sábado, 11 de enero de 2014

EL MARKETING DE LA LOCURA


La compra-venta de la enfermedad es una estrategia altamente exitosa que convierte las situaciones normales de la vida en condiciones de enfermedad psiquiátrica, haciendo que la gente de todos los estratos sociales se preocupe acerca de la "enfermedad mental" más reciente; y que soliciten una pastilla.


LA TEORÍA DEL "DESEQUILIBRIO QUÍMICO DEL CEREBRO" ES EL FRAUDE MÁS EXITOSO DE LA PSIQUIATRÍA.

Al paso de los años, la psiquiatría ha convencido a millones de personas que sus cambios emocionales, se deben a la deficiencia de serotonina y que solamente pueden ser aliviados tomando fármacos que trastornan la mente, como los antidepresivos.

Cuando se dio a conocer la teoría del desequilibrio químico cerebral, surgió una avalancha de críticas y cuestionamientos, tanto que, el Dr. Steven Sharfestein, entonces presidente de la Asociación Americana Psiquiátrica (APA) tuvo que retractarse públicamente diciendo que "no existe 'ninguna prueba contundente de laboratorio que determine la existencia de un desequilibrio químico en el cerebro".

El vocero de la APA, el Dr. Marc Graff, dijo que la teoría del desequilibrio químico del cerebro, ERA PROBABLEMENTE UNA AFIRMACIÓN PROVENIENTE DE LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA (No resulta para nada sorprendente si consideramos que sólo por la venta de antidepresivos se mueven más de 13 mil millones de dólares anuales).

Cuando se le preguntó al Dr. David Burns, ganador del premio A.E. Bennett de la Sociedad de Bioética de Psiquiatría, sobre el estatus de la teoría del desequilibrio químico de la serotonina, dijo: "pasé los primeros años de mi carrera, investigando tiempo completo el metabolismo de la serotonina, pero nunca encontré ninguna evidencia convincente de que cualquier trastorno psiquiátrico, incluyendo la depresión, fuera debido a una deficiencia de serotonina del cerebro, de hecho no hay forma de medir los niveles de serotonina en una persona viva, por lo que no hay forma de probar éstas teorías".

A pesar de estos hechos, se les ha prescrito psicofármacos a decenas de millones de personas en todo el mundo, Muchos de los consumidores creen, debido al bombardeo de publicidad, que están corrigiendo una condición física, CONDICIÓN QUE SIMPLEMENTE NO EXISTE.

Recién en el 2004, y después de las innumerables tragedias que se habían registrado, se alertó al público del riesgo que corren los niños y adolescentes al tomar antidepresivos. También los adultos corren los mismos riesgo (entre ellos el suicidio).

Los antidepresivos son peligrosos, causan entre otras cosas, ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad, impulsividad, acatisia (intranquilidad severa), hipomanía (excitación anormal, manía leve) y manía (psicosis caracterizada por sentimientos exagerados y alucinaciones).

Mientras que los psiquiatras insisten en que la enfermedad es una condición neurobiológica, y han gastado miles de millones de dólares sin haber conseguido evidenciar esta teoría, el psicólogo Bruce Levine, autor de Commonsense Rebellion (La Rebelión del Sentido Común) está dentro de aquellos que han enderezado los conceptos diciendo: NO SE HAN ESTABLECIDO MARCADORES BIOQUÍMICOS O GENÉTICOS PARA EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN, EL TRASTORNO OPOSICIONISTA DESAFIANTE, LA DEPRESIÓN, ESQUIZOFRENIA, ANSIEDAD, COMPULSIÓN POR EL ALCOHOL O EL ABUSO DE DROGAS, SOBREALIMENTARSE, APOSTAR, O NINGÚN OTRO DE LOS SUPUESTOS ENFERMEDADES, MALES O TRASTORNOS MENTALES.

http://www.luchaporlosninos.com/index...

Este video es parte del documental en DVD "El Marketing de la Locura: ¿Estamos todos locos?"

3 comentarios:

  1. A la gente le falta información, los mercados se aprovechan de nuestro desconocimiento y, sobre todo, de nuestra inconsciencia. La ciencia, aparente salvadora de muchas enfermedades, también tiene límites. O acaso puede el tranxilium ayudarme a comprender qué cambios a nivel personal y espiritual se están produciendo dentro de mí misma? Incluso en el supuesto de que los niveles de serotonina, como dicen, se vieran alterados, y a consecuencia, también lo hiciera nuestro estado de ánimo, a mí, personalmente, no me llena tal afirmación, por la simple razón de que yo concibo cualquier cosa como una forma de crecimiento, y cuanto más intensa sea, más rápido es el desarrollo. Y, partiendo de esto, una crisis de ansiedad o un brote psicótico no los producen alteraciones en los neurotransmisores, sino factores internos que, a través de esos síntomas, mi cuerpo me indica que debo cambiar.
    Pero la dificultad que conlleva enfrentarse a un conflicto emocional puede ser realmente elevada, y quizá la gente sienta pavor de ver derrumbarse su propia identidad a causa de x situaciones. No es nada fácil, es un hecho... Pero si nos afecta a nosotros, es que la cosa va con nosotros. La vida sería algo cuanto menos insulso si la realización personal y el desarrollo espiritual no fueran un objetivo. Además, no es fácil callar la mente o ser humilde, y sin silencio, jamás podremos averiguar el origen de ese ruido tormentoso, así como sin humildad seremos incapaces de ver qué nos está pasando realmente. Tenemos que rendirnos a nosotros mismos, y no a la psiquiatría. Tenemos un potencial que muchas veces ignoramos, y tenemos algo que los fármacos no tienen: amor. Una pastilla puede "calmarte", pero jamás te hará feliz. Y no tenemos que rebuscar más allá de nosotros mismos para desechar lo que no nos sirve y descubrir lo que realmente nos fascina.
    A ver si crece la conciencia moderna.
    Muchas gracias por publicar este artículo, sería necedad decir que es bueno, porque, como poco, es maravilloso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por tu comentario.

    Ciertamente, la ciencia puede ser un pedestal sobre el que sentarse y sentirse superior o sobre el que encaramarse para proseguir nuestro ascenso espiritual. En ningún caso debería ser un ídolo al que adorar.

    Aute (nada sospechoso de pseudo-misticismos baratos) lo dijo poéticamente en una canción suya de hace ya tiempo:

    La ciencia es una estrategia,
    es una forma de atar la verdad
    que es mucho más que materia
    pues el misterio se oculta detrás.

    En cualquier caso, lo fácil es tratar farmacológicamente los síntomas que padecemos, y lo difícil y valioso, tratar de entendernos a nosotros mismos.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. de momento solo he leido el comentario y tambien me parece maravilloso. es exactamente esto. para mi tambien.
    despues de leerlo me siento mas acompañado.

    ResponderEliminar