martes, 27 de mayo de 2014

"MONSANTO", EL IMPERIO DEL TERROR



En 1901 se fundó una de las empresas que tienen, junto a Microsoft el monopolio de un aspecto de nuestras vidas a nivel mundial. John Francis Queeny, su fundador, un químico veterano de la industria farmacéutica, creaba la llamada empresa Monsanto en Missouri (EE.UU). Es sabido que éste pertenecía a la Orden de los Caballeros de Malta, una sociedad católica secreta derivada de la élite illuminati.

En sus primeros años producía sacarina y diversos edulcorantes para el tóxico refresco Coca-Cola. También, más adelante, pasó a fabricar plásticos, incluyendo poliestireno y fibras sintéticas.

Hoy en día Monsanto se dedica principalmente a la producción de herbicidas y semillas genéticamente modificadas (alimentos transgénicos).

PCB

¿Qué son los PCB?

Los PCB, o policlorobifenilos, son compuestos químicos clorados. Producidos industrialmente a partir de 1930 por Monstanto, y hasta la década de los 80 después de descubirse que eran extremadamente tóxicos estar expuesto a sus vapores, han sido utilizados masivamente como fluidos dieléctricos en transformadores. Transformadores que solemos ver colgados de postes en la calle.

Los PCB ante una explosión o un incendio se convierten en dioxinas, un químico 5 millones de veces más toxico que el cianuro.

El descubrimiento de los peligros del PCB es fruto de las tragedias humanas que han costado la vida a numerosas personas en el curso de su historia.

En Alabama (EE.UU), en una enorme zona residencial, únicamente habitada por gente de color, se encuentra la una de las muchas fábricas de Monsanto.

A pesar de que ésta zona residencial está completamente contaminada por los PCB, la gente continua viviendo allí. Siguiendo una vida llena de fármacos y rodeados de la alta posibilidad que tienen de desarrollar cáncer, hepatitis, diabetes o tumores a causa de los elevadísimos niveles de contaminación de la zona.

La gente prácticamente se ha acostumbrado a vivir con esta alta mortalidad. Su tema a diario son los PCB y la gente, cuando acude al médico a realizarse análisis de sangre reza para que sus niveles de PCB en el cuerpo no sean muy altos y poder vivir a duras penas una larga vida.

Mucha gente prefirió mudarse ante esta terrible contaminación por lo que muchas casas fueron demolidas.

En la zona de la que hablamos, llamada Aniston, Monstanto obtuvo un permiso para enterrar los PCB, por lo que la contaminación de la zona era, es y será permanente.

En el canal de Snow Creek, muy cercano a la zona residencial y que sale directamente de la fábrica de Monstanto, vertían los PCB, el agua estaba completamente envenenada y no se lo dijeron a nadie, excepto al estado, que no les dijo nada.

Se averiguó que Monstanto sabía que desde 1937 los PCB representaban un riesgo grave para la salud.

1961, tras la ruptura de una tubería en una fábrica que usaba PCB, dos obreros desarrollan síntomas de hepatitis.

1966, científicos sueltan peces en el canal de Snow Creek, todos mueren al cabo de 3 minutos y medio.

En un documento interno y confidencial se pueden leer varios casos más de intoxicación y una aclaración que dice así:

“No podemos permitirnos perder ni un solo dólar en ventas”

Ocultaron durante muchos años que estaban envenenando a los vecinos de Aniston porque no querían perder ni un dólar. Sólo cuando los abogados de dichos vecinos recurrieron a la justicia, Monsanto se vio obligado a hacer públicos estos documentos confidenciales.

Sabían la verdad desde el principio, sabían que estaban envenenando a sus vecinos, ocultaron la verdad a las autoridades gubernamentales y cuando finalmente informaron de todo, éstas, en lugar de ponerse de lado de los envenenados, protegieron a la compañía, apoyaron a Monsanto. Es absolutamente imperdonable.

EL AGENTE NARANJA

En los años 60, los militares estadounidenses fumigaron sobre Vietnam a lo largo de 9 años más de 70 millones de litros de un herbicida conocido como Agente Naranja.

Provocando un legado tóxico donde miles de vietnamitas sufren malformaciones y discapacidades físicas y mentales.

Monsanto fabricó el Agente Naranja desde 1965 hasta 1969.

El Agente Naranja es una mezcla al 50-50 de dos herbicidas comunes, 2,4-D y 2,4,5-T, que había sido utilizado en el país desde fines de 1940 sin incidentes por agricultores de EE.UU.

Monsanto se puso en contacto con el Pentágono para desarrollar el uso militar de este poderoso herbicida. Los investigadores de Monsanto ven las ventajas de su tóxico herbicida en tiempos de guerra, porque permite la erradicación de los cultivos y puede matar de hambre a los ejércitos y poblaciones enemigas.

Esto es algo que nos recuerda mucho a lo que estamos viviendo hoy en día con los chemtrails y geoingeniería. Quizá no con un impacto tan sumamente destructivo a corto plazo pero si a largo plazo. Ya que no están fumigando y envenenado con metales pesados y causando altos niveles de casos de alzheimer en zonas muy fumigadas, además de otros síntomas como jaquecas, obstrucción en vías respiratorias, irritación de la piel e incluso algunos casos de Morgellons.

P.D.: No he querido poner fotos de las víctimas de deformaciones a causa del agente naranja ya que son algo desagradables y pueden herir los sentimientos de algunas personas. En google podéis verlas.

HORMONA DE CRECIMIENTO BOVINO

La somatotropina es una hormona natural secretada por la hipófisis de las vacas tras el parto, que estimula la producción de leche. A finales de los años 70 Monstanto, por medio de la ingeniería genética, logra sintetizar la hormona de manera artificial. El fin de la hormona transgénica, bautizada como BGH (bovine growth hormone) es inocularla a las vacas lecheras para incrementar su producción de leche.

Esto lleva a efectos fisiológicos que ponen en peligro la vida del animal y posteriormente la del consumidor. También tiene unos efectos secundarios terribles para la vaca, tales como: disminución del nivel de fecundidad hasta llegar a la esterilidad del animal, desarrollo de cáncer, inflamación de la ubre lo que provoca la secreción de pus, para tratar estas inflamaciones los ganaderos inoculan la inyección de antibióticos de los cuales quedan residuos en la leche y posteriormente ingeridos por el consumidor.

ROUNDUP

Este herbicida creado por Monsanto, con el que hicieron publicidad engañosa ya que ponía en el envase que era biodegradable y no perjudicaba al medio ambiente.

Se demostró que esto era falso y se les impuso una sanción multimillonaria.

Se ha demostrado que el glifosato, un componente activo en el herbicida Roundup tiene efectos secundarios en la salud humana.

Un nuevo informe escrito por Anthony Samsel, un consultor de ciencias jubilado y colaborador del Foro de Vital Votes en Mercola.com y la Dra. Stephanie Seneff, científica investigadora del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), revela cómo el glifosfato destruye la salud humana.

En la revista, la Dra. Seneff resume dos de los principales problemas causados por el glifosfato en la alimentación: Deficiencias nutricionales y toxicidad sistemática.

GEN EPICYTE

En el año 2001, una pequeña empresa californiana de Biotecnología llamada EPICYTE patentó un producto… patento un gen el cual causa a todo hombre o mujer que lo coma en cualquier tipo de producto que su cuerpo produzca anticuerpos contra el esperma.

Si el hombre come el gen EPICYTE, producirá anticuerpos contra su propio esperma, causando que el esperma se vuelva irreversiblemente estéril.

Y si las mujeres se comen el gen EPICYTE, cuando tengan relaciones sexuales sus cuerpos producirán anticuerpos contra el esperma que ha sido depositado, y se vuelven infértiles, debido a la destrucción del esperma.

Dupont y Monstanto hicieron una sociedad conjunta y compraron la empresa EPICYTE, y “comercializaron” el gen EPICYTE.

Ahora … ¿A ti te gustaría saber si la comida que tú comes contiene el gen EPICYTE?

Seguro que sí.

Pero el FDA (Ministerios de Sanidad USA) … - la agencia del fraude y de la muerte- … se ha asegurado que bajo las leyes vigentes sea ilegal (!!) acceder a esa información.

Y ahora os recuerdo que Monsanto ha sido aceptado en España para comercializar sus productos transgénicos. Tras ser rechazado en multitud de países de la Unión Europea.

A todas estas “perlas” que nos ha dejado Monsanto a lo largo de más de 100 años debemos añadir que poseen casi el 90% del monopolio de semillas transgénicas a nivel mundial, unas semillas que deben ser rociadas con sus herbicidas hechos en base del petróleo.

Y todo lo que ha hecho y está haciendo Monsanto es para preocuparse, ya que en muchos países de la Unión Europea (UE) le han cerrado las puertas a instaurar sus cultivos transgénicos.

Pero en España, Argentina, México, Paraguay y un largo etcétera de países alrededor del mundo le han acogido con los brazos abiertos para poder sembrar cientos de hectáreas de sus campos de maíz y demás productos transgénicos.

Especialmente en España se ha incrementado un 20% el número de hectáreas dedicadas a su cultivo en el último año. Acapara el 67 % de los experimentos al aire libre y el 90 % de los terrenos con organismos genéticamente modificados de toda Europa.

Monsanto es una empresa que antepone el dinero que ingresan a la salud de los ciudadanos, sólo piensan en ellos mismos y les da exactamente lo mismo si enfermas a causa de sus horripilantes productos.

Ha sido prohibida en muchos países del mundo, algo que deja muy claro la categoría de esta multimillonaria empresa.

Y es que alguien que pasa de producir plásticos y químicos extremadamente tóxicos a producir semillas que se convertirán en nuestros alimentos, no es muy de fiar. Di si a tu salud, di NO a Monsanto.



(Fuente: http://granmisterio.org/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario