sábado, 5 de julio de 2014

LAS ÚLTIMAS MANIOBRAS DE LA ARMADA ESPAÑOLA NOS SITÚAN EN LA POSICIÓN DE ENEMIGOS DE RUSIA


El escenario teórico que ha planteado la Armada para sus últimas maniobras navales, denominadas "Marflex 41", muestra claramente la supeditación de nuestra política exterior a los intereses geoestratégicos estadounidenses: en el simulacro, España movilizaba sus unidades navales para hacer frente a un alzamiento pro-ruso, que habría tomado el control de un país del báltico amenazando la seguridad de la zona. No son meros juegos de guerra, sino un indicador de ante quién se nos está señalando como enemigo.

Los ejercicios Marflex-41 se celebraron la pasada semana en el Golfo de Cádiz, tomando como base las instalaciones navales de Rota. De allí partieron los buques ‘Juan Carlos I’, el ‘Galicia’ y el ‘Castilla’, así como otra decena de naves de escolta –las fragatas ‘Santa María’, ‘Victoria’, ‘Numancia’ y ‘Reina Sofía’- y grupos de Infantería de Marina del Tercio de la Armada (TEAR). Las maniobras también tuvieron un componente terrestre, desarrollado en la Sierra del Retín.

El diseño teórico de las maniobras ha estado inspirado en el conflicto actual que mantiene Rusia y Ucrania, donde grupos pro-rusos están recurriendo a la lucha armada para forzar la anexión de algunas zonas a la Federación Rusa.

El conflicto comienza con un alzamiento pro-ruso en una republica báltica imaginaria denominada Bothnia. Los rebeldes toman el control de la marina y del ejército, por lo que la misión de la fuerza internacional y del componente español –denominado IBERFOR en el Ejercicio- es proteger de ataques la zona marítima de los países colindantes.

El briefing de la operación indicaba que no existe una fuerte amenaza militar, pero sí posibilidad de atentados terroristas y ciberataques contra instalaciones de la OTAN. Junto con la operación militar, se desarrollan acciones de presión política y diplomática por parte del Estado Español.

La misión se definió con una serie de características a tener en cuenta: desde el tráfico de armas notable en el área, la presencia de observadores internacionales, y el papel de una potencia en la zona, denominada BDR (que haría el papel de Rusia).

Entre las especificaciones prioritarias de la operación se encontraba la de “mantener la neutralidad en los conflictos internos de BDR”, siendo un país con “fuerte censura de los medios de comunicación”.

(Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario