lunes, 24 de marzo de 2014

EL "NUEVO ORDEN UCRANIANO"



El "espontáneo" y "liberador" levantamiento de la población ucraniana contra un presidente electo nos ha sido presentado por los embusteros medios occidentales bajo el espejismo de una supuesta legitimidad moral que se halla bien lejos de sus promotores. Para el ciudadano medio que se lo ha creído han empezado a llegar señales de que las cosas no son como nos las han contado. A las imágenes de unos energúmenos entrando en el despacho del presidente de la televisión pública y obligándole a dimitir a golpes hay que sumar los muchos abusos, palizas, venganzas y asesinatos que se han convertido en el amargo pan de cada día en las calles.

Los nacionalistas ucranianos han protagonizado nuevos choques, peleas y tiroteos ante la impotencia de la Policía, que no puede hacer frente a los delincuentes armados que intimidan a los ciudadanos. La violencia se ha convertido en parte del día a día en Ucrania, y la situación que se vive en el país es muy similar a la anarquía. Mientras tanto, agrupaciones de extrema derecha antes reducidas a círculos marginales toman presencia en las calles.

Los radicales se burlan de la Policía, intimidan a los fiscales, obligan al director de la cadena de televisión más importante de Ucrania a dimitir y explican que actúan como representantes del ‘Tribunal Civil’.



Muchos de los crímenes que tienen lugar en Ucrania han sido grabados y subidos a YouTube por internautas. He aquí una compilación de videos de algunos incidentes recientes:

Toma de control de la planta de producción de vodka Nemiroff, ubicada en la ciudad de Nemírov, en la provincia central de Vínnitsa. Hombres armados con granadas de humo asaltaron el edificio mientras agentes judiciales esperaban al lado.



En la ciudad occidental de Rovno un agente de Policía paró un automóvil con matrícula de Donetsk (una provincia oriental mayoritariamente rusófona) y exigió al conductor y los pasajeros retirar la cinta de San Jorge del interior del vehículo, pues los nacionalistas ucranianos consideran que la cinta negra y naranja conmemorativa de la victoria soviética en la Segunda Guerra Mundial es un símbolo de la conquista de Ucrania. Más claro, agua: para estos rebeldes pro-europeos los "suyos" en la guerra eran los nazis.



En Kiev, la Policía acudió al edificio del Ayuntamiento después de recibir la información de que personas no identificadas habían irrumpido en las oficinas municipales. Pero en la Alcaldía decenas de hombres enmascarados protegidos con cascos estaban esperando a los agentes y empezaron a golpearlos.



En ciudad de Mírgorod, en la provincia oriental de Poltava, cuatro hombres golpearon al presidente del consejo nacional, Vasili Tretetski. El también exalcalde resultó herido tras recibir un disparo de un arma de fuego en la calle.



La agrupación ultranacionalista Sector Derecho provoca una batalla y lanza disparos en el centro de la ciudad de Lugansk, en el extremo oriental de Ucrania.



ACTUALIZACIÓN DE LA ENTRADA (15.47)

El vídeo más definitorio de cómo los "revolucionarios" de Maidán han sido títeres dirigidos desde el poder U.S.A.-U.E. es el vídeo que ha aparecido en la Red con imágenes de los supuestos "rebeldes" afirmando que fueron engañados y no les pagaron el dinero prometido por su participación en los disturbios (50 € al día, al parecer).

A lo largo del diálogo grabado, los participantes de las sangrientas protestas -los organizadores y los que se rebelaron en las calles- tratan de negociar cuánto y cómo pagar por los disturbios de los tres últimos meses en Kiev. Sin embargo, las partes no logran llegar a un acuerdo. Algunos de los participantes enfurecidos gritan que los "fondos asignados fueron robados" y reclaman los fondos "de combate" que fluyeron en su momento como combustible de la revuelta en forma de moneda extranjera introducida desde las embajadas occidentales. Ahora que el trabajo está hecho la carne de cañón engañada por Occidente comprende que "Roma no paga traidores". Literalmente.



(Fuente: RT)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada