domingo, 5 de enero de 2014

QUIRÓFANO Y "PHOTOSHOP" PARA DISIMULAR LA MALA IMAGEN DEL REY JUAN CARLOS




Como la criatura ha cumplido 76 años la adulación y el peloteo se han disparado, lo que nos ha proporcionado una cabalgata de Reyes anticipada de lo más divertido.

El medio elegido para presentar en sociedad a un monarca que milagrosamente ha recuperado la campechanía, el desenfado y el vigor juvenil que puso a sus pies a tantas golfas admiradoras, es la revista "Hola", en cuya portada luce como recién estrenado, vestido con estudiada informalidad y mirando a cámara en pose "Zoolander".

El monarca, en versión "Michael Douglas". Imagen descartada para la portada.

Las muletas fuera de campo, el jersey de cuello vuelto disimulando la doble papada (que no es la coexistencia de Benedicto XVI y Francisco I) y el infaltable perrillo correteando en derredor, como en los retratos de Velázquez, hacen del posado real una imagen absolutamente atemporal, es decir, fuera del tiempo que vivimos, no precisamente halagüeño.

El titán (por todo el titanio que lleva incorporado al fémur) presenta una imagen tan irreal que hay que mirarla dos veces para asegurarse de que no es un ciborg, sino el monarca más operado de la historia -del total ya he perdido la cuenta, pero en el último año y medio lleva cinco repasos quirúrgicos-, el señor omnipresente que se cae cada dos por tres y cuyo concepto de "transparencia" es no dar nunca explicaciones, salvo el día en que encontró en un diccionario la palabra "exilio" y por una vez se disculpó en once palabras por su última calaverada.

18 de abril de 2012: ése día JuanCar sí que se hizo un buen "lifting"

Los comentarios con los que el panfleto de salutatorio título acompaña el reportaje real son de un servilismo sonrojante: "... el Rey nos saluda muy sonriente, con magnífico aspecto y sin necesidad de muletas. Su presencia es imponente y llena de vitalidad, se le ve renovado y muy recuperado". Y tanto, solo que las apariencias engañan ...

El monarca, en versión "ídolo del pop". Imagen descartada para la portada.

Las favorecedoras fotos se tomaron el dia 23 de diciembre, justo la víspera del "speech" de Nochebuena (por cierto, el menos visto de los últimos 15 años). Y quienes pensaron que Juan Carlos experimentaba el síndrome de Benjamín Button y rejuvenecía a ojos vistas tuvieron que admitir que el hechizo era poco duradero, puesto que en solo 24 horas volvía a arrugársele el cutis, le surcaban de nuevo la cara unos pliegues que parecían una maqueta de los canales que Percival Lowell descubrió en Marte y las bolsas bajo los ojos se le pronunciaban como si contuviesen una generosa camada de marsupiales.

"Síndrome de Matusalén" en su versión galopante: este
hombre  ha envejecido lo indecible ... en solo 24 horas.

El hechizo, obviamente, es de la marca "Photoshop" ,y los perpetradores de un retoque tan radical que deja en pañales la "restauración" del "Ecce homo" de Borja merecen, a juicio de este blog, la medalla al mérito del trabajo por la cantidad de horas que debieron invertir en el encantamiento. Solo que los encanta-mientos encantan porque mienten, y si Juan Carlos se mira en el espejo y no en la portada del "Hola" va a empezar el año con depresión.

El monarca, en versión 50 % "black power", 50 % "duquesa de Alba recién
levantada". Imagen -afortunadamente- descartada para la portada. 

El camuflaje de la realidad realizado por la revista del cotilleo es todo un síntoma de lo que ocurre en este país con los medios de comunicación, sometidos a la "Omertá" hispana, un pacto de silencio sobre los desmanes borbónicos tan estricto que parece inspirado por la mafia calabresa.

"Jopetas! ... si yo no he hecho nada malo".

Pero lo que no limpia ningún software de imagen es la de una institución desprestigiada hasta la náusea, que presuntamente ha encubierto los negocios de un yerno y una hija entregados al innoble deporte de enriquecerse por ser quiénes son, que mantiene su generosísimo presupuesto en una opacidad calculada y que vive de espaldas a la realidad de un país desangrado por la corrupción, y una crisis económica que, como siempre, castiga al de abajo y es ajena a tantos privilegiados para quienes el feudalismo no queda tan lejos.

El monarca, en versión "Photoshop" radical. Esto ya no resultaba creíble ...

La desvergonzada campaña para lavar la imagen de la institución ha tenido su colofón en unas declaraciones a TVE de Rafael Spottorno, jefe de la Casa Real, afirmando que la instrucción del caso Nóos ha sido "un martirio" para la familia real y urgiendo, en una evidente medida de presión a la magistratura, al juez Castro a concluir la investigación. Si este es el modo en que se pretende recuperar la credibilidad de la monarquía, apaga y vámonos.

Un ejemplo de la "igualdad de todos ante la ley" que predica el papá de la "mártir".

Aunque la mona(rquía) se vista de seda ...

Como epílogo de esta información, es de reseñar que la Casa Real ha publicado en su web un área infantil (con lo que desmienten que toda la web sea "área infantil") con ilustraciones y juegos para "acercar la monarquía a los niños" (no sabemos si incluye imágenes de elefantes para colorear).

En este apartado se recuerda el concurso de la Fundación Institucional Española (Fies) ¿Qué es un rey para ti?, que pretende —dice la página web— que los alumnos "se acerquen al monarca y la Corona y  conozcan el papel que la Constitución reserva a la primera de las instituciones españolas".

¿Descubrir todos los rincones de Palacio? ... ¿Y si en uno aparece Corinna?

Se ve que ya solo les queda hacer proselitismo entre los infantes. Los adultos hace tiempo que dejamos de creer en los Reyes Magos.

(posesodegerasa)

1 comentario: