viernes, 20 de junio de 2014

EL ALUMINIO DE LOS "CHEMTRAILS" PODRÍA DISPARAR LAS ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS



Internet está lleno de historias de “estelas químicas” y geoingeniería para combatir el “calentamiento global”; y, hasta hace poco, tomé estas historias como exageradas. Una de las principales razones de mi escepticismo era que rara vez vi lo que estaban describiendo en el cielo. Pero en los últimos años he notado un gran número de estas estelas, y tengo que admitir que no son como las estelas de los que crecí viendo en el cielo. Son extensas, bastante amplias, adoptando un patrón definido, y evolucionan poco a poco en nubes artificiales. De particular preocupación es que ahora haya tantas. Cada día cubren el cielo docenas.

Mi mayor preocupación es que no hay evidencia de que se estén rociando toneladas de compuestos de aluminio de tamaño nanométrico. Se ha demostrado en la literatura científica y médica que las partículas nanométricas son infinitamente más reactivas e inducen inflamación intensa en un número de tejidos. De especial preocupación es el efecto de estas nanopartículas en el cerebro y la médula espinal, como una lista creciente de enfermedades neurodegenerativas, incluyendo la demencia de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, y enfermedad de Lou Gehrig (ALS) están fuertemente relacionadas con la exposición al aluminio del medio ambiente.

Las nanopartículas de aluminio no sólo son infinitamente más inflamatorias, también penetran fácilmente en el cerebro por una serie de vías, incluyendo la sangre y los nervios olfativos (los nervios del olor en la nariz). Los estudios han demostrado que estas partículas pasan a lo largo de los tractos neuronales olfativos, que conectan directamente a la zona del cerebro que no sólo es el más afectado por la enfermedad del Alzheimer, sino también los primeros afectados en el curso de la enfermedad. También tienen el nivel más alto de aluminio en el cerebro en los casos de Alzheimer.

La vía intranasal de exposición hace que la pulverización de cantidades masivas de nanoaluminio en los cielos, sea especialmente peligroso, ya que es inhalado por personas de todas las edades, incluyendo bebés y niños pequeños durante muchas horas. Sabemos que las personas mayores tienen mayor reacción a esta suspensión de aluminio en el aire. Debido a las nanodimensiones de las partículas de aluminio que se utilizan, los sistemas de filtrado de casa no retiran el aluminio, prolongando así la exposición, incluso en interiores.

Además de la inhalación de nanoaluminio, tales pulverizaciones saturará el suelo, el agua, y la vegetación con altos niveles de aluminio. Normalmente, el aluminio es pobremente absorbido en el tracto gastrointestinal; pero el nanoaluminio es absorbido en cantidades mucho mayores. Este aluminio absorbido se ha demostrado que es distribuido a un número de órganos y tejidos, incluyendo el cerebro y la médula espinal. La inhalación de este nanoaluminio suspendido en el medio ambiente también producirá una tremenda reacción inflamatoria en los pulmones, lo que supondrá un peligro considerable para los niños y adultos con asma y enfermedades pulmonares.

Mi oración es que los pilotos que están rociando esta peligrosa sustancia entiendan completamente que están destruyendo las vidas y también la salud de sus familias. Esto también es cierto en el caso de nuestros responsables políticos. Una vez que el suelo, las plantas y las fuentes de agua están muy contaminados, no habrá manera de revertir el daño que se ha hecho.

Deben adoptarse medidas para evitar un inminente desastre de salud de enormes proporciones si este proyecto no se detiene inmediatamente. De lo contrario, veremos un aumento explosivo de enfermedades neurodegenerativas en los adultos y ancianos a un ritmo sin precedentes, así como trastornos del desarrollo neurológico en los niños. Ya estamos viendo un aumento dramático de estos trastornos neurológicos y se está produciendo en personas jóvenes más que nunca antes.

(Fuente: http://chemtrailsplanet.net/; visto en http://elnuevodespertar.wordpress.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario