viernes, 3 de enero de 2014

EL JUEZ SILVA SEÑALA A LOS RESPONSABLES DE LA CORRUPCIÓN JUDICIAL


De la cochambrosa situación de una España anegada en tráfico de influencias, descarado saqueo de la riqueza del país (vía privatización) y corrupción generalizada da cuenta el hecho de que los pocos jueces -Serrano, Alaya, Castro,...- que se limitan a cumplir con su deber, que es el de hacer justicia (y no el de plegarse a los deseos de la Élite, como hicieron en su día Garzón o López Bermúdez), son objeto de calumnias, acoso y desprestigio, a veces a través de mecanismos de represalia legal en manos de una maquinaria institucional vendida al poder financiero.

Elpidio José Silva (Granada, 1959) no se considera un juez estrella, "ni lo era ni quiero serlo". Asegura que ante todo es un ciudadano que solo quiere defenderse. Aunque no buscara la fama, Silva se convirtió en noticia al ser el juez que metió en la cárcel a un banquero. Lo hizo dos veces y el 'caso Blesa' se convirtió en el 'caso Silva'. Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, salió de prisión y el juez fue suspendido cuatro meses y siete días mientras instruía el caso, lo que le apartó del mismo. Ya se ha reincorporado a su juzgado, el número 9 de Madrid, mientras la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid le acusa de prevaricación y retardo malicioso en la administración de Justicia, y delitos contra la libertad individual por la detención ilegal del banquero.

"No soy una estrella de rock, ni ningún tipo de atracción, es que ya no puedo más”, señala Silva en la entrevista concedida a "20 minutos". Habla tranquilo, confiado, sin alzar nunca la voz, extendiéndose en las respuestas y seguro de que los argumentos jurídicos le avalan. Utilizando metáforas costumbristas para explicar bien lo que dice. Se declara sorprendido y satisfecho por la avalancha de apoyo público recibido. Miguel Ángel Revilla, el expresidente de Cantabria, inició una campaña de apoyo en Change.org que ya lleva 130.000 firmas. No es la única. Hay otras seis campañas que muestran su apoyo en la misma web. Anuncia la publicación de un libro, titulado "La Justicia desahuciada. España no es país para jueces", y guerrero hasta el final, afirma que recurrirá los ocho días de vacaciones que le han quitado y le correspondían.

Ha vuelto a su juzgado tras cuatro meses de suspensión. ¿Cómo se ha encontrado la instrucción que dejó del 'caso Blesa'?

He sido respetuoso y no me mirado la causa porque no corresponde, no es legal. Pero sí tengo constancia, porque así se me ha comunicado, que en la causa del Banco de Miami [la compra por parte de Caja Madrid del City National Bank of Florida] no se ha hecho nada. La juez sustituta ha intentado quitarse la causa de encima. La mandó a Decanato diciendo que no me correspondía a mi, siguiendo la tesis del fiscal de que yo me adjudiqué la causa arbitrariamente. Eso es una deslealtad. Y además no es verdad, yo no me adjudiqué nada.

¿Por qué ha tomado este camino la juez sustituta?

Ha habido un retraso manifiesto en la causa. Ella durante cuatro meses no ha tramitado nada. Y la Fiscalía tampoco ha pedido nada. En cuatro meses se han podido hacer muchas cosas y puede que haya pruebas que se hayan perjudicado. Entiendo que el delito que me imputa el fiscal lo puede haber cometido él. Él me imputa un delito de retraso malicioso, y yo lo que afirmo es que en la causa del banco de Miami sí que hay indicios de un delito muy claro de retraso malicioso de la tramitación de la causa porque no la han tocado. No han impulsado pruebas.

La raíz del problema.
¿Qué había averiguado el juez Silva en la causa del banco de Miami hasta que fue apartado por la suspensión?

Había indicios o evidencias, sin permiso de la Comunidad de Madrid y contra los criterios del Banco de España, de que se había adquirido un banco en condiciones sumamente gravosas para la entidad y con una plena conciencia de que se podía estar cometiendo un daño.

Ha informado de que varios peritos del juzgado han denunciado presiones para investigar la causa.

Estando la causa en trámite de recusación los peritos me informaron que tenían que poner una denuncia porque unos señores les estaban presionando y coaccionando. Y tengo que velar porque eso no pase. La prueba pericial en estos casos es esencial. Se trata de peritar, por ejemplo, si un banco de EE UU que vale 1.100 millones de dólares se ha comprado mal. De peritar toda la gestión de una entidad durante un tiempo, porque cuando ves que hay una irregularidad en un crédito como el de Díaz Ferrán [Caja Madrid le concedió 26,6 millones] tienes que ver si ha habido más irregularidades. Cuando hay que hacer un peritaje tan complicado el problema es que peritos en España no hay muchos. Hay dos o tres empresas. Luego está el Banco de España, que es parte del problema. Tengo que pedirle explicaciones, y cómo voy a contar con peritos del Banco de España. Y luego está la Agencia Tributaria, que pertenece al Gobierno y hay implicaciones que pueden afectar al Gobierno y no tengo muy claro que pueda acudir a la Agencia.

 ¿Quién amenazó a los peritos?

Son peritos de una empresa privada. Hay una causa en el juzgado número 9 y nadie hace nada. Una denuncia puesta desde mayo y junio de este año de dos peritos. Es gravísimo y nadie hace nada. ¿De que se trata? Blesa me denuncia para apartarme. La multa del Consejo consigue apartarme. La noticia ya no es Blesa. El problema en España es la impunidad, la forma en la que puedes atacar a un juez de a pie que tiene una posición reducida. Yo no existía para los medios ni hubiera existido nunca. Fíjate en el auto que dicté. Yo no quiero montar un escándalo y meto pocos correos, podía haber metido todos pero voy al mínimo. Lo que pasa es que hay gente que ese mínimo tampoco le bastaba. Corruptos hay en todos los países del mundo, lo que pasa en España es la impunidad que tienen. Apartan y difaman a los jueces. Hay un magistrado compañero que me acusa de juez justiciero que me he ganado a la opinión pública. Todos cometemos errores, pero en esta causa he tenido suerte, no ha habido errores. Lo que ha habido es una forma de trabajar muy rápida que no le ha venido bien a ciertos imputados.

Ahora hay un conjunto de magistrados que van diciendo falsedades, infamias y cosas a mis espaldas. Van diciendo a amigos míos que soy peligroso. ¿Por qué? Es de cachondeo. Esta gentuza es la madre de la corrupción. La pelota de la corrupción está en el poder judicial. Mientras seamos así todos los corruptos brindan con champán. No me extraña que todo el narcotráfico europeo esté instalado en España. Machacas al juzgado, tumbas al juez, lo fríes a recursos, lo desprestigias y encima el Consejo del Poder Judicial le expedienta. Hemos creado un agujero de paraiso fiscal de los corruptos. Y los jueces y fiscales participamos en esta merienda de negros. Si no lo hiciéramos esto no pasaría. Un país no se puede permitir el lujo de no investigar lo ocurrido en CajaMadrid.

(Entrevista completa en: http://www.20minutos.es/)

Blesa, con una de sus piezas anteriores al juez Silva.
¿Por qué a cierta gentuza le da por abatir osos?

2 comentarios:

  1. ¿La ppjueza Alaya se "limita a cumplir con su deber"? Venga ya, no me hagas reír. Falsedades de este tipo invalidan cualquier verosimilitud que pueda haber en el resto del artículo. ¿Se ha limitado a cumplir el juez Castro con bsu deber o se ha limitado a tragar como puede una tras otra las prevaricaciones de Hacienda y el fiscal? No me mandeis más jamones.

    ResponderEliminar
  2. Ok. tienes toda la razón: la juez Alaya debería haber hecho la vista gorda ante los desmanes de los listillos con mando en plaza sindical, dado que los "representantes" de la clase trabajadora, en cuanto tales, tienen perfecto derecho a reponerse de sus desvelos con unas razonables comisiones sobre cada despido y con una mariscadita de vez en cuando, algo que los limpios de conciencia (no parece ser tu caso) nunca entenderán. "Ya que se roba, que roben los míos", parece tu argumento.

    Y si es otro, aguardo tu explicación.

    ResponderEliminar