jueves, 26 de junio de 2014

EL (EX-)REY JUAN CARLOS I, VINCULADO A LA TRAMA SUIZA DE GÜRTEL


Inviolable de por vida, al parecer.
En una reciente entrada, dedicada a analizar las razones de la abdicación de Juan Carlos de Borbón, este blog criticaba la precipitación con la que la clase política buscaba una fórmula mediante la que perpetuar el blindaje legal que el artículo 56 de la Constitución había garantizado al monarca cesante durante su función. Esa inmunidad fue, en la práctica, un permiso explícito para delinquir. Ahora que el PP, haciendo uso de su mayoría absoluta, ha optado por el aforamiento -en una ley orgánica hecha a medida- de tan particular jubilado cobra más fuerza que nunca la pregunta que formulaba en dicha entrada: ¿De qué tiene que protegerse Juan Carlos de Borbón?. El portal Espía en el Congreso da la respuesta.

Manuel Cerdán, un periodista sin pelos en la lengua
Las prisas para aforar judicialmente y con ello intentar blindar al jubilado rey tienen al menos una explicación. La formula el periodista de investigación Manuel Cerdán: el ciudadano y ex jefe de Estado, Juan Carlos de Borbón, es uno de los españoles que tiene depositada una parte de su fortuna en Suiza. Como otros presuntos evasores fiscales, el ex-monarca estaría asesorado en ese país por Arturo Fasana, un gestor suizo de fondos cuyos manejos -mover y administrar a través de la cuenta “Soleado” un total de 18 millones de euros del capo de esa mafia político-empresarial, Francisco Correa-  salieron a colación del “caso Gürtel” por. Y, según la policía, la cuenta de clientes españoles de Farsana en Suiza ha movido 15.000 millones de euros en los últimos años.

“El fiduciario suizo realizaba sus operaciones a través de Rhone Gestion, a la que los policías helvéticos señalan como una sociedad dedicada a “la gestión de fortunas”, informa Cerdán. Y asegura que hay pruebas de que Fasana estuvo en el Palacio de la Zarzuela de visita y, tras una cita con un personaje que habitaba en este domicilio público, le recogió Andrés Bernabé, el chófer de Correa. Hasta existe un informe policial incorporado a un sumario de la Audiencia Nacional sobre los viajes de “negocios” de Fasana a España, y de cuya parcialidad Manuel Cerdán tiene además pruebas: posee un billete de avión del propio Fasana que no está registrado en el dossier policial.

Y otro indicio más: Arturo Fasana pagaba hasta 300.000 euros anuales a Corinna zu Sayn Wittgenstein, “amiga íntima” de Juan Carlos que se hacía pasar por “princesa”. Sufragaba así sus viajes “de negocio y placer” en un avión privado, un jet Citacion Excel XLS con capacidad para seis personas. Su belleza servía de “gancho” para buscarle clientes. “En más de una ocasión, los empleados del aeropuerto de Torrejón, desde donde partían los vuelos de Madrid, pudieron comprobar que uno de sus acompañantes era Don Juan Carlos”, desvela Cerdán.

Una tropa irrepetible. ¿Sale alguien honrado en la foto?

En esa época, además, Corinna vivía en dependencias del Estado aledañas a Palacio, concretamente en la finca “La Angorrilla”, usando transporte y escolta policia. Estaba, además, estrechamente relacionada con Iñaki Urdangarín a través de la empresa “Mixta Africa” y se supone que a ambos los presentó su suegro. Hasta ella misma se jactó públicamente de realizar servicios “de Estado” a España que en realidad eran negocios de empresas españolas con monarquías árabes. ¿Se entienden ahora las premuras de Mariano Rajoy para aforar al ex-monarca y las súplicas al PSOE para que abjure hasta de su republicanismo de boquilla y blinde apresuradamente su teórica inmunidad?.

Cayo Lara, presto a cubrir las vergüenzas
reales si hace falta.
“Corinna residía largas temporadas en la Finca la Angorrilla, cercana al palacio de la Zarzuela, propiedad del Patrimonio Nacional y que había sido remodelada para que la augusta residente se encontrara plenamente a su gusto. La seguridad de la lobbista, según diversas fuentes, estaba a cargo de agentes del CNI”, recuerda Carlos Márquez. Y es que el abuso durante todos estos años de opacidad regia ha sido de tal calibre que cuando Juan Carlos alegó que el dinero de su cuenta suiza solo recogía la herencia de su padre Juan III, Conde de Barcelona, al que le birló el trono por orden de Franco, nadie le creyó. Y además tampoco había tributado por ello. Félix Sanz Roldan, director del CNI, fue interpelado en la Comisión de Secretos Oficiales sobre los dineros suizos de Juan Carlos y de Corinna pero lo negó todo. A pies juntillas los únicos diputados de la oposición que se lo “tragaron” fueron Cayo Lara (IU), quien llegó a elogiar a Roldan por su "sinceridad" -¿estaría sobrio ese día?- y Rosa Díez (UPyD). Los representantes de PP-PSOE ni preguntaron, en uno de los episodios más ignominiosos de la historia parlamentaria reciente.

Arturo Fasana. Se jacta de poder
hundir a España si "canta".
El “broker” Arturo Fasana está localizado por la policía española y hasta su despacho privado en Ginebra ha sido registrado por una comisión rogatoria desplazada desde España y encabezada por el inspector Manuel Morocho.Ha comparecido ante la Audiencia Nacional hablando un perfecto español. ¿Por qué no se le detiene?. Una mano negra, o regia, siempre para todos los golpes y el propio Cerdán se teme de donde viene: “¡Deje usted eso en su sitio. Si le enseño el contenido de esa carpeta hunden a España!”, le dijo Fasana al inspector Morocho cuando curioseaba por las estanterías de su despacho ginebrino.

“Arturo Fasana, el contable de la Gürtel y gestor de la cuenta “Soleado”, realizó al menos una visita al Palacio de la Zarzuela en el verano de 2008. Su presencia en el complejo real era reservada, por lo que no figuraba en la agenda oficial. Pero esa confidencialidad fue rota por el propio bróker helvético. A la salida de palacio le esperaba un automóvil Audi A8, de color azul oscuro, y su conductor no era otro que Andrés Bernabé, el chófer de Francisco Correa, con quien había concertado una cita ese mismo día. A partir de ese momento, Fasana quedaba retratado ante uno de sus clientes, que utilizaba sus servicios en Ginebra. El fiduciario helvético, a través de Rhone Gestión, tenía una amplia cartera de empresarios españoles a quienes, por medio de un entramado societario, les garantizaba opacidad para colocar su dinero en paraísos fiscales. De esa manera, mediante sociedades instrumentales, sorteaba los controles de la Agencia Tributaria”, añade Cerdán.



Carlos Márquez resume lo que ocurrió en aquel despacho de Ginebra: “Los policías tienen tiempo de constatar que hay nombres muy conocidos de empresarios españoles: Ramón Blanco Balín (abogado imputado en la trama Gürtel), los “Albertos” (Alberto Cortina y Alberto Alcocer, amigos y compañeros de caza de Juan Carlos), un empresario cuya constructora cotiza en el IBEX 35, empresarios vascos, socios numerarios del Opus Dei, políticos catalanes y las siglas de dos importantes instituciones del Estado. Los policías, a su vuelta a España, elaboran un informe sobre la cuenta “Soleado” que se perderá en la burocracia de la Secretaria de Estado del Ministerio del Interior dirigida entonces por Antonio Camacho”.

Gao Ping y Juan Carlos se sirven del mismo testaferro
suizo. ¿A que no lo investigan?
Más sorpresas esperaban en el fondo del armario. En octubre de 2010 el juez Fernando Andréu realiza una gran operación dirigida contra la llamada “mafia china”, involucrada en evasión de capitales, blanqueo de dinero, contrabando y delitos contra la Hacienda Pública. El principal imputado es el ciudadano chino, Ping Gao, el cual se autodenomina Gao Ping debido a la posible carga de mofa que su nombre y apellidos puedan tener en castellano. Dentro del sumario del Caso Emperador aparecía con mucha frecuencia el nombre de “Arturo” en las conversaciones intervenidas a los imputados. La duda la despejó el empresario Antonio Banús Ferré, sobrino del famoso promotor inmobiliario que da nombre al puerto de Marbella, a instancia del juez Fernando Andréu del juzgado número 4 de la Audiencia Nacional: “Arturo” es…. Arturo Fasana”.

El juez Andréu, también imputó a María Margarita Borbón Dos Sicilias Lubomiska, su hermana María Inmaculada Borbón, y la hija de ésta, María Ilia García de Sáez Borbón, a los que la Casa Real definía como “familiares lejanos del rey”. Y en el transcurso de la operación policial, salió a relucir otra prueba más: una foto de Gao Ping con Juan Carlos. Sin embargo, un muro de silencios y complicidades se tejió de nuevo: el juez Ismael Moreno, en mayo de 2014, rechazó imputar en la causa sobre la supuesta red de blanqueo liderada por Gao Ping al contable en Suiza de la trama Gürtel, Arturo Fasana, concluyendo brevemente que esta prueba “resulta improcedente e innecesaria” para esclarecer los hechos investigados …

(Fuente: Espía en el Congreso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario