viernes, 28 de marzo de 2014

VUELO 370: OTRA "VERDAD OFICIAL" PREFABRICADA


La supuesta aparición de restos del vuelo 370 viene a cerrar la "versión oficial" acerca de su desaparición. Restos indeterminados de lo que puede ser mera basura flotante se presentan a la opinión pública como procedentes del avión y ésta lo acepta porque son una respuesta (mala, improvisada y probablemente falsa) que despeja la incertidumbre generada. 


Se aproxima el momento en que quienes han urdido la desaparición del vuelo MH 370 han de facilitar algún tipo de desenlace al caso de cara a la opinión pública. Solo que dicho desenlace supondrá el punto final solo de una versión oficial insostenible a poco que reparemos en sus numerosos agujeros, de los cuales el fundamental es suponer que un objeto de grandes dimensiones como un Boeing 777 puede desaparecer no solo de los radares, sino también de los satélites-espía que tienen bajo su control prácticamente cada palmo de la superficie terrestre. Satélites al parecer incapaces de detectar la mole de un avión, pero sí de localizar supuestas piezas del mismo en una imagen lejana y desenfocada de lo que puede ser meramente basura flotante. Diríase que las imágenes por satélite que pretenden zanjar el destino del Boeing desaparecido son como los fariseos a los que Jesús reprocha "colar un mosquito y dejar escapar un camello" (Mateo 23, 24).

Entre las informaciones que salieron a la luz nada más conocerse la "desaparición" del vuelo está también el que las llamadas a los móviles de los ocupantes daban señal, aunque nadie respondiera. La localización GPS de los móviles hubiera bastado para localizar el avión ... si hubiera existido voluntad de encontrarlo. Una única llamada desde un teléfono rural bastó para localizar en la selva boliviana a la niña secuestrada en L´Hospitalet. Todo hace pensar que las potencias capaces de rastrear lo sucedido con el vuelo MH 370 en realidad nunca se esforzaron demasiado por localizarlo, lo cual hace pensar en que están escondiendo algo.

Tenemos luego la información de que un miembro del pasaje del vuelo 370 se puso en contacto con sus familiares, aunque sin informarles de dónde estaba, con posterioridad al supuesto accidente del avión. Un avión desvíado de su ruta, cuyo sistema de localización fue saboteado desde dentro y que en vez de caer al mar pudo sencillamente aterrizar, dado que voló de 4 a 7 horas fuera de su ruta, ejecutando complejas maniobras cuyo único fin parece haber sido el de crear confusión en torno a su ruta definitiva, algo poco acorde con la idea de una intención suicida.

Aparecerán "pruebas" de que el vuelo 370 cayó, tan poco fiables como la mochila de Vallecas en el 11-M o los pasaportes de los terroristas entre los escombros de las Torres Gemelas. Apuntalarán una versión pre-fabricada y tranquilizadora. Pero poco tendrán que ver con la verdad. Serán, sencillamente, más cómodas y fáciles de aceptar.

(posesodegerasa)

2 comentarios:

  1. Siguiendo el hilo no oficial de la notucia me asaltan algunas dudas: porqué tanto rusia y china silencian la verdad?, qué suerte les deparará a lo tripulantes?
    Un saludo

    ResponderEliminar

  2. La interpretación de los hechos que vengo presentando implica que de no haber interceptado los E.E.U.U. el vuelo 370 se hubiera materializado una situación de emergencia nacional, por lo que pretende que se acepte su acción como algo necesario para su seguridad. En aras de esa circunstancia Obama habría dado parte a China de sus pasos, e, incluso, de una manera un tanto críptica, ha querido justificar ante Rusia su violación de las leyes internacionales

    Solo así se explican las extrañas declaraciones de Obama hace tres días hablando de que su preocupación en relación con el asunto era la posible detonación de un arma nuclear en Manhattan. Vendrían a confirmar la información publicada por Sorcha Faal (http://www.whatdoesitmean.com/index1758.htm) acerca de una "bomba sucia" a bordo del Boeing 777.

    El que tras su extraña declaración Obama haya bajado el nivel de sus pronunciamientos previos acerca de la crisis de Crimea refuerza la idea de que el presidente norteamericano pretende hacer valer su justificación de lo sucedido, algo así como si dijera a los rusos "aceptad que vosotros haríais lo mismo en una situación análoga, no hagáis sangre de esto, y reconsideraremos el tema de las sanciones".

    ResponderEliminar