viernes, 13 de junio de 2014

EL OSCURO SECRETO DE JOHN McCAIN



El "personajillo" en cuestión no necesita mucha presentación: es la quintaesencia del "halcón" de la política exterior norteamericana; belicista a ultranza, héroe de Vietnam, partidario de intervenir militarmente contra Siria, Irán, Venezuela, o cualquier país que amenace la supremacía de los E.E.U.U., y con más testosterona que cerebro. Pero la afición del candidato presidencial del partido republicano en las elecciones del 2008 a jugar con fuego ha llevado en el pasado a que se quemasen las vidas de muchos de sus compañeros de armas. Y no es una metáfora.

Hace unos años, la US Navy (la Armada Americana) publicó el historial militar de John McCain después de recibir una solicitud de Libertad de Información de la Associated Press.

Los abultados expedientes que se publicaron estaban llenos de información acerca de medallas y de menciones a las épicas heroicidades de John McCain, pero poco más.

Pero no toda la verdad estaba ahí.

La única cosa que McCain no quería ver publicado es el registro de las payasadas que realizó siendo piloto, a bordo del portaaviones USS Forrestal en 1967.

McCain fue personalmente responsable del incendio más mortífero en la historia de la Marina de los EE.UU.

Esa catástrofe causó 134 muertos, 161 heridos, 21 aeronaves destruidas y unas pérdidas de 72 millones de dólares en pérdidas, equivalentes a 509 millones de dólares actuales.

Esto eclipsa las aclamadas heroicidades de McCain cuando cayó prisionero de guerra en Vietnam del Norte.

Hemos conocido detalles adicionales sobre el mortal incendio a bordo del portaaviones de la Marina, USS Forrestal, el 19 de julio de 1967 en el Golfo de Tonkin. Los detalles adicionales señalan que el entonces Teniente-Comandante John McCain jugó un papel más importante en el desencadenamiento del fuego y de las explosiones de lo que se había informado inicialmente.

Oficialmente, el accidente se produjo cuando un misil Zuni fue disparado accidentalmente por un avión F-4 Phantom estacionado en la cubierta del portaaviones, a causa de un error eléctrico.

El misil impactó en un avión A-4 Skyhawk armado para una misión, lo que produjo el estallido del combustible y del armamento.

El testimonio de un marinero que estaba a bordo del Forrestal el fatídico día del incendio establece:

“McCain y el capitán del USS Forrestal, el capitán John K. Beling, habían sido advertidos del peligro de usar bombas M-65 de 1000 libras en los aviones. Estas bombas, fabricadas en 1935, ya fueron consideradas demasiado peligrosas para su uso durante la Segunda Guerra Mundial y más tarde, en los B-52″

“El disparo accidental del misil Zuni provocó un impacto sobre las pesadas bombas de 1000 libras, lo que las hizo desprenderse de los pilones del avión A-4 de McCain, que sólo estaban diseñados para sostener bombas de 500 libras”

Además, esas bombas tan inestables tenían un umbral de fuego de 60 segundos en caso de incendio y esta advertencia era conocida tanto por el Capitán Beling como por McCain antes del desastre.

Miembros de la tripulación a bordo del USS Forrestal han proporcionado información adicional sobre el incidente.

Muchos miembros de la tripulación y aquellos que han investigado el caso, creen que McCain deliberadamente realizó un tipo de encendido de los motores de su avión A-4E, conocido como “wet-start”, con el que pretendía asustar y sacudir al piloto del avión F-4 Phantom situado tras él sobre la cubierta del portaaviones.

Al arrancar los motores del avión, primero se ponen en marcha las turbinas, para que alcancen cierta velocidad y entonces se bombea el combustible en los motores para realizar la ignición. El “wet-start” se produce cuando el piloto permite que el combustible entre en los motores antes de encender las turbinas y realizar la ignición, es decir, antes de tiempo. Esto puede producirse de forma deliberada o accidentalmente por un fallo anterior en la ignición que derive en la repetición del encendido del motor.

Sea como sea, el “wet-start”, provoca la salida a chorro de una gran llamarada en la cola del avión.

En el caso de McCain, el “wet-start” fue premeditado, sobrecalentó el cohete Zuni del avión F-4 Phantom situado tras él, lo que provocó su disparo, causando las explosiones y el fuego masivo. Según los informes del incidente, el piloto del F-4 Phantom murió en el incendio.

Por lo visto, el “wet-start” era una práctica común y premeditada entre los jóvenes pilotos, sobreexcitados y temerarios.

Tras el accidente, McCain fue trasladado rápidamente al portaaviones USS Oriskany (fue el único tripulante del USS Forrestal transferido de inmediato).

Tres meses después (el 26 de octubre de 1967), McCain fue derribado sobre Vietnam del Norte, .

Pero además, en el momento en que se produjo la catástrofe del USS Forrestal, el padre de McCain, el almirante John McCain, Jr., era el Comandante en Jefe de las Fuerzas Navales de EE.UU. en Europa (CINCUSNAVEUR) y estaba ocupado encubriendo los detalles del mortal y pre-meditado ataque israelí contra el barco de espionaje de la NSA, el USS Liberty, el 08 de junio 1967.

El hecho es que ambos McCain estuvieron involucrados en dos graves incidentes con tan sólo semanas de diferencia, incidentes que provocaron un recuento total de 168 muertos y 332 heridos.


Eso provocó una montaña de documentos clasificados en el Pentágono, una auténtica espada de Damocles sobre la cabeza de la “honorable” familia McCain, que los neoconservadores supieron utilizar adecuadamente en su momento para manipular a John McCain a conveniencia.

Wayne Madsen
(Fuente: http://www.thedailysheeple.com/; visto en http://elrobotpescador.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario