domingo, 5 de enero de 2014

JESUCRISTO: LA OTRA CONSPIRACIÓN (3ª parte)


El verdadero fundador del cristianismo fue Pablo, quien convirtió la resurrección de Cristo en el pilar de la fe cristiana, símbolo de salvación universal tras el sacrificio expiatorio. Pero Pablo no transmite nada de las enseñanzas de Jesús, por lo tanto no se puede hablar de de una religión basada en lo que predicó Jesús sino en una religión basada en él, centrada en la resurrección. “El hecho de que no haya un solo sermón del Jesús de los Evangelios que sea citada por Pablo es inexpugnable, y ciertamente fatal para la historicidad del Jesús de los Evangelios” afirma Magurditch Mangasarian que abandonó su cargo como ministro presbiteriano al descubrir tantísimas inconsistencias bíblicas.

En Pablo podemos apreciar huellas de la gnosis en algunas de sus epístolas sin embargo no aparece el Jesús histórico por ningún lado; también encontramos el pensamiento platónico, mezclado todo ello con escritos en donde se condena a la gnosis … toda una paradoja. En dichos textos Pablo se refiere a un Cristo místico, perteneciente a una realidad espiritual que se encuentra entre nosotros mismos. “Debe advertirse que en general, las primeras epístolas muestran signos de influencia gnóstica, mientras que las últimas muestran señales de prejuicios antignósticos” señala John Glover Jackson

Lo mítico fue transformado gradualmente, por arte de la falacia teológica, en histórico. La interpretación literalista se impuso de forma drástica cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial del imperio y luchó de manera implacable contra los que se oponían y arrasaron contra toda forma de culto pagano. La filosofía y la ciencia también sufrieron las mismas consecuencias. “Después de Jesucristo es ya ociosa toda investigación. Si creemos ya no exigimos nada que vaya más allá de nuestra fe” declaró Tertuliano. Se iniciaba de esta forma un período oscuro de superstición e incultura.

Grandes bibliotecas gnósticas y templos paganos fueron saqueados y quemados, fueron destruidos los templos de los “demonios”. El gnosticismo (conocimiento), sistema filosófico-místico fue considerado un crimen de Estado, y sería necesario erradicarlo. “La predicación de la iglesia es verdadera y firme y en ella se propone al mundo entero un único e idéntico camino de salvación. Los que abandonan la predicación de la iglesia acusan de ignorancia a los santos presbíteros, sin observar que vale mucho más un hombre religioso aunque ignorante, que un sofista blasfemo e insolente” escribe Ireneo en su calumniosa obra “Contra las herejías”. Definitivamente la ignorancia es la base de la gran mayoría de religiones, ya que una mente ignorante es fácilmente envenenada … pero una mente culta es un peligro para las iglesias.

El filósofo pagano Celso, refiriéndose a los cristianos afirma “siempre están repitiendo: no examines, solo cree y tu fe te hará bendito. La sabiduría es una cosa mala en la vida, es preferible la necedad“. Celso arremetió duro contra los cristianos en su obra “Discurso Verdadero”. Celso demuestra gran conocimiento de la religión cristiana y sus críticas son muy fundamentadas, citando numerosas fuentes y examinando las contradicciones bíblicas. Porfirio filósofo neoplatónico también es rotundo en su obra “Contra los cristianos”, y señala “Los evangelistas son inventores, no historiadores de los acontecimientos en torno a Jesús. Cada uno de ellos escribió no en armonía, sino en desacuerdo“.

(Fuente: http://www.expresionbinaria.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario