domingo, 18 de mayo de 2014

¿FUNCIONA REALMENTE LA QUIMIOTERAPIA?



CÁNCER: La palabra maldita ... Cuando a alguien le dan ese diagnóstico, su vida da un vuelco de 360 grados ... Aquello que tanto nos preocupaba antes del diagnóstico, y que parecía tan importante, de repente deja de serlo, el miedo se apodera de nuestra mente, y uno se queda tan bloqueado que es incapaz de reaccionar con frialdad. Si le añadimos a la preocupación propia la de los seres más allegados, que obviamente se preocupan rápidamente de hacer lo que sea necesario para no perdernos ... la atmósfera que se genera es la más apropiada, para que seamos carne de cañón de la industria que se ha montado alrededor de la medicina oficial ...

"¿Qué hay que hacer doctor?"... Empezamos con un sinfín de pruebas, analíticas y diagnósticos inconclusos ... que nos llevarán a más pruebas ... y a más diagnósticos ... hasta que al final ...¡La solución!: "Tiene Vd. que hacerse varias sesiones de quimioterapia" ... antes o después de una posible cirugía ....

Bien, nos dicen que se nos caerá el pelo, que lo pasaremos fatal durante las largas sesiones, que tendremos fuertes náuseas, dolores de estómago, hinchazón de los pies ... que se nos tensarán las venas, etc, etc ... todos los síntomas propios de un envenenamiento ... pero aún así, lo asumiremos cual valientes soldados ... por el propio bien de nuestro querido cuerpo ...¡Todo ... con tal de salvar el pellejo! ...

Sólo una duda asalta nuestro corazón ... El problema, es que ya hemos visto como muchos otros antes que nosotros han pasado por este penoso proceso ... y al final han sucumbido a la enfermedad ... pero bueno, también hemos oído de otros que se curaron ...¡Seremos de los segundos! ...¡casi seguro! ... ¡a mí no me puede tocar!

Esa es la esperanza que nos empuja irremisiblemente hacia una pendiente deslizante que acaba en la boca de la industria que mueve más dinero en el mundo ... ¡la industria del miedo! ... Ese miedo, que no te deja pensar en tu realidad espiritual eterna y de cómo estamos únicamente ... en manos de Dios ... y no en manos de los dispensadores de fármacos, al servicio de las multinacionales farmacéuticas ... llamados comunmente médicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario