viernes, 16 de mayo de 2014

ASESINATO EN CAMPAÑA



Twitter se inventó en 2006. Facebook, en 2004. El mayor atentado yihadista de la historia es del 11 de septiembre de 2001, pero la realidad nunca fue un obstáculo para la verborrea del ministro Jorge Fernández Díaz, que ahora culpa a las redes sociales de ser el lugar donde el terrorismo yihadista "más se está desarrollando". Los terroristas han avanzado tanto que, al parecer, hasta pueden viajar en el tiempo.

La afirmación del ministro es tan burda como el anuncio del martes de investigar a las redes sociales para "limpiarlas de indeseables". La obsesión con los insultos en Twitter responde a una estrategia muy clara: utilizar políticamente el trágico asesinato de Isabel Carrasco y las reacciones que provocó en Twitter (o en cualquier charla de bar) como la excusa oportuna para acotar y controlar aún más las redes sociales, esos espacios de libertad tan temidos por un Gobierno empeñado en recortar la libertad de expresión y el derecho a la protesta.

Las autoras confesas del asesinato de Isabel Carrasco son dos militantes del Partido Popular. Que se sepa, ni siquiera tienen Twitter. El yihadismo, la PAH, el 15M y las redes sociales no aparecen por ningún sitio en este crimen. Ni la víctima ni las asesinas ni la policía municipal que encontró la pistola ni el toxicomano que la vendió: no hay un solo protagonista en este terrible crimen que tenga relación alguna con esos "indeseables" –que diría el ministro–, esos que empiezan abucheando a los políticos y acaban tumbando las Torres Gemelas a las órdenes de George Bush Bin Laden.

Si algo nos han enseñado los documentales de la 2 es que los
carroñeros nunca renuncian a sacar provecho de los cadáveres. 

No fue un crimen político. No tuvo nada que ver ni con los escraches ni con los chistes de El Jueves ni con la corrupción ni con los doce cargos públicos de la presidenta de la Diputación ni con su gestión política, tan cuestionable hoy como ayer, cuando Isabel Carrasco aún vivía; la muerte conmueve, pero no te hace mejor persona.

No fue más que un suceso, un terrible y lamentable crimen sin relación alguna con el enorme descrédito de los políticos, con el enfado de un país en las raspas o con lo mal hablada que es la gente en Twitter o en los bares. Nada justifica un asesinato. Nunca. El de nadie. Jamás me alegraré de ninguno. Pero, ¿de verdad la Policía y la Guardia Civil no tienen nada mejor que hacer que "investigar" a los bocazas de las redes sociales? ¿En serio?

Como bien explica la abogada Isabel Elbal en este artículo en Contrapoder, el anuncio del Ministerio del Interior de que las fuerzas del Estado van a perseguir a quienes publiquen comentarios ofensivos en Internet sobre el asesinato de Isabel Carrasco es un absoluto despropósito. Es una investigación prospectiva que no se contempla en ninguna democracia, por mucho que el ministro Fernández quiera "limpiar las redes de indeseables". No se puede ir a la pesca de delitos, como se hacía en los años de la ley de vagos y maleantes.

"Con esta mano hostio yo mismo a lo Bud Spencer
 al friki que publique algo que no me guste"

Además, la policía no puede investigar de oficio las injurias y calumnias: es un delito privado, por lo que hace falta antes una querella que solo puede poner la persona directamente afectada –en este caso, la fallecida Isabel Carrasco; sus familiares podrían reclamar civilmente pero no por lo penal y en cualquier caso no consta que haya denuncia alguna–. Y confundir la mala educación, la mezquindad o la idiotez con el delito es algo que hasta la propia Policía parecía tener claro no hace tanto.

Y si me canso, con esta otra, que hay para todos.

¿Qué ha ido a buscar entonces el Ministerio de Interior en las redes sociales? ¿Una excusa para censurar Internet? ¿Una nueva porra con la que amedrentar a la sociedad, al estilo de la que ya están aplicando contra los piquetes de las huelgas o con la reforma de la ley de seguridad ciudadana?

¿Por qué se detiene la campaña electoral cuando este asesinato no es en un crimen político? ¿Por qué esta muerte es una gran tragedia nacional y no se para el país con cada una de esas 24 víctimas de violencia machista que ya llevamos este año?

¿Por qué estos insultos digitales son ahora materia de investigación de oficio y no lo fueron antes, cuando la calumniada fue –por ejemplo– Pilar Manjón? ¿Por qué los mismos que critican el discurso del odio en Internet miran hacia otro lado cuando lo practican algunos periodistas y medios de comunicación?

La crispación en las redes sociales no es solo un problema, es también un síntoma: del hartazgo de la sociedad –que explica pero no justifica los insultos–, pero también de la sensación de impunidad que da el anonimato y de la falta de educación de algunos. El Gobierno debería saber que la moral y el respeto por los demás no se impone: se enseña. Más que bravuconadas del ministro, hace falta Educación para la Ciudadanía.

Ignacio Escolar
(Fuente: http://www.eldiario.es/, visto en Odiseaazul)


7 comentarios:

  1. Está claro....y no hay que darle más vueltas cuando el FASCISMO es lo que tenemos instalado en España en toda EUROPA y en EEUU. No es de extrañar que censuren ya que la información les acaba dejando en evidencia, como está ocurriendo con los sucesos de Ukrania, o Siria.
    Cada vez somos más quienes no vemos la TV ni oimos la radio y a sus cudrillas de tertulianos o lameanos, al servicio de la farsa política y a sueldo de la MAFIA BANQUERA, nos informamos por la red, vemos directamente lo que ocurre gracias a que hoy día todo el mundo lleva una cámara encima, y por muchos montajes que los realizadores del telediario confeccionen, solo tienes que ira "yutuf" ver ....y sacar tus propias conclusiones.

    ResponderEliminar
  2. Esta mañana ya estaban diciendo en la tv que "el gobierno quiere regular los comentarios ofensivos en internet". Lo cual significa dos cosas: poder multar (robar) y censurar. Si lo hacen despues iran a por los foros y los blogs seguido de una identificacion con DNI para poder usar un navegador. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Desobediencia Civil, basta que digan esto para que empecemos a saturar los comentarios en el tono que tanto les molesta. También se podría poner en circulación un "diccionario" con palabras que signifiquen todo lo contrario, o alterarlas,para despistar a los bots que puedan tener husmeando por la red, a medida que vayan apretando habrá que ir aflojandoles, con un poco de suerte en breve va a haber un colapso de todo el sistema economico-politico-social, se huele, esto ya comienza a hervir.....

    ResponderEliminar
  4. Este asesinato estaba perfectamente estudiado igual que lo han estado otros y otras muchas cosas....y siempre encuentran algún tonto de turno que carga con el mochuelo
    El caso ya está casi cerrado, ¡démonos prisa no sea que igual nos entallemos lo dedos y después a ver....!!!! ¡MENUDOS CRÁPULAS!

    ResponderEliminar
  5. La gente esta cansada, y en algun momento se encendera la mecha. Es lo que la clase politica (que no trabaja para los ciudadanos sino para su propio interes) se esta buscando. Ellos no escuchan el ruido de la calle hasta que la calle llegue a ellos para hacerce oir.

    Muy buen blog - gracias

    ResponderEliminar
  6. Minutos musicales
    https://www.youtube.com/watch?v=OboQcGg678E

    Parece que ya han imputado o detenido o ambas cosas, al cantautor, pero lo cierto es que ha sido Telecinco y 13Tv quien ha dado gran difusión al video,
    esto hace pensar que tal vez las autoras materiales del asesinato simplemente hayan sido unas tontas útiles cegadas por el odio y debidamente dirigidas (cómo obtienen la pistola???) para montar todo este tinglado, parar una campaña electoral, criminalizar a la ciudadanía por opinar, dar pasos en la dirección de censurar más las redes sociales etc...

    ResponderEliminar
  7. Lo más gracioso del caso es que cierta lerda que dicen que ejerce de vicepresidenta va y declara que se nota "más alegría en la calle" que hace unos meses. Si supiese sumar dos y dos igual se daba cuenta de que la causa de esa alegría lo que debería es quitarla el sueño ... y de que la alegría es mayor en León que en ninguna otra parte.

    ResponderEliminar