lunes, 5 de mayo de 2014

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SILENCIAN LO QUE DE VERDAD IMPORTA



La parcialidad y tendenciosidad de los medios informativos occidentales hace que seguir hablando de "periodismo" en vez de "propaganda" resulte, más que un eufemismo, una desvergonzada muestra de cinismo. Los medios intentan vendernos una visión de la realidad absolutamente maniquea y falseada, que es la que la que interesa a la Élite plutócrata y neo-colonialista.

Un claro ejemplo lo tenemos en los sucesos de Odessa del pasado viernes: los titulares de prensa presentan el asesinato de 46 civiles refugiados en la Casa de los Sindicatos de la ciudad como el resultado de enfrentamientos entre proucranianos y prorrusos, ocultando o diluyendo que la masacre fue perpetrada por elementos neonazis afines al gobierno golpista de Ucrania contra ciudadanos desarmados a los que se quemó vivos en una ratonera de la que se les impidió huir ante la connivencia de la policía ucraniana.

Por supuesto, ninguna referencia al cómo los paramilitares afines al gobierno ucraniano disparaban contra las personas que se asomaban a las ventanas a respirar, o cómo remataron a los que saltaron al vacío. Ningún medio en castellano se hizo eco de imágenes como la que acompaña estas líneas, prueba irrefutable de la voluntad homicida de los sitiadores. Se nos insiste machaconamente en que los "violentos" en este conflicto sólo son los rusos y sus partidarios, imposibilitándose cualquier análisis de la noticia que pueda contradecir esta tesis.

Son los mismos medios que presentaron la crisis como algo inevitable, una fatalidad que responde a la ciega dinámica de los ciclos económicos, sin culpables, sin relación causa-efecto alguna con la política bancaria, la burbuja inmobiliaria ni la politización de las cajas. La mafia financiera nunca es culpable de nada, como si le asistiese el mismo principio de irresponsabilidad que blinda constitucionalmente al rey frente a cualquier sanción penal.

Son también los mismos medios que nos hablan del rebrote del Ébola como algo que afecta solo al África occidental, cuando la realidad es que en Madrid se hallan hospitalizadas dos personas infectadas. La enfermedad se manifestó a su retorno de aquél continente. Fueron trasladadas del Hospital de la Paz al mucho más discreto de San Carlos, donde se encuentran en aislamiento.

¿Tampoco tienen derecho a saber esto los ciudadanos?

Goebbels se sentiría orgulloso de los medios de habla hispana.

(posesodegerasa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario