sábado, 24 de mayo de 2014

LOS TEXTOS DE LA BIBLIA HAN SIDO MODIFICADOS PARA CAMUFLAR LOS GENOCIDIOS QUE CONTIENEN


Si consultamos el libro de Samuel II, cap 12, versículo 29-31, en una Biblia publicada antes de 1950, podemos leer lo siguiente: (29) David tomó a todo su pueblo y asedió y conquistó la ciudad de Rabba. (30) Quitó la corona al rey, que pesaba 50 kilos de oro y piedras preciosas y se la colocó en su propia cabeza; luego hizo saquear la ciudad. (31) A los habitantes los colocó en sierras de hierro y cuñas de hierro, y los redujo a cenizas en hornos de ladrillo. Hizo lo mismo con todas las ciudades de los hijos de Amón. Después volvió con todo su pueblo a Jerusalen (Zúricher Bible 1914) ...

La Biblia publicada en Méjico por UTHEA en 1951 (traducción de la "Vulgata" latina al castellano) explica con más detalle el versículo 31, y además añade comentarios, como era común en las Biblias católicas. Dice: (31) A los habitantes los sacó fuera, y mandó a unos que fueren aserrados haciendo pasar sobre otros carros con ruedas de hierro (eran ruedas forradas de puntas de hierro), y despedazados con cuchillos, y arrojados a los hornos de ladrillo. Así trató a todas a todas las ciudades de los ammonitas, en seguida volvióse David con su ejercito a Jerusalen.

Pero las Biblias fueron cambiando después de la II Guerra Mundial. Veamos en Nacar Colunga, editada por Biblioteca de Autores Cristianos (1965) lo que dice el versículo 31: " A los habitantes los sacó de la ciudad , y los pasó a las sierras y a las ruedas de hierro, a las hachas y a los molinos y a los hornos de ladrillo. Hizo lo mismo con todas la ciudades de los hijos de Amón. Después volvió con todo su pueblo a Jerusalen.

La Biblia de Jerusalen, editada en España en 1984, con imprimatur de 1975, dice el mencionado versículo 31: " A la gente que había en ella la hizo salir y la puso a trabajar en las sierras, en carros con ruedas de hierro, en las hachas y los molinos y los empleó en los hornos de ladrillo. Hizo lo mismo con todas las ciudades de los ammonitas. Y luego regresó con todo su ejercito a Jerusalem.

En la Biblia Latinoamericana , edición revisada en 1995, en el mismo versículo dice: " En cuanto a los habitantes, los hizo salir de la ciudad, los puso a manejar sierras, las ruedas y las hachas de hierro y los hizo trabajar en la fabricación de ladrillos, lo mismo hizo en todas las ciudades de los ammonitas. Y luego David y todo su ejercito volvieron a Jerusalem.

Un texto contradice al otro sobre el destino de los prisioneros. En unos los destrozan y los hacen cenizas en hornos de ladrillo, y en las versiones modernas los hacen trabajadores. En la versión original, el Rey David es un genocida, de tal forma que el tercer comentario (Biblia editada por UTEHA 1951, dice "pecado la acción de David" ... y en las otras le nombra "benefactor" creador de fuentes de trabajo.

La pregunta que uno se puede hacer es: ¿ Estos cambios se hicieron en todas las Biblias?.

La respuesta es SI, gradualmente, en casi todas. No se piense que nada más en las pertenecientes a algunas sectas judaizantes. Tanto en las traducciones católicas como protestantes, como la de Jerusalen, la Guadalupana, Nacar Colunga, y demás, el Rey David y su pueblo quedan libres de hacer hornos crematorios y de genocidio con los ammonitas (los palestinos de aquel momento), para que así la culpa recaiga sobre otra persona y pueblo.

Lo penoso del caso es que teólogos y exegetas se hayan prestado a este juego indigno de falsificación.

Y uno se pregunta ¿ Quien es el dueño de la Biblia?.

Ignoro la respuesta pero podemos estar seguros de que si los sionistas no son los dueños, al menos deben se los accionistas mayoritarios.

(Fuente: Patxi Balana)

No hay comentarios:

Publicar un comentario