sábado, 1 de marzo de 2014

LA NASA PROHÍBE A SUS ASTRONAUTAS SACUDIR LAS MIGAS DEL MANTEL FUERA DE LA NAVE



La convivencia en el espacio suele generar problemas: naves hechas una pocilga, relajo de la limpieza y la higiene y ausencia del respeto a las buenas maneras (aún se recuerda en Cabo Cañaveral el incidente creado cuando, tras el acoplamiento Apolo-Soyuz, dos cosmonautas rusos fueron recibidos en la nave norteamericana al grito de “¡Que está mojao, leñe!´´). Es por ello que la agencia espacial yanqui ha decidido empezar a corregir la desidia de sus exploradores cósmicos yendo a lo elemental. Nos lo relata Xavi Puig desde ese refugio del humor que es Elmundotoday.

Siguiendo las recomendaciones de la Oficina de Naciones Unidas para el Espacio Exterior, la NASA ha modificado su reglamento interno para prohibir a sus astronautas que sacudan las migas del mantel fuera de la nave después de cada comida.

El objetivo de esta restricción es, por un lado, reducir la basura espacial y, por otro, evitar que los trozos de pan duro que logran atravesar la atmósfera terrestre acaben quemando el pico de las palomas.

“Sacuden el trapo del polvo y luego nos cae la mierda a nosotros”, se quejaba hace tres meses la tripulación rusa de la Soyuz TMA-04M. Los americanos replicaron que “aún flotan los restos del último botellón de los rusos, y a Dios gracias que el sonido no se transmite porque gritaban como animales”.

Para poner un poco de orden, la NASA establece también la obligación de limpiarse los pies en el felpudo de la entrada “que no se puso ahí para hacer bonito”. Asimismo, los astronautas no podrán tender la ropa en el exterior para no estropear la estética del Espacio y se multará a quienes vacíen el cubo de agua sucia por la escotilla después de fregar.

“La Luna la tienen hecha una mierda. Antes no estaba así. Esto antes no estaba así”, se lamentaba Lindley Johnson, director de los servicios de limpieza y mantenimiento del Universo conocido. Los astronautas se quejan de que “hay tanto espacio que es imposible que la porquería no se acumule en algunos rincones”.

El presidente de la comunidad de vecinos de la Estación Espacial Internacional se ha comprometido a mejorar los hábitos de limpieza pero ha pedido a la NASA “que deje de enviar chavales de estos que reparten propaganda, porque no nos interesan sus folletos y aún nos llegan catálogos arrugados del Mediamarkt de 2003 que están por ahí orbitando”.

La agencia espacial estadounidense ha pedido también la colaboración del resto de países. “La semana pasada sorprendieron a un astronauta japonés tirando la basura en un agujero negro. Que vete a saber por dónde acaba saliendo luego todo esto. Y ni siquiera separó el plástico de la materia orgánica”, protestan desde la NASA.

(Fuente: ElMundoToday)

Y es que no es plan de que la gente se comporte en el espacio como si estuviera en su casa:

No hay comentarios:

Publicar un comentario