martes, 20 de mayo de 2014

LA C.I.A. ES EL MAYOR TRAFICANTE DE DROGA DEL MUNDO (2ª parte)


El involucramiento de EE.UU en la drogas es cuestión de seguridad nacional y G.Bush padre trabajo en ello bajo las Directivas 12-3 de la decisión de Seguridad Nacional. Bush padre estaba a cargo de todas las operaciones del gobierno secreto de EE.UU, operaciones en América central, como ejemplo el escándalo Irán-Contras fue solo unas de la decenas de operaciones sucias dirigidas por el aparato de G. BUSH padre; se trataba del contrabando de armas y drogas en el mundo entero que obtenía grandes ganancias.

El famoso investigador Gary Webb en una investigación sobre los nexos del narcotráfico y la CIA dice: Respaldados por la CIA los Contras habían contrabandeado droga a los EE.UU y la distribuyeron en los Ángeles. De esta forma la CIA estaba al tanto de los grandes cargamentos de drogas hacia los EE.UU que los ayudaba a recaudar fondos para sus operaciones negras.

Seal ocupaba frecuentemente el avión de carga C-123, un avión militar de carga, proporcionado por el Pentágono, que le facilitaba las operaciones. Meses después este avión seria derribado con toneladas de droga lo que precipito el desenlace del escándalo Irán-Contra.

Lo que ha hecho el gobierno de EE.UU es utilizando eficazmente los medios informativos, crear la idea falsa de que en este país no existen carteles y capos de la droga, algo totalmente falso y la verdad es que si existen y están muy vinculados al Departamento de Estado y al gobierno secreto. Las campañas llevadas a cabo en los años 80 y 90 pasaron el control que se hace sobre la droga a solo los extranjeros, una forma de ocultar la participación en el narcotráfico de gente que pertenece a la clase alta o política de la sociedad estadounidense.

Según Stulin, políticos de alto nivel vinculados a las familias BUSH y CLINTON estuvieron involucrados muy a fondo en el negocio de las drogas como los capos mayores, para apoyar a los contras de Nicaragua y solventar el negocio de armas y se llevaron una tajada importante de este negocio. Es por ello que el político Ross Perot padre en 1992 se postuló a Presidente de EE.UU y mostró su indignación por la participación de BUSH padre y la CIA en el narcotráfico mundial y como estos clanes familiares movían ingentes cantidades de dinero del narcotráfico apoyados por los carteles latinoamericanos y algunos dictadores como el agente de la CIA Manuel Antonio Noriega en Panamá.

Según Daniel Hopsicker es indudable la participación de los Clinton y Bush en el narcotráfico, y de los dos partidos de gobierno americanos, tan solo recordar que mientras Clinton era gobernador de Arkansas en los 80, toneladas de drogas eran importadas por BUSH padre desde este estado (ciudad de Mina) y curiosamente CLINTON trabajaba para BUSH padre. También hace mención al banco Koacovia, el cuarto banco más importante de EE.UU vinculado al lavado de dinero de casi 400.000 millones de dólares para la CIA y el narcotráfico y que después de un escándalo relacionado al lavado de dinero del narcotráfico y ser descubierta paso a llamarse HSBC, desde aquí podemos darnos cuenta que el negocio del narcotráfico ahora está controlado por los Bancos más grandes del mundo. Solo el 2013 el banco británico HSBC, nuevamente confeso frente a otro escándalo, haber blanqueado casi 800.000 millones de dólares con la aprobación de sus presidentes ejecutivos de banca. Frente a este escándalo solo pagaron una multa de 30.000 millones de dólares, aquí podemos ver como la banca se protege entre sí, entre los mismos entes reguladores y la misma banca.

Analizando vemos que para que el narcotráfico tenga éxito se requieren de cuatro elementos esenciales: producción, distribución, transporte y protección. Y la protección siempre se la dan los que administran el poder o la elite de poder de una región. Sin la protección toda la cadena se rompe. En muchas partes esta clase alta o elite controla la banca, la ley y el gobierno.

En la década de los 80 la CIA y la DEA protegidas por los gobiernos de la época y sus servicios de inteligencia plantaban la droga en países como Perú, Bolivia y Colombia en zonas restringidas militarmente, para su posterior exportación, tal es el caso, como ejemplo de Bolivia, de la Operación de Huanchaca en 1986 (Huanchaca una región selvática en Bolivia), en el que no solamente las autoridades militares conocían de estas operaciones sino incluía a políticos corruptos vinculados al régimen de derecha de la época, con el encubrimiento de EE.UU convirtiéndose en una caso de Seguridad Nacional para este país, de la región de Huanchaca salían ingentes cantidades de toneladas de droga exportada por narcotraficantes colombianos y americanos por las rutas supervisados por la CIA y la DEA, posteriormente esta droga era vendida en el mercado americano para la obtención de fondos frescos ; un lavado de dinero exitoso y luego la compra de armas.

La agencia norteamericana de inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) acudía al narcotráfico para llenar sus arcas y realizar estas operaciones clandestinas, según apuntan unos documentos con sello federal estadounidense que fueron desclasificados, y se convirtió en una rutina en los países productores de droga.

La historia de las relaciones entre la Agencia Central de Inteligencia estadounidense y el narcotráfico comenzó en los años 70, durante los golpes militares en Latinoamérica apadrinados por EE.UU y tuvo su punto culminante en los 90. Más de 8.000 documentos del Gobierno federal desclasificados por el Acta de Información Pública revelan los detalles de estos controvertidos vínculos. Informes de la década de los 80 muestran que para contrarrestar la presencia militar soviética en Afganistán, EE. UU. gastó más de 2.000 millones de dólares en el financiamiento inicial de la resistencia afgana a través de los cárteles de drogas, posteriormente gasto 6.000 millones de dólares para crear la red ALQAEDA también con dinero producto del narcotráfico. Los mismos documentos indican que la CIA también estuvo involucrada con narcotraficantes latinoamericanos.

Como explica Michael Ruppert ex agente federal , en el escenario estadounidense, el dinero de la droga provenía desde el Cono Sur y se convertía en dinero legítimo en Wall Street y sus bancos. En el escenario latinoamericano, este mismo dinero, una vez blanqueado, volvía a la región en forma de fondos frescos para el paramilitarismo”.

Adicionalmente, la desestabilización de los gobiernos y revoluciones en América Latina no eran los únicos objetivos de la inteligencia estadounidense: también eran víctimas de la CIA los movimientos sociales dentro de EE. UU. La agencia buscaba desacreditar y silenciar a los líderes que luchaban por los derechos civiles con el fin de prevenir transformaciones en el contexto ideológico, la integración racial, la justicia y otros ámbitos, manteniendo el esquema y el armazón construido.

El imán Abdul Alim Musa declara en una entrevista: “El Gobierno quería que nosotros actuáramos como mercenarios en contra de nuestras comunidades. Nos utilizaron como matones para intimidar a los radicales o a todos los que se oponían al Gobierno federal”.

En su momento, los presidentes Ronald Reagan y George Bush padre promovieron una falsa pantalla con una falsa doctrina de la ‘Lucha contra las Drogas’, pero según los expertos este criterio ha causado más problemas que soluciones.

Por otra parte, los investigadores del tema señalan que hoy en día las sofisticadas operaciones financieras para ocultar las divisas fruto del lavado de dinero son un fenómeno constante. Estos procedimientos se valen de herramientas tecnológicas como internet para enviar fondos de una cuenta entre bancos estadounidenses, europeos o asiáticos a otra entidad financiera, sin los controles estrictos, asegurando de esta forma la impunidad, de esta forma se ven involucrados Bancos de EEUU, Reino Unido, Italia, Suiza, Medio Oriente y Asia, entidades que ahora fomentan de alguna forma el tráfico de drogas mundial.

La Comisión de Juristas para la publicación de informes sobre el narcotráfico estima que anualmente en EE. UU. se lavan más de 100.000 millones de dólares procedentes de las drogas. La documentación también sugiere que una buena parte de la élite económica, tanto en Latinoamérica como del Complejo Militar Industrial y Financiero en Estados Unidos, continúa beneficiándose del negocio de las drogas.

El 2011, Vicente Zambada, del cartel de Sinaloa, se estrelló con cuatro toneladas de cocaína, en un Jet de la CIA y declaró en un juicio ante la Corte de Illinois, que estaba trabajando con el gobierno de Estados Unidos que le permitía exportar cocaína en operaciones encubiertas con el FBI, Homeland Security (Seguridad Interior) y la DEA.

El periodista ganador del Pulitzer, Gary Webb, en su reportaje de investigación “Dark Alliance”, para el diario San Jose Mercury News, vinculó a la CIA, la DEA y a la banca internacional con el contrabando y lavado de dinero y como estas agencias administran el mercado de las drogas.

(Fuente: http://progresismohumano.wordpress.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario