sábado, 17 de mayo de 2014

LA C.I.A. ES EL MAYOR TRAFICANTE DE DROGA DEL MUNDO (1ª parte)



La lucha contra el narcotráfico en el mundo parece una guerra de nunca acabar y que corroe naciones y gobiernos en el mundo, pero cada vez nos damos cuenta que se convierte en una herramienta de manipulación, de control de las naciones, administradas y modeladas por los ejes de poder mundial.

La mayor parte de la lucha contra las drogas es parte de una estrategia fallida; en lugar de disminuir el narcotráfico, este aumenta cada año, aumentan los consumidores y los países dedicados explícitamente a producirla nunca acaban con la producción o la exportación de la misma. En países como Colombia, Honduras, Perú y México la violencia entre los cárteles causa miles de muertes cada año; perjudican a países vecinos como Chile, Brasil, Venezuela, Bolivia y Paraguay convirtiéndolos en países de tránsito de la misma y en EE. UU. y Europa el número de adictos a las drogas aumenta en forma desmedida. Además, el lavado de dinero ha dejado una huella de corrupción y fondos de dudosa procedencia por todas partes, involucrando a entidades financieras, comerciales y políticas.

El narcotráfico también se convierte en una forma más de sobrevivencia del modelo capitalista impuesto en las naciones y el esquema global planificado por EE.UU y sus socios, para mantener a los países atados o dependientes de este modelo, donde la corrupción y el dinero fácil parece el común denominador.

El investigador europeo Daniel Estulin revela en su programa de investigación "Desde La Sombra", los lazos fuertes existentes entre la CIA y el mayor narcotraficante en la historia de EE.UU., que semanas antes de ser asesinado amenazó con delatar a sus superiores, lo mayores capos del mundo.

La muerte del narcotraficante Barry Seal encierra gran parte de la desagradable historia de las operaciones encubiertas estadounidenses en la segunda mitad del siglo XX, afirma Estulin.

Seal, principal operador en el tráfico de cocaína en la década de los 80, fue asesinado a balazos en 1986 porque amenazó con delatar a sus superiores. Si Seal hubiera sacado a la luz el secreto mejor guardado –que el Gobierno estadounidense mueve más droga que todos los narcobarones latinoamericanos juntos–, habría provocado la caída del Gobierno de Reagan-Bush, ese mismo día.

Aunque fue una figura clave en el narcotráfico, su nombre resulta desconocido por buena parte de los ciudadanos estadounidenses, que creen que los mayores capos de la droga son de países latinoamericanos.

Según explica Estulin, este legendario contrabandista de drogas trabajo para la CIA desde 1950, fue reclutado por esta agencia por otro agente de la CIA David Farrey, Seal era un experimentado piloto y conocía muy bien de las rutas de tráfico, para llevar al éxito el negocio.

Seal mientras era nexo de la CIA, trabajo como pantalla en la patrulla área civil de Luisiana, lo curioso es que Barry Seal y Lee Harvey Oswald posible asesino de Kennedy también trabajo en esta patrulla área y eran íntimos colegas, al parecer los dos fueron reclutados por la CIA al mismo tiempo para operaciones distintas.

“Puso en práctica la logística militar y solucionó el problema de la distribución. Esa vía logística que estableció continuó y las drogas volvieron a entrar en el mercado estadounidense de forma oficial como si se tratase de papel higiénico”, afirmó el periodista Daniel Hopsicker, autor del libro ‘Barry and the Boys’, en el programa.

Comenzó a tener algunos problemas legales en 1986 con agencias del Gobierno de EE.UU. aparentemente porque quería manejar el negocio el solo y fue traicionado por la CIA. Fue entonces cuando amenazó con revelar el esquema de los vínculos del entonces vicepresidente George Herbert Walker Bush padre con el comercio internacional de drogas y la operación Irán-Contra, en la que el Gobierno de EE.UU. vendió armas al Gobierno iraní y financió el movimiento conocido como ‘Contra’ en Nicaragua en 1985 y 1986. Dos semanas más tarde, Seal fue asesinado por la CIA en Luisiana EE.UU en febrero de 1986, supuestamente por las amenazas a Bush padre.

Misteriosamente días antes de su muerte, Seal se quejó a G. BUSH dé porque agentes del IRS Servicio de Rentas Internas de EE.UU entraron a su domicilio y confiscaron todas las pruebas y documentación que vinculaban a la CIA, cuestión que violaba su privacidad y el acuerdo. Fue el momento clave en que él se revelo a BUSH.

Posteriormente el abogado de Seal que investigo el asesinato divulgo que los tres colombianos condenados por el crimen de Seal trabajaban para el Pentágono y en particular para el teniente coronel Oliver North, miembro del Consejo de Seguridad Nacional del Gobierno de EE.UU. Además, después del asesinato se descubrió que Seal llevaba en su bolsillo extrañamente el número de teléfono de George Bush padre y varios personas vinculadas al gobierno americano, La DEA (Agencia del Control de Drogas en EE. UU) y la CIA.

El mismo día que Seal era asesinado su madre también era asesinada y otra media docena de miembros del cartel con el que tenía nexos vinculados al cartel de Medellín en Colombia también eran cruelmente ejecutados, antes que abrieran la boca y dijeran esta verdad, uno de ellos era Pablo Ochoa también un narco que trabajo para la CIA.

A la pregunta realizada a BUSH padre sobre Seal , este reconoció y no pudo negar que Seal era uno de sus agentes de seguridad y hombre de confianza.

Las drogas que importó Seal desde 1980, se medían no en kilos sino en toneladas y se distribuyeron por todos los estados del territorio estadounidense, causando una epidemia de ‘crack’ sin precedentes en la historia del país en la que murieron cientos de miles de jóvenes estadounidenses y que destruyó la vida de millones de personas, pero se obtenían billones de dólares a cambio.

En la década de 1980, uno de los centros de tráfico mundial de drogas era la ciudad de Mina al Oeste de Arkansas, era parte de las operaciones encubiertas de extrema sociedad inmersas en la ilegalidad del vicepresidente G.Bush padre, mientras que Ronald Reagan era presidente.

Haciendo uso de Air América la línea área clandestina de la CIA, desde la ciudad de Mina , se realizaban las recepciones de toneladas de droga , como también se enviaban armas para la "contra" nicaraguense.

Fabrízzio Txavarría Velázquez
(Fuente: http://progresismohumano.wordpress.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario