domingo, 19 de enero de 2014

¿MATÓ UNA MALDICIÓN A ARIEL SHARON?


La noticia de la muerte el pasado día 11 de Ariel Sharon, el ex-primer ministro israelí y supuesto héroe de guerra (más bien, genocida culpable de crímenes contra la humanidad), no ha pillado de sorpresa a los medios después de que entrara hace ocho años en un súbito coma irreversible. Lo singular es la extraña historia que acompaña su caída en el estado vegetativo, la de la "Pulsa Denura", una maldición cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos y que fue convocada contra él por la mediación de demonios primordiales.



Muchos israelíes oyeron hablar por primera vez de la "Pulsa Denura" en octubre de 1995. Una veintena de rabinos y cabalistas de probadas credenciales extremistas se reunieron de madrugada en el cementerio de Rosh Piná (norte) para convocar a "los ángeles de la destrucción". Frente a la tumba de Shlomo Ben Yosef, un héroe del sionismo revisionista ahorcado por los británicos por disparar en 1938 contra un autobús repleto de palestinos, escenificaron un viejo conjuro en arameo para propiciar la muerte del ex-primer ministro Yitzhak Rabin.

Le acusaban de traicionar al pueblo judío por ceder a los palestinos en los acuerdos de Oslo la soberanía de parte de la Tierra Prometida. Un mes después de proferirse la maldición, Rabin era asesinado a tiros en Tel Aviv por el fanático ortodoxo Yigal Amir. Desde entonces la siniestra pulsa denura (látigo de fuego en arameo) ha entrado en el vocabulario de los israelís. Hay un dicho, incluso, que dice que no eres nadie en política hasta que te ha maldecido la pulsa denura. Otros dirigentes con el dudoso honor de pertenecer a este selecto club son Ariel Sharon y el actual primer ministro, Ehud Olmert, además de los organizadores de la Marcha Gay de Jerusalén.

Pazuzu: si le llaman vendrá para llevarse a
alguien consigo; tal vez al mismo convocante.
La ceremonia, descrita en algunos textos, es compleja y tiene tintes de magia negra, disciplina teóricamente prohibida por las leyes del judaísmo. El ritual se convoca a medianoche y en él participan al menos una decena de sabios de las Escrituras, todos hombres y mayores de 40 años. En los casos de Rabin, Sharon y Olmert, los oficiantes eran rabinos mesiánicos de extrema derecha, residentes en los territorios ocupados palestinos. Antes del aquelarre ayunan durante tres días y se someten al mikve o baño ritual que precede a las plegarias matutinas. Tras apagar velas negras y soplar el sofar -cuerno de carnero empleado ocasionalmente como instrumento de viento en la liturgia-, convocan al ángel protector del sujeto condenado. Según la leyenda, si este sobrevive al sortilegio, la maldición de la pulsa denura recaerá sobre sus oficiantes.

Tradicionalmente se vincula el origen de este ritual esotérico con el Zohar, la obra cumbre de la cábala, la rama mística del judaísmo. Pero expertos de la Universidad de Florida han refutado esta tesis. Según sus investigaciones, la primera pulsa denura se aplicó poco después de la fundación del Estado de Israel. Y fue la secta antisionista Neturei Karta, cuyos miembros visitan periódicamente el Irán de Ahmadineyad, la primera que la ofició como protesta contra el Gobierno por exhumar unas tumbas.

Luego la extrema derecha mesiánica se apropió del ritual para emplearlo como arma política contra los dirigentes dispuestos a hacer concesiones a los palestinos. Y para ello han tergiversado su sentido original, puesto que en el Zohar aparece como una fuerza divina que protege del mal.

¿Es la pulsa denura un chiste o una temible maldición? Quizá el azar se conjurara con sus oficiantes, pero Rabin murió un mes después de recibirla, Sharon entró en coma a los seis meses y Olmert sufre cáncer de próstata.

(Fuente: http://jonathangarcialopez.blogspot.com.es/)

2 comentarios:

  1. ¿Y qué opina el autor del blog sobre maldiciones, sortilegios, brujerías varias y casualidades asombrosamente fortuítas? :)

    ResponderEliminar

  2. Esencialmente, lo que el gallego sobre las "meigas": no cree en ellas, pero "haberlas, haylas".

    ResponderEliminar