de chantaje y obtener ventajas criminales de eso.

"El público estaba rodeando a Johann Friso, el segundo hijo de la reina Beatriz. Me dijeron que Johann Friso estaba bastante loco y tenía un interés malsano en los niños pequeños. Tenía un psiquiatra con él todos los días de su vida. El nombre de ese psiquiatra fue Guus Pareau Dumont. Los delincuentes organizaban esos asesinatos, de acuerdo con la reina Beatriz. Ella pagó por los asesinatos".

En su detallada declaración, Anne Marie refiere los nombres de numerosos asistentes al macabro ritual: "Reconocí al Príncipe Johann Friso, su psiquiatra Guus Pareau Dumnot, a Mabel Wisse Smit, esposa de Johann. Ella estaba acompañada por un anciano, que creo que era George Soros. Ví a Herr Donner, ex ministro del Departamento de Derecho, el virrey de Holanda, Hirsch Ballin, y a un importante ex ministro de Justicia, al señor Van den Emster, quien fuera por años el jefe de jueces en holanda, Dick Berlijn, ex jefe del departamento militar de Holanda. Reconocí a un importante periodista. También identifiqué a Carla Eradus, la esposa del psiquiatra de Johann, quien es la jueza presidente de la corte de Amsterdam. Ví a Mark Rutte, presidente de Holanda. También a Geert Wilders, jefe del partido político PVV y jefe del Parlamento Holandés".

"Había cerca de 50 personas cada vez que era llevada allí (se refiere a un hotel fuera de uso en Zwolle). Esto ocurrió tres veces. En cada ocasión vi como asesinaban a un niño. He visto dos niños y una niña asesinados. Presumo que eran holandeses, y que prevenían de algún centro de detención, siendo reclutados en la manera que les comenté".

3 comentarios:

  1. malditos asesinos toda la ley de Dios impactara entre todos y cada uno de ellos por tantos miles y miles de años de corrupcion,violacion,asesinatos,degenerados,satanicos,carnivoros,enfermos mentales,....Dios demora pero llega y fulminara a todas esas almas malditas que han causado tanto daño al ser humano

    ResponderEliminar
  2. que bonitos reyes y princesas decimos todos..pero........NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO .......dice un buen dicho

    ResponderEliminar
  3. malditos desgraciados, gente loca, sádica y repulsiva. Y a ellos, por qué no les hacen nada? Por qué las autoridades no hacen nada contra esos imbéciles? No porque tengan dinero tienen que estar exentos de un castigo, tienen que pagar sus asesinatos porque eso son, unos asesinos sin escrúpulos y sin respeto por la vida humana de unos pobres seres inocentes que cayeron en garras de esas escorias. Muerte a esos demonios así mismo como ellos asesinan que igual los maten a ellos pero con más tortura y sufrimiento.

    ResponderEliminar