viernes, 25 de abril de 2014

FOTOGRAFÍAR Y GRABAR A POLICÍAS EN EL EJERCICIO DE SUS FUNCIONES ES LEGAL


Los ciudadanos que quieran grabar las actuaciones policiales en eventos públicos ya tienen una nueva sentencia que les da legitimidad. El juzgado número 11 de Madrid ha señalado en una sentencia reciente que los agentes no tienen “cobertura legal” para impedir que se grabe su actuación pública. Dicha sentencia quita la razón a los policías que actuaron brutalmente contra un cámara que estaba filmando un deshaucio.

“Mi imagen no tiene por qué salir en ningún lado”, espetó un policía municipal a un periodista que grababa un desahucio ocurrido en Madrid el 9 de octubre de 2013. “Se lo advierto. Como salga mi cara en alguna imagen le voy a denunciar. Soy un empleado público. Espero que no esté grabando”, prosiguió el policía municipal. Ante la amenaza del agente de la autoridad, una ciudadana replicó a los policías que “no sabían de leyes” y que se comportaban “como unos matones”. Los agentes identificaron al cámara y a la ciudadana y solicitaron una condena por una falta contra el orden público, pretensión que la sentencia desestima con rotundidad, señalando, además, que los policías se convierten en un “mero particular” al extralimitarse en sus funciones públicas tratando de impedir la filmación del cámara, por lo que no cabe apreciar como una falta contra la autoridad que la ciudadana los acusara de comportarse como matones.

El abogado de la ciudadana denunciada por los agentes, Javier Sampedro, explicó a cuartopoder.es que la sentencia del juzgado número 11 de Madrid no aporta nada nuevo a pesar del revuelo que la sentencia ha generado en las redes sociales. “Los ciudadanos pueden filmar y fotografiar a los agentes de policía en el ejercicio de sus funciones aunque a veces los policías lo olviden”, señala este letrado, que asegura que “lo anómalo” es que esta sentencia sea noticia. “Lo que debería ser noticia es que un policía se comporte de esta manera ante un ciudadano que está ejercitando sus derechos”, agrega el letrado.

“El policía estaba tratando de hacer valer un derecho personal que, además no tenía, sobre el derecho del ciudadano a filmar la actuación de los agentes públicos y además lo está haciendo con malos modos”, explica Sampedro, que agrega que si el policía creía que el ciudadano que se identificó como periodista no tiene derecho a filmar su imagen debería haber ido a los juzgados a protestar y no empujar la cámara del periodista.

Así, la Justicia ha considerado que la protección especial que la ley otorga a los policías por su propia condición de policía deja de tener efecto en el momento en el que el agente se extralimita en sus funciones y el insulto de matón ya no es de un ciudadano a un policía sino de un ciudadano a otro ciudadano en una situación especialmente tensa.



(Fuente: Cuarto Poder)

1 comentario:

  1. putos retrasados mentales aprendan a trabajar putos policias............

    ResponderEliminar