viernes, 19 de septiembre de 2014

LA MANO QUE MUEVE AL CALIFATO ISLÁMICO (2ª parte)



Oficialmente, armar y financiar a los muyahidines fue una respuesta a la invasión soviética en diciembre de 1979, por parte del gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, en su libro de memorias titulado From the Shadows, Robert Gates, director de la CIA bajo Ronald Reagan y George Bush padre, y secretario de Defensa bajo los gobiernos tanto de George W. Bush y Barack Obama, reveló que los EE.UU. en realidad comenzaron la operación encubierta unos 6 meses antes, con la expresa intención de atraer a los soviéticos a un atolladero (de forma análoga al modo en que más tarde se hizo creer a Saddam Hussein que tenía carta blanca para ocupar Kuwait).

La estrategia funcionó. Los soviéticos invadieron, y luego los diez años de guerra que siguieron son considerados por muchos historiadores como una de las principales causas de la caída de la URSS. 

Este ejemplo no sólo establece un precedente, sino que además lo que estamos viendo suceder en Irak, Afganistán y Siria en este momento es en realidad la continuación de una vieja historia. Al-Nusra e ISIS son descendientes ideológicos y organizativos de estos elementos extremistas de los que el gobierno de Estados Unidos hizo uso hace treinta años.

EE.UU. luego creó un caldo de cultivo para los extremistas con la invasión de Irak en 2003. Si no hubiera sido por el vacío de poder dejado por la eliminación y ejecución de Saddam, no existiría  ISIS, la rama de Al-Qaeda en Irak. Y si no hubiera sido por el intento de Washington de derrocar a Assad al armar, financiar y entrenar a grupos militantes oscuros en Siria, no hay manera de que el ISIS hubiese sido capaz de asaltar a Irak en junio de 2014.

En cada nivel, no importa como uno lo mire, ISIS es un producto de la política exterior trenzada por el gobierno de Estados Unidos.

Ahora, todo esto puede parecer contradictorio para usted cuando observa el aumento de intensidad de los tambores de guerra contra ISIS y cómo se amplían gradualmente los ataques aéreos contra ellos . ¿Por qué EE.UU. ayudaría a una organización terrorista a establecerse, sólo para atacarla más tarde?

Bueno, ¿por qué la CIA puso a Saddam Hussein en el poder en 1963?, ¿Por qué el gobierno de Estados Unidos volvió a poner en el poder a Saddam en 1980 cuando éste había lanzado una guerra de agresión contra Irán, a pesar de que sabían que estaba usando armas químicas? ¿Por que Estados Unidos financió y armó a los extremistas islámicos en Afganistán contra los soviéticos?

Si observamos con atención, podemos distinguir un patrón. Esta es una estrategia geopolítica de probada eficacia.

¿Yihadistas islámicos con tatuajes del ejército de los E.E.U.U.? Más bien,
ex-soldados reciclados como mercenarios para hacer el trabajo sucio de sus
amos sin tener que cumplir las estipulaciones de la Convención de Ginebra.

Paso 1: Crear un dictador o grupo extremista que luego se puedan utilizar para librar guerras de poder en contra de los opositores. Durante esta etapa, los delitos cometidos por estos apoderados son barridos bajo la alfombra. [PROBLEMA]

Paso 2: Cuando estos personajes desagradables han dejado de ser útiles, es cuando llega el momento de sacar toda la suciedad de debajo de la alfombra y empezar a darle publicidad cotidianamente, las 24 horas del día. Obviamente, esto funciona mejor cuando el público no tiene idea de cómo estos chicos malos llegaron al poder. [REACCIÓN]

Paso 3: Por último, cuando el público prácticamente está rogando que el gobierno haga algo, se propone una solución. Por lo general, ésta consiste en la intervención militar, la pérdida de ciertas libertades, o ambas. [SOLUCIÓN]

ISIS es extremadamente útil. En esencia, han hecho el trabajo sucio de Washington al debilitar a Assad. En 2014, mientras que el ciclo de noticias se ha centrado casi exclusivamente en Ucrania y Rusia, ISIS realizó avances importantes en Siria, y hacia el mes de agosto ya controlaban el 35% del país.

Dado que las bases del ISIS están principalmente en Siria, esto da a los EE.UU. un pretexto para entrar a Siria. Tarde o temprano los EE.UU. extenderán los ataques aéreos al patio trasero de Assad, y cuando lo hagan, los funcionarios estadounidenses ya están dejando en claro que tanto ISIS y el gobierno sirio serán los objetivos. Después de todo, ese es el objetivo inicial. Washington puede permitir que el ISIS capture un poco más de territorio primero, pero el resultado ya está escrito, y desde hace algún tiempo.

El gobierno de Obama ha insistido en repetidas ocasiones que esto nunca va a conducir a poner las botas en el terreno. Sin embargo, la verdad del asunto es que cualquiera que entienda algo sobre tácticas militares sabe muy bien que ISIS no puede ser derrotado solo por los ataques aéreos. En respuesta a los ataques aéreos, ISIS simplemente se dispersará y ocultará sus fuerzas. ISIS no es un poder del Estado establecido que pueda ser destruido golpeando los edificios y la infraestructura clave del gobierno. Estos son guerrilleros que se cortan los dientes en la guerra urbana.

Para debilitarlos significativamente, la guerra tiene que involucrar tropas terrestres, pero incluso esto es una causa perdida. Las tropas estadounidenses podrían ciertamente encaminar a ISIS a las calles hacia batallas callejeras durante algún tiempo, e incluso podría tener éxito en ocupar plenamente Siria e Irak por un número de años, pero con el tiempo van a tener que salir, y cuando lo hagan, lo que vendrá después debería ser obvio.

Los títeres que el gobierno de Estados Unidos ha instalado en los distintos países que ha derribado en los últimos años han demostrado sin excepción ser totalmente incompetentes y corruptos. Nadie a quien Washington coloque en el poder será capaz de mantener la estabilidad en Siria. Punto. En este momento, Assad es el último bastión de estabilidad en la región. Es la última oportunidad que tienen de un gobierno no sectario moderado y la única esperanza de algo remotamente parecido a la democracia en el futuro previsible. Si Assad cae, los extremistas islámicos tomarán el timón, impodrán la "Sharia", y harán todo lo posible para seguir difundiendo su ideología tan lejos como puedan. Ejecuciones masivas, decapitaciones, lapidaciones e incluso la crucifixión de quienes perciben como rivales continuarán siendo la espantosa realidad de una amplia región de Oriente Medio, todo ello gracias a la obtusa e irresponsable política exterior que los E.E.U.U. emprendieron con el nuevo siglo.

(Fuente: http://es.sott.net/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario